México es el décimo país más desigual del mundo
Publicado el: 24/07/2018 03:51:17 p.m. en
México es el décimo país más desigual del mundo
 

La brecha entre ricos y pobres se hace cada día más grande en México a pesar de los programas sociales que ha lanzado el gobierno para disminuir la pobreza. Esto ha llevado a que nuestro país se ubique como el número diez a nivel mundial en cuanto a desigualdad, es decir, que la riqueza se concentra en muy pocas manos sin que ésta llegue a las mayorías más pobres.

 

En su más reciente informe sobre desigualdad, el Banco Mundial señaló que la desigualdad se ha movido de África a Latinoamérica, y de la lista de diez países más desiguales, dos son africanos — Sudáfrica y Ruanda, ubicados en el primero y octavo lugares respectivamente— y el resto son ocho naciones latino americanas: Haití, Honduras, Colombia, Brasil, Panamá, Chile, Costa Rica y México.

 

El hecho de que México se encuentre entre los diez más desiguales del mundo muestra el fracaso de los programas gubernamentales como Progresa y Prospera que han desarrollado las últimas administraciones para lograr una más justa distribución de la riqueza. De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), el 80 por ciento de la riqueza llega sólo al diez por ciento más rico de la población mexicana.

 

Esta inequidad es tal vez uno de los factores que detonaron la masiva votación en las recientes elecciones en las que el partido MORENA y su candidato Presidencial, Andrés Manuel López Obrador arrasaron a sus opositores políticos en prácticamente todo el país.

 

En México la carga financiera correspondiente al combate contra la pobreza ha recaído principalmente en las clases medias y medias altas, ya que las grandes empresas reciben estímulos fiscales y condonaciones de impuestos. Lo contrario permitió a países como Chile y Bangla Desh disminuir la brecha entre ricos y pobres, toda vez que fueron los más ricos quienes cargaron con la mayor parte del peso para disminuir la pobreza y se aceptó la distribución directa de dinero, lo que resultó en una de las políticas que mayor efectividad tuvieron en este esfuerzo.

 

¿Y usted, cómo se considera? ¿Está usted entre los ricos o forma parte de la mayoría más pobre del país? Para responder a la pregunta hay que revisar las más recientes cifras del Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI).

 

Primero hay que tomar en cuenta que en México hay 31.6 millones de hogares en los que habitan unos 120 millones de mexicanos, y esta cantidad de hogares se divide en deciles, es decir grupos de tamaño similar en lo que el número uno corresponde al diez por ciento de quienes tienen menores ingresos y el número diez al diez por ciento de los hogares con los ingresos superiores.

 

De acuerdo al INEGI, el primer decil de hogares mexicanos subsiste con ingreso de sólo dos mil 572 pesos mensuales, mientras que el decir más adinerado recibe más de 47 mil pesos mensuales. Aquí se nota el fenómeno de desigualdad, ya que en ese decil de ingresos superiores coexisten directivos empresariales, funcionarios públicos, profesionistas y otros que consideraríamos parte de la clase media alta, con algunas de las familias más ricas no sólo del país, sino del mundo, con apellidos como Slim, Bailleres o Larrea. Es decir, las clases alta y media alta se ubican en sólo un decil.

 

Cabe señalar que el 60 por ciento de los hogares mexicanos vive con menos de diez mil pesos mensuales, mientras que, en el otro extremo de la escala, la riqueza de cuatro millonarios equivale al patrimonio del 50 por ciento más pobre de la población.

 

A nivel mundial la organización OXFAM, que se especializa en analizar temas de distribución económica, estima que los ocho más ricos del mundo tienen la misma riqueza que los tres mil 600 millones de seres humanos más pobres.

 

Entre los países donde es menor la desigualdad económica se encuentran Bielorusia, Ucrania, Finlandia, Países Bajos, Eslovaquia, República Checa, Suecia, Islandia, Eslovenia y Noruega.

 

No sorprende encontrar en este último grupo a los países escandinavos que generalmente figuran en los puntos más altos de todas las escalas de bienestar social.

 

Lo que a primera vista sí sorprende es que cinco de esos países pertenecieron al mundo comunista. Bielorusia, Ucrania y Eslovenia fueron Repúblicas Soviéticas que formaron parte de la URSS, mientras que Eslovaquia y República Checa integraban la otrora comunista Checoslovaquia.


DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA