La ruta del Fentanilo: La versión de mayor peso del operativo en Culiacán
Publicado el: 11/21/2019 6:29:44 PM en
La ruta del Fentanilo: La versión de mayor peso del operativo en Culiacán
 


Durante el presente año, Culiacán se ha convertido en uno de los puntos neurálgicos del trasiego del fentanilo, una droga sintética más poderosa que el opio extraído de la amapola y mucho más barata de producir y transportar, representando ganancias millonarias para los cárteles mexicanos, en especial el de Sinaloa. Una de las hipótesis sostenidas sobre la Operación Ovidio, es que la DEA presionó al Ejército para dar un manotazo a esta organización en virtud de ser unas de las más feroces en el tráfico de este opiáceo sintético que ahora representa un problema de salud pública en Estados Unidos, al reportarse más de 40 mil muertes al año producto de sobredosis de fentanilo.

 

 

 

Redacción De Primera Noticias

 

 

 

Las redes criminales nunca se detienen. El pasado 4 de noviembre, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) desató polémica al advertir que grupos criminales mexicanos estaban enviando grandes cantidades de píldoras de prescripción médica falsificadas que contienen fentanilo, una droga considerada un opiáceo sintético que alcanza 50 veces más potencia que la heroína, un derivado de la amapola.

 

 

De acuerdo con la agencia antidrogas, se realizaron pruebas de laboratorio y el 27 por ciento de las tabletas incautadas en todo el territorio estadounidense entre enero y marzo de este año contenían dosis potencialmente letales de esta droga.

 

 

“Las píldoras falsificadas que contienen fentanilo y heroína con fentanilo son responsables de miles de muertes relacionadas con opioides en Estados Unidos cada año. Aprovechando la epidemia de opioides y el abuso de medicamentos de receta en Estados Unidos, las organizaciones de tráfico de drogas ahora están enviando píldoras falsificadas hechas con fentanilo a granel a Estados Unidos para su distribución”, indicó el jefe interino de la DEA, Uttam Dhillon, quien en septiembre pasado se reunió con el gobernador Quirino Ordaz Coppel en Palacio de Gobierno.

 

 

Y es que Sinaloa, en especial Culiacán, se ha vuelto tema de preocupación en los círculos de seguridad estadounidenses, pues muchos cargamentos son incautados en territorio de la entidad e incluso se han asegurado dos narcolaboratorios donde el Cártel de Sinaloa fabricaba esta poderosa droga sintética.

 

 

En el Aeropuerto Internacional de la capital también se han realizado una serie de incautaciones a civiles que pretendían viajar a Estados Unidos con píldoras de fentanilo ocultos entre sus ropas o equipaje.

 

 

Una de las hipótesis formuladas en torno al operativo de captura del hijo menor de Joaquín Guzmán Loera, es que la DEA señala a Los Chapitos de ser el grupo criminal que ha adoptado más en serio el trasiego de esta droga química, junto con la metanfetamina, ya que no es tan difícil y costosa producirlas, contrario a la cocaína (traída de Sudamérica), la heroína (extraída del opio que tarde meses en crecer), y la mariguana, una droga de recreación que ya no deja ganancias ingentes.

 

 

 

Fentanilo por todos lados

 

 

El pasado 27 de octubre, diez días después del Jueves Negro, agentes de la Guardia Nacional descubrieron un cargamento de más de mil pastillas de fentanilo ocultas en una silla de montar en el Aeropuerto Internacional de Culiacán.

 

 

Según los informes oficiales, los elementos se dieron cuenta cuando trabajaban en una plataforma y un perro amaestrado marcó positivo una caja de cartón en donde iba oculta la droga. Enseguida trajeron otro canino para ver si confirmaba la inspección, y al ser positivo procedieron a abrir la caja, encontrando una montura y en el cojín había dos envoltorios con tabletas azules de fentanilo.

 

 

Justo estas píldoras, de acuerdo con la DEA, son las responsables de la muerte de alrededor de 130 personas en Estados Unidos, debido a las sobredosis ingeridas, lo que está causando más muertes que cualquier otra droga ilícita en los últimos años.

 

 

El 23 de junio pasado, otro cargamento con más de dos mil pastillas que tenía como destino la frontera fue incautado en el aeropuerto de la capital sinaloense. Los envoltorios estaban ocultos en un par de bocinas de música y en botes de leche para niños, las cuales eran trasladadas por una empresa de paquetería.

 

 

El 20 de julio la Policía Federal también detectó en la terminal aérea un cargamento de dulces típicos en una empresa de paquetería que iba directo a un domicilio de Florida, Estados Unidos.

 

 

Pero la cosa no termina ahí. El 16 de enero de 2019, la Policía Federal realizó una revisión aleatoria a los cargamentos de una empresa de paquetería en Culiacán, descubriendo en un paquete que contenía una pieza automotriz la cantidad de tres mil 383 pastillas de fentanilo, las cuales se dirigían a Baja California para continuar su camino a territorio gringo.

 

 

En Guadalajara, también han sido asegurados paquetes de píldoras de esta droga que tenían como destino Culiacán.

 

 

 

Dos laboratorios en la capital

 

 

 

El Cártel de Sinaloa además de ser uno de los que más exportan este fármaco allende las fronteras, también innovó al crear laboratorios de fentanilo, especialmente han sido asegurados dos dentro del casco urbano de la ciudad.

 

 

Fue el 12 de abril de 2019, luego de que dos sujetos dispararon contra policías, que la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa indicó que, por primera vez, estaban encontrando un narcolaboratorio de este opiáceo sintético.

 

 

El hallazgo fue en un domicilio del sector Lomas de San Isidro, cuando los agentes persiguieron a los hombres armados y al llegar a la casa de dos plantas, percibieron el olor a químicos.

 

 

Por tal motivo se solicitó una orden de cateo a través de la Fiscalía General de la República, en las periciales se determinó que se trata de un laboratorio para fabricar fentanilo, una droga sumamente peligrosa, poco conocida en México, lo cual nos ha puesto en alerta para investigar a fondo este caso”, aseguró el Secretario de Seguridad en Sinaloa.

 

 

Según versiones, este tipo de tráfico de drogas fue lo que vino a ver el director interino de la DEA, Uttam Dhillon, y de ahí que al localizar a Ovidio Guzmán López, un joven que no se cuidaba mucho al andar por Culiacán, se le envió la información al Grupo de Análisis de Información del Narcotráfico (GAIN) del Ejército Mexicano, para que cayera en el domicilio de la familia de su novia, en el Tres Ríos. Culiacán, en la ruta del fentanilo.

 

 

 

La nueva moda mortal

 

 

 

Cada año, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) reportó un decomiso de cerca de 680 kilogramos de fentanilo en el año fiscal 2018-19, lo que representa un incremento del 19 por ciento en comparación con el año anterior.

 

 

“Es una droga 100 veces más tóxica que la morfina y 50 veces más dañina que la heroína y está invadiendo el mercado norteamericano, pero también cada vez más nuestro país”, afirmó el subsecretario de Seguridad Pública de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Ricardo Mejía Berdeja, durante una conferencia desde Palacio Nacional, el pasado 29 de octubre, dos días después del aseguramiento en el aeropuerto de Culiacán.

 

 

“Este fenómeno surge en gran medida porque las farmacéuticas norteamericanas y médicos que otorgaron recetas médicas sin ton ni son, para cualquier dolor y propició que se generara un mercado de adictos en la unión americana y ha venido contaminando parte de nuestro país”, indicó el subsecretario de la SSPC.

 

 

Dijo que se creó todo un grupo social enormemente grande con adicción a los opioides y ahí es donde aparece el fentanilo, un producto químico procesado que se utiliza también en medicina y se usa como un anestésico.

 

 

El funcionario federal advirtió que dicha droga “ya se fugó hacia los mercados ilegales” de Estados Unidos y ahora se ven “señales de su uso en México”. A nivel de consumo en general, López-Gatell Ramírez apuntó que en territorio mexicano ha tenido “un crecimiento aceleradísimo” desde la década de los noventa del siglo pasado, cuando pasó de ser un país productor para su vecino del norte a ser un consumidor.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA