Qué ver este fin de semana: The Florida Project
Publicado el: 2/4/2018 7:10:17 PM en
Qué ver este fin de semana: The Florida Project
 

 

Por Sergio Ramos.

 

 

En su sexto largometraje, el director Sean Baker se une a otros realizadores independientes que en años recientes han retratado el lado outsider de Florida, con personajes marginales, situaciones violentas y escenarios empobrecidos, el lado opuesto de la estampa postal de Miami con sus hermosas playas, las mansiones de los famosos en Key Biscayne o los parques de diversiones en Walt Disney World.

 

 

Si en Spring Breakers (2014), el director Harmony Korine narraba la historia de un grupo de adolescentes que durante sus vacaciones en Florida se topaba con un traficante de armas y drogas, en Moonlight (2016) Barry Jenkins cuenta la historia de un afroamericano en un barrio violento de los suburbios de Miami, entre drogas, armas y violencia familiar.

 

 

En The Florida Project (2017), Baker retrata el lado marginal de Orlando y su Walt Disney, con unos personajes derrotados, sin futuro, ajenos al American Dream. En un hotel miserable llamado irónicamente “Magic Castle”, ubicado junto a la autopista que conduce a los grandes resort, vive un grupo de niños que pasa el verano explorando casas abandonadas, pidiendo dinero a los turistas para comprar helados o recorriendo los interminables pantanos.

 

 

Junto a ellos, sus derrotados padres trabajando en lo que sea para poder pagar el alquiler de la habitación sin mayor esperanza de cambiar su situación. El argumento se centra en Moone (Brooklynn Prince), una niña de seis años que vive con su madre, Halley (Bria Vinaite), quien sobrevive vendiendo perfumes a los turistas o prostituyéndose en la propia habitación donde duerme con su hija y a la que encierra en el baño cuando se queda de ver con algún cliente.

 

 

El hotel es administrado por Bobby (William Dafoe), el gerente mil usos que no puede evitar sentir cierta empatía hacia esas mujeres aunque Halley, de hecho, ni siquiera le agradece por cada favor que hace por ella. Sin embargo, la trama se centra un poco más en los niños que conviven en esos condominios que se mantienen ajenos a los problemas de los adultos a base de imaginación y juegos.

 

 

El argumento no sigue el desarrollo de una historia principal, por el contrario, se trata de una serie de estampas o anécdotas sobre el día a día de esos personajes miserables: una manera con la que Baker, coguionista de la cinta, retrata su ida a ningún lado, su mera lucha por la sobrevivencia diaria, cuando estar al día con el pago del alquiler se convierte en la mayor felicidad a la que se puede aspirar.

 

 

Baker es un director acostumbrado a este tipo de escenarios y personajes. En Take Out (2004) retrata la vida de un inmigrante ilegal chino que debe trabajar como repartidor de un restaurante. En Tangerine (2015) narra las desventuras de una prostituta transexual que, tras salir de la cárcel, busca desesperada a su novio y proxeneta cuando se entera de que la engaña con “una chica con vagina y toda la cosa”. En ambos casos, las historias están ubicadas en el lado outsider de las ciudades, lo mismo Nueva York o Los Angeles. En The Florida Project también se narra la vida fuera del sueño americano.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA