Narco CDMX: La pelea por la ciudad con más consumo de drogas
Publicado el: 24/04/2019 12:00:43 a.m. en
Narco CDMX: La pelea por la ciudad con más consumo de drogas
 

 

El 18 de mayo de 2010, varios autobuses con decenas de hombres armados se estacionaron en calles del barrio de Tepito, el corazón criminal de la Ciudad de México. Apostados en distintas calles alrededor de una vecindad en la calle de Hojalateros, los sujetos acompañaban a un capo que había acudido a negociar con las familias encargadas del narcomenudeo en esa zona de la capital mexicana. Se trataba de Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, quien se entregaría a las autoridades unos meses después.

 

 

La Barbie les propuso agruparse alrededor de una organización criminal que llamarían La Unión de Tepito para empoderar a las familias que desde siempre se dedicaban a la venta de droga. La mayoría aceptó. Las que no, fueron asesinadas. Fue así como comenzó un periodo de violencia que se disparó cuando las familias comenzaron a pelearse entre sí. A ese factor se sumó el ingreso de otros cárteles procedentes de Sinaloa, Jalisco, Michoacán o el corredor Morelos-Guerrero, que en asociación con bandas locales (anti Unión) se disputan el control de la venta de droga en bares, esquinas, vecindades, escuelas.

 

 

En el libro Narco CDMX (Grijalbo, 2019), la periodista Sandra Romandía investiga cómo se fue gestando la narcoviolencia en la capital del país, la joya de la corona por el número de consumidores, hasta convertirse en la actualidad en un entramado de organizaciones criminales que trabajan solos o en asociación con los grandes cárteles del resto del país (Sinaloa, CJNG, Los Rojos, principalmente).

 

 

 

De Primera Noticias: ¿A partir de qué momento se empezó a vislumbrar que el narco también dejaría su huella de violencia en la capital del país y qué organizaciones estarían detrás?

 

 

Sandra Romandía: En 2007 fueron abandonadas unas cabezas en las inmediaciones del Aeropuerto y quisimos empezar el libro con ese episodio porque fue muy violento y llamó la atención que ese tipo de crímenes pudieran ocurrir en esta ciudad. Si bien el evento no está totalmente relacionado con la operación actual de las bandas, lo mencionamos porque es un momento importante en que las autoridades debieron haber dicho esto no puede ocurrir. Ese capítulo habla de un decomiso que se hizo en el aeropuerto y que era del Cártel de Sinaloa justo en el tiempo en el que ya se empezaban a dar ciertas rencillas en el interior de esa organización. Lo que nosotros pudimos averiguar en documentos es que la fracción de los Beltrán Leyva eran los que tuvieron durante mucho tiempo mayor relación con la Ciudad de México, al grado de que en un capítulo contamos cómo La Barbie entra a Tepito y decide juntar a las familias y proponerles que tienen que ser más fuertes, más violentos, hacerse del territorio de manera mucho más voraz y fue así como nace La Unión. estamos hablando 2010, y de ahí en adelante se ha diversificado mucho la relación de los grupos del crimen organizado en la CDMX con los cárteles nacionales.

 

 

 

Hasta ese momento básicamente lo que les interesaba a los grandes cárteles era el aeropuerto. ¿Todavía no había una incursión en la ciudad propiamente o no era tan abierto?

 

 

No era tan abiertamente. Sabemos que funcionarios del aeropuerto y que empleados de las empresas que tienen acceso al interior del aeropuerto están corrompidos para poder mover la droga. El aeropuerto de esta ciudad es el número 45 entre los más importantes a nivel mundial y tiene la característica de que está incrustado dentro de la ciudad, en zonas que están controladas por criminales. La colonia Peñón de los Baños, en las inmediaciones del aeropuerto, desde hace mucho tiempo está tomada por personas que manejan el control de lo que entra y sale del aeropuerto. Son bandas que tienen sus casas de seguridad en esa colonia y que desde 2010 han tenido peleas por diferentes razones. En el primer capítulo del libro mencionamos el caso de los trabajadores de la aerolínea alemana Lufthansa que traicionaron a los Beltrán Leyva con un cargamento que fue encontrado y decomisado por las autoridades. Y luego, en la Ciudad de México, hay otras partes por donde entra la droga que es la Central de Abastos. Los traficantes sabían que el aeropuerto está tan cooptado por un solo grupo que otros grupos entraron por la Central de Abastos por donde todos los días llegan cientos de miles de toneladas de mercancías.

 

 

 

¿Cómo era el negocio de las drogas antes del nacimiento de La Unión de Tepito?

 

Tepito es un personaje bien importante en el libro. Desde hace años, décadas, cuando hay que ir a buscar algo ilegal, está en Tepito. En Tepito se consigue todo e históricamente habían sido familias las que manejaban el negocio, de una manera más tranquila, mas limitada a piratería, a tráfico de mercancías que pueden ser robadas o ilegales, y narcomenudeo. La relación que más se ha documentado es la que tenían con los Beltrán Leyva. Pero después de eso pasa que la Barbie funda La unión y estos grupos empiezan a ser más fuertes, La Unión empieza a eliminar a quien no quiere estar en su grupo, empiezan a matar a las familias que no quieren estar con su lado del negocio. Es entonces que comienzan a llegar a otras zonas de la ciudad donde antes no estaban. Crean una estructura mucho más sofisticadas para la distribución.

 

 

¿De dónde se surtían estas familias antes de La Unión?

 

Por los informes sabemos que había una relación fuerte con el Cártel de Sinaloa. Y también en algún momento hubo relación con La Familia Michoacana y con los Caballeros Templarios para el abastecimiento de la droga. Una de las noticias más recientes que tenemos es que ahora La Unión de Tepito se está abasteciendo por cargamentos que vienen desde Cancún. Pero también hay presencia aquí del CJNG con otro grupo que se llama Antiunión, a los que están abasteciendo directamente. En el caso del Tláhuac, al sur de la ciudad, los informes señalan que ellos han tenido diferentes abastecedores y uno de ellos han sido los grupos que están en el corredor Morelos y Guerrero, que son los Beltrán Leyva, Los Rojos, como se les conoce.

 

 

Háblanos sobre dos personajes fundamentales en la explosión de violencia asociada a los cárteles que se vivió en la capital del país: La Barbie y El Compayito.

 

La Barbie es importante porque es un personaje que estuvo operando alrededor de la ciudad por el Estado de México. Como todos sabemos la ciudad está rodeada en un 70% por el Estado de México, que es la entidad donde empezó la violencia extrema como la estamos viendo hoy en la ciudad.

 

 

Pero siempre relacionada con la intención de llegar a la capital.  

 

A veces sí y a veces no. Es decir, hay zonas del Estado de México que por sí solas han sido lo suficientemente atractivas para los grupos como para peleárselas. Hay zonas que tienen un nivel de consumo y de ingresos lo suficientemente altos como para pensar que estos grupos no estén interesados en dominar el mercado. En el caso de La Barbie es importante hablar de su relación con los Beltrán y cómo él decide unos meses antes de que lo detengan que tiene que hacer movimientos para ganar mucho más territorio y entre ellos es poner orden el centro neurálgico de la droga en la CDMX, que es Tepito, que lo hace de una manera muy calculada. Suena como paradójico que el grupo más fuerte aquí en la ciudad que viene siendo La Unión haya sido apadrinado por alguien que no era de aquí.

 

 

Otro personaje es Óscar García Montoya, “El Compayito”, policía originario de Guasave.

 

 

Su participación en el aumento de la violencia en la capital del país se deriva de que La Barbie, desde el penal del Altiplano, manda un mensaje a sus colaboradores para que se hagan del control de los territorios de la CDMX y ciertas partes del Estado de México que él quería. El Compayito era muy cercano a La Barbie y fue a quien le encomendó hacer aquella reunión en el Ajusco para organizar cómo le iban a hacer para repartir el pastel. A la postre hubo una masacre después de ese pacto en el Ajusco para quitar a las personas que fueran incómodas en el sur de la ciudad. El Ajusco esta cerca de la zona de Tlalpan que es una ruta que va hacia Cuernavaca. Nosotros sabemos que Arturo Beltrán Leyva y algunos otros de los Beltrán tenían su corredor CDMX-Morelos muy claro, entonces por eso esta parte del Ajusco era muy importante. Ahí es cuando entra El Compayito.

 

 

¿Las organizaciones de la CDMX siguen funcionando como narcomenudistas a gran escala o hay indicios de que ya están cocinando sus propias metanfetaminas?

 

 

De alguna manera siguen siendo narcomenudistas porque los hallazgos que ha habido aquí de cocinas han sido parciales. No toda la producción se ha hecho aquí. No se han encontrado narcolaboratorios que indiquen que aquí se está realizando toda la cadena de producción. Lo que sí hay son informes que hemos publicado de que el grupo La Unión ya tiene nexos y presencia en lugares como Puebla y Veracruz. Y eso prende una alerta de que pueden estar expandiendo sus operaciones a otros estados.

 

 

¿Los cárteles que llegan desde los estados van con gente propia o están mandando solo el nombre y contratan gente de allá?

 

Lo que se ha detectado es que, por ejemplo, el CJNG contacta a grupos que ya son de aquí y hacen con ellos una alianza para poder entrar. Este es el caso de La Antiunión. Normalmente lo que hemos visto no es que lleguen sino que más bien ha sido por medio de terceros. Están haciendo alianzas con grupos que han sido invisibles para fortalecerlos y estar detrás de ellos y de alguna manera entrar con esa fuerza.

 

 

En la Ciudad de México han sido detenidos algunos de los principales capos en los últimos años. ¿Sigue siendo un lugar de residencia para familias de los capos?

 

Por muchos años lo que se manejó era que estaban de vacaciones o que venían de paso, pero la verdad es que los indicios e informes que tenemos es que gran parte de estos capos han decidido tomar la CDMX y otras ciudades para vivir. También es cierto que hay una diferencia entre el discurso de decir, los capos vienen de paso, pasan y se van, aquí no hacen daño, a decir, pasan, están, tienen alianzas con grupos locales, impulsan la violencia como en el caso del CJNG, y quieren tener una presencia mucho más fuerte porque la CDMX es un mercado importante. Eso es lo que ha cambiado.

 

 

¿Cómo está conformado actualmente el mapa del narco en la CDMX?

 

El más fuerte sigue siendo La Unión que se ha repartido Tepito, el Centro Histórico, La Condesa, Roma, Polanco, colonia Del Valle, Zona Rosa, digamos que toda la parte central. También hay indicios de que aún sigue existiendo La Unión Insurgentes que está en todo el corredor de la avenida Insurgentes. En el sur está el Cártel de Tláhuac, que aunque han detenido a las principales cabezas, la estructura se ha mantenido y siguen apareciendo otros líderes. En Xochimilco están Los Rodolfos, un grupo menor pero que mantiene el control en esta parte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

renova

renova power-hosting.nl

propecia

propecia website

abortion pill in augusta ga

abortion pill in augusta ga

fluoxetine 20mg side effects

buy fluoxetine go

where to buy abortion pill in usa

where to buy abortion pill in usa corladjunin.org.pe
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA