Vecinos ante Distrito Paseo Mundial: ¡Lo que quieren es sacarnos de aquí!
Publicado el: 29/08/2019 03:27:47 p.m. en
Vecinos ante Distrito Paseo Mundial: ¡Lo que quieren es sacarnos de aquí!
 

 

Lo venden como un proyecto para fomentar el uso de la bicicleta y la recuperación de espacios públicos en un sector de Culiacán, sin embargo, detractores del Distrito Paseo Mundial aseguran que el verdadero objetivo es cambiar el uso de suelo de habitacional a comercial, explotar la zona con nuevos proyectos inmobiliarios y expulsar a los vecinos originales.

 

 

 

Por Redacción De Primera Noticias.

 

 

 

El Distrito Paseo Mundial ha sido presentado como un proyecto que busca interconectar mediante ciclovías y andadores peatonales una zona de 472 hectáreas, en el sector norte de Culiacán, que incluye ocho colonias: Chapultepec, Tres Ríos, Gabriel Leyva, Fovissste Chapultepec, La Lima, Burócratas, Tierra Blanca y Parque Alameda. Estas ciclovías atravesarían algunas de las zonas más populares de la ciudad, como el malecón, parque botánico, boulevard Enrique Sánchez Alonso, Centro de Ciencias de Sinaloa y Ciudad Universitaria.

 

 

De acuerdo con la página oficial del Distrito Paseo Mundial, con este proyecto se logrará “humanizar la ciudad, eliminar de las vialidades condiciones peligrosas para los peatones, priorizar ante todo al peatón y el uso de la bicicleta, incrementar el porcentaje de área verde por habitante, innovar en la reconversión de los espacios públicos y privados y crear polos de desarrollo, conocimiento, recreación y bienestar”.

 

 

Ha sido presentado como un “proyecto ciudadano”, diseñado por “jóvenes de Culiacán que viven en el sector que se quiere intervenir” para reducir el uso del automóvil, promover el desplazamiento en bicicletas, mejorar la calidad de vida de los vecinos con la ampliación de banquetas y la seguridad de la zona con la colocación de alumbrado público.

 

 

“El vehículo no nomás causa problemas de tráfico sino que también repercute en la salud de las personas. Este proyecto le está apostando a abrir esas nuevas posibilidades de movilidad para generar mayor salud y aportar en la sustentabilidad de la ciudad. Se busca impulsar la movilidad peatonal y ciclista en Culiacán a través del reforestamiento de las calles, generar banquetas más amplias, mejores señaléticas, apostando un poco a buscar la redensificación de la zona”, señaló Luis Gastélum, uno de los impulsores del proyecto, en entrevista con TV Pacífico.

 

 

Sin embargo, para los vecinos de las colonias Tierra Blanca y Fovissste Chapultepec, detrás de este proyecto que se vende como innovador y ecológico, se encuentra en realidad la intención de gentrificar la zona, expulsar a los vecinos originales que llegaron a estas colonias hace 30 o 40 años, convertirla en un corredor comercial con antros y bares, y posteriormente, una vez expulsados, construir edificios de apartamentos que se venderán a precios muy por encima de lo que las constructoras habrían desembolsado por la compra de las propiedades a sus antiguos dueños.

 

 

“Lo que quieren es sacarnos de aquí. Gentrificar. Nomás se meten y van a cambiar el uso de suelo. Con el cambio de uso de suelo a turístico comercial, ¿adónde vamos a ir a dar? El predial se nos va a triplicar, cuadruplicar. Hay un proyecto ahí disfrazado de que a 30 años aquí se tienen que construir 4 mil viviendas. Te llegan porque tú ya no aguantas el antro por un lado, y luego pues si quieres te doy tanto y salte. Así va a ser la cosa”, comentó un vecino del Fovissste Chapultepec en entrevista con medios.

 

 

La gentrificación es el proceso de transformar un espacio urbano, deteriorado o no, para provocar un aumento en el precio de las rentas y de los servicios, lo que obliga a los vecinos tradicionales a abandonar su colonia, mientras que los espacios remodelados son ocupados por personas con mayor capacidad económica.

 

 


Son muchos los métodos de presión que los gobiernos, en complicidad con las constructoras, pueden implementar para obligar a los vecinos a vender su casa: provocar deliberadamente el deterioro de la colonia (reduciendo, por ejemplo, el servicio de recolección de basura o el mantenimiento de parques), autorizar la apertura de antros o bares ruidosos que obligan a los vecinos a mudarse cuando han perdido su tranquilidad, o incentivando la inseguridad en la zona con el abandono de la prevención policial o de la infraestructura de alumbrado público, entre otros métodos.

 

 

“Yo creo que el vecino del Fovissste tiene razón porque el documento donde presentaron el Distrito Paseo Mundial, que fue financiado por empresarios, habla de aumentar la densidad de población en la zona. Si el proyecto fuera solamente un asunto de vialidades y de apoyar a los ciclistas y peatones, no tendría por qué meterse en cuestiones de la urbanización y de la densidad de la población que hay en cada colonia”, señala el activista social y vecino del sector, Ernesto Saldaña García. “Por ejemplo, uno de los estudios que vienen en el proyecto, el cual, por cierto, fue retirado de la página en cuanto empezó la controversia, habla de la densidad de habitantes por hectárea en la colonia Tierra Blanca. Dice densidad real: 13 habitantes por hectárea. Densidad deseable: 30 habitantes por hectárea. La pregunta es: ¿densidad deseable para qué? ¿para quién?”.  

 

 

El activista recuerda que en los bocetos del proyecto aparecen dibujos de calles como Teófilo Álvarez Borboa (que abarca desde el boulevard Enrique Sánchez Alonso hasta el Parque Botánico) rodeada por edificios de departamentos de lujo, estilo minimalista, en lugar de las casas que actualmente hay en la zona, por lo que no duda en asegurar que los empresarios detrás del proyecto buscan apoderarse de estos terrenos para levantar en su lugar viviendas de lujo que gentrificarán la zona.

 

 

“¿Cuáles son las verdades intenciones de estas personas? ¿Favorecer a la ley de movilidad y darle una mayor posibilidad de traslado a los peatones, a los ciclistas, o están pensando a futuro un proyecto para ellos, donde van a tener las condiciones favorables como lo dijo ese vecino del Fovissste para construir edificios, en la forma deseable que ellos quieran, teniendo ya las condiciones de servicios de agua potable, de alcantarillado, de luz eléctrica, que les beneficiaria a ellos para darle una plusvalía a sus futuras inversiones?”, se pregunta Saldaña.

 

 


Actualmente el proyecto ya ha intervenido toda la calle Teófilo Álvarez con la reducción de carriles para el tránsito de vehículos y la ampliación de banquetas. El caos entre los vecinos no se ha hecho esperar. Al hacer un recorrido por la zona es posible observar que algunos habitantes del sector han tenido que aparcar en las nuevas banquetas pues en la calle ya no hay espacio para los autos, lo que ha provocado un linchamiento en las redes sociales hacia estos vecinos a los que les quitaron el espacio donde toda su vida habían estacionado sus vehículos.

 

 

“La calle Teofilo Álvarez, en la mitad de su trayecto, tenía una anchura de 11 metros y había doble circulación. Las calles de Tierra Blanca muchas son empedradas, angostas, y para trasladarse de poniente a oriente se tenía que usar esa calle. Al reducirla, se les quitó ese espacio vital a muchos vecinos. Los que tienen cochera se vieron afectados porque de alguna manera han tenido que invadir el espacio de las bicicletas, de los peatones, al salir o dejar momentáneamente su carro, y los que no tienen cochera no van a tener dónde dejar estacionado su automóvil porque la anchura de la calle era de 11 metro y la reducen a 3.5 metros, por lo que evidentemente van a tener que dejar su carro sobre la parte del peatón y del ciclista, y lo van a tener que dejar a 200, 300 metros, porque no hay donde dejarlo. Eso es parte del plan estratégico de la gentrificación”.

 

 

Detrás del Plan Maestro que se diseñó para presentar el proyecto se encuentra el empresario Jesús Vizcarra Calderón, como lo dio a conocer el director de Infraestructura y Estudio de Factibilidad de la Secretaría de Obras Públicas, Eleviel Zamora Arellano, quien agregó que el empresario y exalcalde de Culiacán, junto con la sociedad que maneja el Parque Botánico y el Centro de Ciencias, son quienes promueven esta obra que se ha intentado vender falsamente como “proyecto ciudadano” de “jóvenes de Culiacán que viven en el sector”.

 

 

Hasta el momento, el gobierno del Estado ha otorgado dos contratos a la empresa Triturados del Humaya, por la cantidad de 36 millones 609 mil pesos para la intervención en Tierra Blanca, mientras que para el sector Chapultepec y Fovissste Chapultepec se erogaron 41 millones 479 mil 936 pesos, los cuales no se han hecho efectivos debido al impedimento de los vecinos de ambas colonias que han protestado y presentado amparos para detener las obras.

 

 

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

naltrexone buy online

where to buy naltrexone online buy low dose naltrexone canada

amoxil without insurance

amoxicillin without insurance click

buy abortion pill online

buy abortion pill online miconsoladoryyo.com
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA