Mar de Fondo: Ley de Seguridad Interior, el peligro de militarizar
Publicado el: 11/30/2017 8:16:34 PM en
Mar de Fondo: Ley de Seguridad Interior, el peligro de militarizar
 

Al avanzar en el Congreso de la Unión la Ley de Seguridad Interior, que faculta a las fuerzas armadas a realizar tareas de seguridad pública, México da un retroceso en materia de honor, dignidad y respeto del Ejército.

 

 

Con la oposición de organismos internacionales de derechos humanos que consideran que las tropas castrenses serán legitimadas en sus atropellos a las garantías individuales, las cámaras de senadores y diputados le dan luz verde a la normatividad que mayor debate ha desatado en nuestro país.

 

 

En Sinaloa lo estamos viviendo con la militarización de la seguridad pública que no se ha traducido en mejor tranquilidad para la ciudadanía sino al contrario la presencia de soldados a bordo de patrullas policiacas ha ido a la par con el incremento de los hechos delictivos.

 

 

Lejos de acudir a técnicas para hacer más eficiente a la policía, los gobiernos de los estados y municipios utilizan a los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional para justificar sus ineficiencias y complicidades en la lucha contra el crimen organizado. A pesar de lo costoso y pesado de los aparatos policiacos, estos no funcionan y en vez de proteger a la ciudadanía se ponen del lado de la delincuencia.

 

 

En Sinaloa ya se ha rebasado el total de homicidios dolosos cometidos durante 2016 y pese al despliegue de soldados en las calles, la estadística se acerca a los mil 500 asesinatos en este año con el consiguiente miedo social y reto a las autoridades.

 

 

Pero lejos de regresar al Ejército a los cuarteles tras el fracaso de su participación en labores de seguridad pública, el Congreso de la Unión legaliza la militarización de las ciudades y zonas rurales sin atender el grave riesgo que ello implica.

 

 

Lo peor es que la imagen de protector de la patria, entendida como el deber de preservar lo fundamental de México, se verá mermada por una institución militar reducida a fuerza policiaca y cuando necesitemos a nuestros verdaderos soldados no hallaremos hacia dónde voltear.

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA