Narcos: entre la violencia y el presumido altruismo
Publicado el: 05/11/2018 05:59:41 p.m. en
Narcos: entre la violencia y el presumido altruismo
 

Desde hace años, en cada contingencia sale a relucir que grupos de narcotraficantes realizan entregas de diversos apoyos, y en Sinaloa las supuestas donaciones a los ciudadanos afectados no se han hecho esperar. El lunes 22 de octubre, luego de que pasó el desastre del “colchóngate”, comenzaron a circular en redes sociales imágenes de supuestas entregas de apoyos a damnificados con la leyenda JGL.

 

 

 

Por Redacción De Primera Noticias

 

 

 

Poco a poco las fotografías de enseres domésticos y colchones —estos sí nuevos— comenzaron a circular en Facebook el lunes 22 de octubre pasado, luego de que en Sinaloa tronara el escándalo del “Colchóngate”, la compra fraudulenta  de colchones podridos que adquirió la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno del Estado.

 

 

Los apoyos a los damnificados llegaron en camiones a colonias de Culiacán como la 6 de Enero, al norte de la ciudad, y comunidades como La Platanera, Caimanero, Estación Rosales y Culiacancito, lugares que resultaron afectados por las lluvias torrenciales de la Tormenta tropical E-19 que azotó el pasado 20 de septiembre. Mismos sectores que fueron “premiados” con los colchones dañados, los cuales fueron vendidos a la Sedesol por parte de un proveedor de Jalisco que actualmente se encuentra sin localizar por la Fiscalía General del Estado, quien lleva el juicio en contra de Carlos Castro, administrador de la dependencia.

 

 

Los pobladores comenzaron a notar que las parrillas eléctricas que bajaban de los camiones tipo troque cargados además de colchones que traían una calcomanía con una gorra color oscuro con las iniciales JGL. De inmediato dichas iniciales fueron relacionadas con Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, extraditado en 2017 a Nueva York.

 

 

Según los beneficiarios de estos enseres, los camiones llevaban colchones nuevos y tamaño matrimonial, y no mencionaron por quién fueron enviados; eso sí, iban custodiados por sujetos a bordo de camionetas PickUp. De acuerdo con fuentes de Gobierno, se detectó que quienes realizaron esta entrega fueron los hijos del Chapo Guzmán, los cuales actualmente se quedaron con la estructura criminal que controlaba su padre cuando estaba en libertad, y además le arrebataron poder a su tío Aureliano Guzmán Loera, El Guano, y al clan de Los Dámaso, extintos en su estructura mayor después de la guerra de 2017.

 

 


En Sinaloa no es la primera vez que integrantes de grupos criminales actúan con altruismo hacia los grupos sociales, una forma de resaltar y reafirmar su poder, de ser quienes detentan la violencia y las dádivas a la vez. Quienes pueden aterrorizar a la población y a la vez serles útiles, una actitud varias veces detectadas.

 

 

 

El sismo y la unión mexicana

 

 

 

Fue la catástrofe del sismo lo que concitó la unión de los mexicanos, y entre ellos la solidaridad de las familias narcas. Dos días después del terremoto que causó estragos, Emma Coronel Aispuro, esposa del Chapo Guzmán, comenzó a hacer activismo en redes sociales para destinar recursos para los damnificados del temblor.

 

 

La joven con la que Guzmán Loera procreó dos hijas, empezó el día 21 de septiembre de 2017 a invitar a sus amigos y conocidos a través de sus cuentas sociales, como Instagram y WhatsApp, para que se unieran a las aportaciones.

 

 

También el mismo Iván Archivaldo presumió que donó millones de pesos para la causa. Coronel Aispuro indicó en un mensaje que circulo profusamente en Internet:

 

 

“Todos somos México, amigos y amigas, conocidos o los que se quieran unir en la ayuda a los afectados en la Ciudad de México, yo en especial estoy juntando dinero en una cuenta de unas personas en México que en la tarde con lo recaudado irán directo a comprar las cosas más importantes, medicinas, agua para los niños, son los que más me parten el alma”.

 

 


En el mensaje refirió que las personas acudirán directo a comprar lo necesario y acudirán a entregar los apoyos a los que requieran ayuda.

 

 

“Por la emergencia de la situación es mucho más fácil que (sic) ayá mismo se compre y se lleve porque será más rápido y fácil”, detalló.

 

 

Además, aseguró que haría pública la cifra que se recolectara, y también todo lo que fuera entregado para que no se tuviera duda de que los apoyos llegaron a los afectados.

 

 

Al final, tras la “colecta”, muchas familias mafiosas de Culiacán se unieron al llamado para enviar los apoyos a los damnificados del terremoto del año pasado.

 

 

 

En Chihuahua deja grupo armado

 

 

 

Medios de comunicación resaltaron el suceso el 23 de septiembre de 2017. Un grupo armado, presumiblemente el denominado Gente Nueva del Trigre, de Chihuahua, dejaron un significativo donativo en especie para las víctimas del sismo.

 

 


Junto al apoyo, dejaron un mensaje en donde se leía:

 

 

“Les mandamos este apoyo esperemos que les sirva a los damnificados del terremoto. Nosotros estamos para ayudar al pueblo. Atte Gente nueva del TIGRE, carteles unidos (sic)”, señalaba el mensaje, escrito en una cartulina.

 

 

Se trataba de alimentos, cobijas, papel higiénico y toda clase de productos para los damnificados. Las imágenes fueron compartidas por el grupo de Facebook “Cuauhtémoc sin Miedo”, dicha publicación ha sido compartida más de cinco mil veces. Además, generó  cientos de comentarios.

 

 

 

Huracán Manuel y El Cholo Iván

 

 

En Culiacán, tras el paso catastrófico que dejó el huracán “Manuel” en septiembre de 2013, desde grupos del crimen organizado se organizaron brigadas de ayuda y rescate para cientos de damnificados, tanto en la hora cero cuando el agua inundaba colonias enteras, hasta después de la contingencia en que entregaron apoyos.

 

 

Por calles y sectores podían verse unidades conducidas por pistoleros y empleados del narco que informaban a la población que podían usar los vehículos pesados o todoterreno para salir de sus inmuebles cercados por el agua.

 

 


Después también enviaron despensas sobre todo a comunidades alejadas de la ciudad, para paliar las necesidades básicas de los pobladores.

 

 

Así, uno de los personajes de los que se tuvo noticia de que aportaron importantes donaciones en Guamúchil y Mocorito fue el de Orso Iván Gastélum Cruz, El Cholo Iván, quien envió a sus hombres a apoyar a las comunidades.

 

 

De hecho, cada diciembre Gastélum Cruz mandaba camionetas de juguetes a los niños de los poblados pobres de Mocorito. Era su lugar de origen, pero también el responsable del aumento de la violencia, al ser uno de los jefes de sicarios principales del Chapo Guzmán.

 

 

Fue El Cholo Iván el lugarteniente que acompañó a Guzmán Loera la mañana en que trató de escapar por el alcantarillado de Los Mochis, luego de que la Marina y la DEA cayeron a la casa de seguridad del sector Las Palmas.

 

 

Actualmente El Cholo tiene varios procesos encima, entre ellos el de ser el presunto autor intelectual de la muerte de cinco militares en un enfrentamiento ocurrido en 2016 en Mocorito. También se le señala como uno de los sicarios más violentos y que más veces encaró al Ejército Mexicano, a quien responsabilizaba de la muerte de Susana Flores Gámez, la reina de belleza muerta en el fuego cruzado en noviembre de 2012.

 

 

Otro de los capos a quien se le atribuye que en cada Navidad entregaba camiones repletos de juguetes, dulces y enseres domésticos de regalos a las familias de la sindicatura de El Salado, es Ismael Zambada García, El Mayo; práctica que dejó de realizar luego de ser exhibido en medios nacionales como “un narco benefactor”.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA