Sí merezco abundancia: El síndrome del poder de Karime Macías
Publicado el: 18/11/2019 03:47:53 p.m. en
Sí merezco abundancia: El síndrome del poder de Karime Macías
 

“Karime Macías acumuló tanto poder que llegó a tomar decisiones en la Secretaría de Salud y en la Secretaría de Seguridad Pública. Es interesante que hasta tenía reuniones con jefes militares y navales. Pero siempre con un bajo perfil para que no se mostrara que ella era la que mandaba. El asunto se empezó a salir de control cuando iniciaron los excesos y se puso en evidencia lo que hacían y lo que compraban y cómo viajaban y cómo algunos contratos se asignaban a empresas de dudosa procedencia”

 

 

 

Por Sergio Ramos.

 

 

 

Tras pagar una fianza de 150 mil libras (3.7 millones de pesos), Karime Macías Tubilla, esposa de Javier Duarte, fue liberada luego de haber permanecido detenida una semana como parte del proceso de extradición que se le sigue.

 

 

La exprimera dama de Veracruz está acusada de los delitos de asociación delictuosa y lavado de dinero, luego de que el gobierno de Veracruz la señalara de haber desviado al menos 112 millones de pesos del erario público a empresas fantasma.

 

 

Estas empresas habrían sido fundadas por familiares, amigos y prestanombres a las que el DIF estatal les otorgó contratos millonarios a cambio de servicios y productos que nunca llegaron.

 

 

En su libro Sí merezco abundancia, las periodistas Isabel Arvide y Claudia Guerrero rastrean la historia de Karime Macías como primera dama de Veracruz: nepotismo, corrupción, enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, etc.

 

 

El libro evidencia que el poder de Macías iba más allá de ser la presidenta del DIF. Ella tomaba decisiones de gobierno, ordenaba transferencias millonarias, impulsaba y destruía carreras, todo bajo los efectos de la borrachera del poder que durante seis años tuvo a Veracruz bajo el yugo de un gobierno criminal.

 

 

 

De Primera Noticias: ¿Quién era Karime Macías antes de convertirse en la primera dama de Veracruz?

 

 

Claudia Guerrero: Ella viene de una familia de clase media de Coatzacoalcos que trabajaba en la iniciativa privada. En los años 90 el papá de Karime empezó a involucrarse en una serie de negocios que no le salieron como debían. Bancomer lo acusó de fraude y estuvo en la cárcel. Karime conoció a Javier Duarte en la Universidad donde ambos estudiaron Derecho. Ahí empezó el romance que terminó en matrimonio. Pero Javier era hábil para meterse con gente de dinero y de la política y se hizo amigo de Javier Herrera Borunda, hijo de Fidel Herrera, quien lo presentó con sus padres. Fue así que ambos, Javier y Karime, empezaron esta aventura en la política. Comenzaron a tener relaciones y poder. Cuando Fidel Herrera ganó la gubernatura de Veracruz (2004), Javier Duarte fue nombrado subsecretario de Finanzas y Planeación. Y Karime empezó a tener esta afición por los trabajos neurolingüísticos del sí merezco abundancia, de estar escribe y escribe planas y planas para ella autoprogramarse, quitarse todos esos traumas y poder tener una relación con la élite política como nunca la había imaginado.

 

 

En el libro dejas claro que, a diferencia de otras primeras damas, ella no fue una simple observadora del poder, estaba involucrada activamente en el gobierno estatal y tomaba decisiones.

 

 

Karime manipulaba a Javier Duarte a tal grado que lograba que se hiciera lo que ella quería. En el libro se muestra que la familia de Karime recibió más apoyo que la familia del propio Javier. Los negocios que tiene la familia de ella son multimillonarios y los hermanos de Javier, bueno, sí, participaron con empresas fantasma, pero ha tenido más intervención la familia de Karime. Ella acumuló tanto poder que llegó a tomar decisiones en la Secretaría de Salud y en la Secretaría de Seguridad Pública. Es interesante que hasta tenía reuniones con el secretario de Seguridad Pública y con jefes militares y navales. Pero siempre con un bajo perfil para que no se mostrara que ella era la que mandaba. El asunto se empezó a salir de control cuando iniciaron los excesos y se puso en evidencia lo que hacían y lo que compraban y cómo viajaban y cómo algunos contratos se asignaban a empresas de dudosa procedencia.

 

 

¿Cómo empezó la fractura en ese matrimonio?

 

 

Este matrimonio se empezó a descomponer cuando se hicieron evidentes las aventuras de Javier con otras mujeres. Karime fue desplazada. Haciendo un análisis muy subjetivo yo creo que Karime intentó mantener esa relación con Javier cuando nació su tercer hijo pero ya no había comunicación en la pareja. Ya los escándalos de las aventuras amorosas de Javier eran conocidos. Ella empezó a abocarse a sus hijos y a dejar de aparecer en eventos oficiales. Ya Javier salía solo y la excusaba diciendo que Karime tenía muchas actividades cuidando a sus hijos pero en realidad había un distanciamiento. Posteriormente, ella quiso tener una relación con el gremio académico cuando ya no le gustaba la política, y quiso quedarse con la fundación Sergio Pitol, pero la familia del escritor no lo permitió.

 

 

¿Sí se pudo comprobar que estos diarios con la frase Sí merezco abundancia y que exhibió el gobierno de Miguel Ángel Yunes le pertenecían a ella?

 

 

Sí, sí le pertenecen a ella porque estas libretas en las que hacía todas esas planas (de la marca Montblanc, por cierto, no cualquier cosa) fueron encontradas en una bodega de Córdoba. ¿Cómo fue que se pudo encontrar esta bodega? Cuando Javier Duarte pide licencia al cargo, huye con Karime y sus hijos, y Casa Veracruz se queda con todo el mobiliario y las pertenencias. Uno de los secretarios de la Oficina del Gobernador saca todas las cosas y las lleva a esa bodega que está en Córdoba, donde quedan resguardadas hasta que un día, en negociaciones con el gobierno de Yunes Linares, uno de esos funcionarios filtra la información. Se hizo el operativo y efectivamente se encontró esta bodega en donde estaban todas las pertenencias de Karime, los juguetes de los hijos, fotos familiares, obras de arte, vajillas.

 

 

¿Qué retrata esta frase de “sí merezco abundancia”? ¿Qué dice sobre el personaje y sobre el poder?

 

 

En estas planas se muestra una evidente patología del síndrome del poder. Ellos piensan que el escribir sí merezco abundancia y robar, desviar recursos, asignar contratos a su familia y hacer millonarios a todos, era algo justo. No era robarnos a los veracruzanos sino hacernos un favor al estar administrando el estado teniéndolos a ellos al frente. Javier Duarte ante la crítica era muy hostil. Te recuerdo que durante su administración murieron 19 periodistas. Había un acoso terrible a los medios de comunicación. Despedían a los periodistas, los corrían de sus redacciones por órdenes de Javier y de su coordinadora de Comunicación Social, Gina Domínguez, que por cierto también tiene un proceso de investigación por desvío de recursos. Javier permitió que todos sus funcionarios robaran. No hay una sola secretaría que se salve de desvío de recursos. Cuando entró la administración de Yunes Linares era tal la pérdida de documentos, el relajo que había en las cuentas públicas, que se tardó un año en poder armar todo ese rompecabezas que dejó el gobierno de Duarte por todo el desajuste que tenía en su administración. El sí merezco abundancia es una forma de mostrar cómo no hay leyes que puedan regular estos desvíos de recursos por parte de las esposas de los gobernadores y presidentes.

 

Hay que entender a estos dos personajes. En el caso de Javier Duarte, recordemos que su papá murió en el terremoto de 1985 estando hospedado en el hotel Regis. Tras esa muerte la familia anduvo de domicilio en domicilio hasta que se fueron a Córdoba con unos familiares y la mamá empezó a dedicarse a la panadería mientras que Javier era el que repartía esos productos. Él siempre le decía a sus amigos que jamás iba a ser pobre otra vez. Eso fue lo que lo marcó para que sintiera que en seis años tenía que robar lo más que pudiera para tener a su familia en las mejores condiciones. En el caso de Karime su papá siempre le inculcó el no ser honesta, el que tener dinero servía para muchos fines, su papá fue muy ambicioso e hizo una alianza con Fidel Herrera para ser socios de unas empresas en Coatzacoalcos de embutidos y también de cosas de enlatados. Entonces, yo creo que esta pareja, esta dupla, con traumas, complejos, con filias, se unieron muy bien. Hicieron todo lo posible para que Javier fuera el candidato a la gubernatura y Fidel Herrera pensaba que iba a ser muy dócil, muy manipulable, pero cuando ya Duarte estaba en el poder, entonces cambió su relación con él. Y Fidel empezó a mandarle una serie de mensajes en los que le decía cuidado porque yo te puse, yo te coloqué ahí, pero ya Javier no le contestaba ni el teléfono. Ese es el síndrome del poder en el que tú sientes que estás bien y pierdes toda la ética, la cordura, pierdes toda la noción de lo que estás haciendo y te rodeas de gente que todos los días te dice estás bien, estás haciendo bien las cosas, cuando los demás también se están beneficiando con esto.

 

 

En el libro también dejas claro que el nepotismo fue una de las cartas de Karime Macías.

 

 

Hay dos primas de ella que son muy importantes. Una es Brenda Tubilla Muñoz, encargada de hacer todos los espectáculos, eventos oficiales, informes y fiestas patronales de Veracruz como el carnaval, la Cumbre Tajín o las fiestas de Tlacotalpan. La propia Brenda era la que tenía la empresa que contrataba a los artistas y que realizaba toda la logística. Después nos enteramos que Brenda cobraba un sueldo en el DIF estatal y tenía empresas fantasma también. La otra prima, Córsica Ramíorez Tubilla, era la encargada de la imagen institucional del gobierno del estado, era la que se encargaba de realizar toda la difusión y contrataba dominios para atacar a opositores. Ella realizaba campañas de desprestigio en contra de todo aquel que pudiera ser crítico de Javier Duarte. A mí, por ejemplo, me amenazaron de muerte. Nos amenazaron con que nos iban a decapitar. Era constante la serie de acosos. Nos destruyeron las oficinas del periódico con piedras. Después en 2014 nos hicieron cuatro días de manifestaciones afuera de nuestro domicilio. Y era un acoso terrible en el que mucha gente en los medios pagados por Javier Duarte nos estaban inventando cosas y cuestionaban nuestra credibilidad.

 

 

¿De qué nivel fue el fraude a las arcas públicas por parte de Karime Macías como presidenta del DIF?

 

 

Ahora ya se ha detectado 33 empresas que son fantasmas que pertenecían a prestanombres y que desde la administración de Juan Antonio Nemi como director y Astrid Elías Mansur como encargada de Finanzas del DIF se les asignaban contratos de formar directa. Cuando hicimos esta investigación fuimos los primeros en haber detectado que estas empresas tenían domicilios en talleres mecánicos, en casas particulares, edificios o condominios sociales, lugares que no pertenecían a las empresas a las que se les habían asignado estos millones de pesos. ¿Cómo se realizaba? Lo que se hacía era violentar la Ley de Adquisiciones, se asignaba en forma directa a estas empresas presuntamente proveedores del DIF, pero al final supimos que no, nunca llegaron estos productos que eran para personas vulnerables, y se pagaban de inmediato a estas empresas.

 

 

En el libro también hablan de otras primeras damas que han incurrido en delitos o en excesos.

 

 

Se mencionan casos como el de la esposa del exgobernador de Morelos Graco Ramírez, Elena Cepeda, y otros muchos casos en los que la parte fundamental es que se regule o se hagan leyes para que también les amarren las manos a las primeras damas. No es justo que por ser una asignación honoraria ellas pueden gastar dinero a su antojo, que tengan ese tipo de excesos y nadie las audite. En este libro mostramos que estas mujeres sí deben de ser auditadas, deben de ser vigiladas y controladas también en sus gastos personales, y también, bueno, en sus administraciones dentro de estas instituciones que son para apoyar a personas vulnerables, pero en realidad son para beneficio particular.

 

 

En días pasados se dio a conocer que la familia de Karime construyó un emporio de al menos 80 empresas que estaban legalmente constituidas en Veracruz, Chiapas, tabasco, Quintana Roo.

 

 

El papá de Karime solamente tenía dos o tres industrias de enlatado antes de que los Duarte llegaran al poder. Cuando ellos legaron al poder no tenían ni para un vehículo. Todas las empresas fueron creadas con base al dinero que robaron de la administración veracruzana. Muchas de estas empresas desaparecieron inmediatamente porque fueron creadas para lavar dinero en la compra de casas en el suburbio de Woodlands, en Houston, por parte de varios funcionarios del gobierno de Duarte. Todavía no se ha hecho una investigación a fondo de cuántas empresas más hay aparte de las que ya se han evidenciado. Es increíble cómo durante mucho tiempo estuvieron fundando y fundando muchas empresas y de las que hoy en día no se tiene la cantidad exacta ni quiénes son todos los prestanombres que estuvieron involucrados. La información de estas empresas que acaban de salir son de alguna fuente o de alguien que ha estado aportando porque cabe decir que mucha de la información que nosotros estuvimos publicando y que también aparece en el libro es de gente cercana a la familia Duarte y Macías porque ellos no quisieron estar involucrados en estos abusos y en estos robos al erario público. Si tú me preguntas cuántas empresas en total, no lo sabemos. Son demasiados los desvíos porque recordemos que todo el recurso que llegaba de gobierno federal se concentraba en una cuenta y esta cuenta que era de recursos etiquetados que se tenían que entregar en varias secretarías, nunca llegaron. Fueron muy hábiles y quienes lo hicieron se tiene conocimiento fue gente contratada por el propio Javier que se les libró orden de aprehensión. Estas personas hablaron, dieron datos y hoy hicieron una negociación con la FGR y el gobierno del estado. También sabemos que están detenidas las investigaciones en el caso de Duarte aquí en Veracruz.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA