Los sobornos de la muerte
Publicado el: 11/21/2017 11:43:25 PM en
Los sobornos de la muerte
 

 

24 testigos en diferentes juicios celebrados en cortes federales en los Estados Unidos dieron a conocer cómo se daba la relación entre Los Zetas con funcionarios públicos en los estados de Coahuila y Veracruz. Estos testimonios fueron recopilados por investigadores de la Universidad de Texas, quienes armaron con todas esas declaraciones un informe de 60 páginas que fue dado a conocer en días pasados. El documento, nuevamente, involucra a los ex gobernadores Humberto Moreira y Fidel Herrera con Los Zetas. Se asegura que estos recibieron millones de dólares a cambio de dejar operar al cártel en sus estados. De ser ciertas las declaraciones de los testigos, ambos ex gobernadores habrían dado carta libre al crimen organizado para secuestrar, asesinar, extorsionar, torturar, levantar, desaparecer personas, a cambio de maletas con dinero.

 

 

Por Redacción. 

 

 

Un informe de la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Texas y del Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, titulado “Control sobre todo el estado de Coahuila”, acaba de volver a colocar los apellidos Moreira y Herrera en el centro de la debacle social y de seguridad que durante muchos años ha estremecido la vida cotidiana de miles de ciudadanos.

 

El informe recoge las declaraciones de 24 testigos en 3 juicios federales que se llevaron a cabo entre 2013 y 2016 en cortes de los Estados Unidos a ex integrantes de Los Zetas, quienes dieron detalles de cómo operaba la organización criminal en ambos estados.

 

Entre otras cosas, los testimonios recopilados en el informe dan cuenta de cómo se hacían las entregas de dinero a policías municipales, jefes de policías, procuradores estatales y federales, elementos de la Policía Federal y del Ejército, directores de centros penales y hasta del ex gobernador Humberto Moreira y del actual gobernador Rubén Moreira, a cambio de dejar que Los Zetas operaran sin ningún problema en la entidad.

 

Entre los testigos que declararon en tres cortes penales en Texas se encuentran empresarios de bienes raíces, policías municipales, lavadores de dinero, narcomenudistas, contadores, viudas de narcos asesinados por el cártel, reclutadores, halcones, productores de televisión y traficantes de dinero.

 

Con los múltiples testimonios de cada uno de estos 24 personajes, los investigadores de la Universidad de Texas elaboraron un mapa de cómo operaba este grupo criminal durante sus años de mayor gloria, que coinciden precisamente con el periodo de gobierno de Humberto Moreira (2005-2011) en Coahuila y de Fidel Herrera en Veracruz (2004-2010).

 

El estudio llega a dos conclusiones: esta organización criminal cometió numerosos abusos contra los derechos humanos con total impunidad y las instituciones y funcionarios de los estados tuvieron un papel principal en la comisión de estos abusos, ya sea por acción u omisión.

 

“Varios testigos hicieron declaraciones sobre sobornos de millones de dólares pagados a Humberto Moreira y a Rubén Moreira, el anterior y el actual gobernador de Coahuila respectivamente, a cambio del control total del estado”, dice el informe. “La influencia de Los Zetas sobre el estado de Coahuila en todos los niveles de gobierno les permitió llevar a cabo sus negocios con impunidad y, a menudo, con el apoyo directo de funcionarios públicos y policías estatales y municipales.”

 

El informe documenta un patrón de secuestros, asesinatos, tortura y desaparición en contra de cualquier persona que Los Zetas consideraran una amenaza a sus operaciones ilícitas. Para ejercer control, también arremetieron en contra de personas inocentes que no estaban vinculadas al cártel. Los testigos hicieron declaraciones sobre la manera cruel en cómo despojaban a sus víctimas de su humanidad, les asesinaban y se deshacían de sus cuerpos.

 

Los Zetas también tuvieron varios negocios en México, incluyendo tiendas, casinos, restaurantes, gimnasios y negocios de lavados de carros. Estos negocios fueron usados como casas de seguridad, puntos de reunión para operaciones del tráfico de drogas y dinero o instrumentos para el lavado de dinero. Los testigos explicaron cómo pagaron sobornos y contribuyeron a las campañas electorales de gobernadores y candidatos políticos para garantizar la continuación sin restricciones de sus negocios ilegales. Estos sobornos también garantizaron que las compañías de Los Zetas recibieran contratos públicos y permisos de construcción.

 

“Las autoridades mexicanas se han negado deliberadamente a impulsar procesos de justicia a pesar de tener mucha información sobre los numerosos abusos a los derechos humanos perpetrados por integrantes del cártel”, señala el informe. “Tanto Los Zetas como el Estado son responsables por la violencia en Coahuila. En el mejor de los casos, el Estado hizo caso omiso a la corrupción generalizada y los graves abusos a los derechos humanos cometidos por el cártel en Coahuila, y en el peor de los casos, participó directamente en cometer estas violaciones.

 

Los testimonios también describen el involucramiento de los gobernadores de Coahuila entre el 2005 y el 2012. El informe agrega que tanto Humberto como Rubén Moreira, el ex gobernador y el actual gobernador de Coahuila, están involucrados con la recepción de estas grandes sumas de dinero.

 

El grupo criminal también realizaba pagos al Presidente Municipal de Piedras Negras y a un regidor local para obtener permisos de construcción. Los testimonios también describen el involucramiento de los gobernadores de Coahuila entre el 2005 y el 2012.  

 

Uno de los testigos citados declaró que el dinero fue entregado a Vicente Chaires, el secretario personal de Humberto Moreira, y a Jesús Torres Charles, el Procurador General del estado en ese tiempo, para sobornar al gobernador. El testigo acompañó personalmente a Danny Menera, en representación de Los Zetas, para entregar dos pagos de $2 millones de dólares en efectivo a cambio del control total sobre el estado de Coahuila. En el 2011, Rubén Moreira, el hermano de Humberto Moreira, se convirtió en el nuevo gobernador de Coahuila. Según el testigo, Rubén Moreira también colaboró con Los Zetas. Describió una ocasión en la cual Los Zetas entregaron un pago a Rubén Moreira en el rancho de otro narcotraficante, Beto Casas, a través de una camioneta Suburban llena de maletas repletas de dinero. No solo en el estado de Coahuila existieron estas presuntas conexiones entre Los Zetas y funcionarios públicos. José Guillermo Herrera Mendoza, un político del estado de Veracruz, fue implicado en el secuestro y extorción de Alfonso del Rayo, un empresario de bienes raíces de Veracruz. Herrera Mendoza era el Subsecretario de Turismo para el estado de Veracruz durante esta conspiración la cual empezó en diciembre del 2010. A principios de diciembre, del Rayo fue secuestrado, privado de su libertad y torturado por Los Zetas durante 9 días.

 

Los Zetas le exigían que pagara $50 millones de pesos a cambio de su libertad. Sin embargo, del Rayo fue liberado sin pagar el rescate después de que Herrera Mendoza intercedió por él ante Carlos Nayen, quien lavaba dinero para Los Zetas. Después de ser liberado, del Rayo fue obligado a comprar un caballo de carreras para regresarle el favor que Nayen le había hecho a Herrera Mendoza. Los testigos también implicaron a dos gobernadores de Veracruz durante los juicios: Fidel Herrera y Javier Duarte.

 

En respuesta a estos señalamientos, Humberto Moreira dio a conocer una carta en sus redes sociales en las que niega “rotunda y categóricamente” las acusaciones de los testigos.

 

“La intención de perjudicarme es clara, la de producir daños irreversibles en mi familia y persona también y por ello, me veo obligado a ejercer mi derecho, no sólo a que se proteja mi honor e imagen, sino a poner en marcha las acciones necesarias de carácter civil y penal contra quienes de forma reiterada están socavando esos derechos, la seguridad de mi familia y la mía propia, para que respondan ante la justicia”, señala el ex gobernador de Coahuila.

 

Fidel Herrera, de quien incluso se ha dicho que tenía como apodo en Veracruz “el Z-1” por ser el principal eslabón en la cadena de mano de este grupo, respondió en un programa de radio que resulta “inaudito, atroz e inconcebible que se quiera manchar un nombre dedicado al servicio de Veracruz”.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

lexapro pregnancy test

lexapro pregnancy test blog.jp-sa.org
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA
 <script>(function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(d.getElementById(id))return;js=d.createElement(s);js.id=id;js.src='https://embed.playbuzz.com/sdk.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}(document,'script','playbuzz-sdk'));</script>
<div class="playbuzz" data-id="9967d73c-15a6-4dc5-935b-51a6dafc4c8f" data-show-info="false"></div>