Rivas Valdés: La larga cola del nuevo secretario de Seguridad Pública en Mazatlán
Publicado el: 09/09/2019 11:36:42 a.m. en
Rivas Valdés: La larga cola del nuevo secretario de Seguridad Pública en Mazatlán
 

 

A Sinaloa ha llegado un nuevo Secretario de Seguridad Pública Municipal de Mazatlán enviado directamente del Alto Mando de la Guardia Nacional, pero que no lo acompaña el mejor expediente: El ex capitán de Marina Federico Rivas Valdés fue inhabilitado un año del servicio público por irregularidades y después el gobierno siniestro de Javier Duarte en Veracruz fue acusado de estar a cargo de unos retenes de donde desapareció un grupo de jóvenes a manos del Cártel de Los Zetas. De todos los señalamientos el también ex inspector de la Policía Federal ha salido bien librado. Morelos, durante el inicio del mandato también tuvo un cargo operativo de seguridad, pero fue removido por no ofrecer resultados a la ciudadanía. Ahora será el alcalde de Morena en Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, El Químico, quien tendrá que defenderlo.

 

 

 

Por Redacción De Primera Noticias

 

 

 

Fue el domingo 25 de agosto pasado cuando el alcalde mazatleco Luis Guillermo Benítez Torres, El Químico, tomó protesta pública al ex capitán de la Marina, Federico Rivas Valdés, en un acto que inusualmente fue cubierto por los medios de comunicación.

 

 

Su llegada se debió a la remoción que hizo la administración federal de Ramiro Lizárraga Medina, un civil a quien El Químico le había confiado desde fines de abril pasado la corporación policiaca mazatleca. A su vez, en aquella ocasión, Lizárraga Medina relevó en el puesto a Ricardo Olivo Cruz, quien estuvo unos meses en el cargo oficial.

 

 

Ramiro Lizárraga ocupo la Dirección de Servicios de Protección de la Zona Sur durante el gobierno de Mario López Valdez, y hasta entonces no se había caracterizado por otra cosa más que por la cercanía con el hoy alcalde. Sin embargo, por decisión del mando de la Guardia Nacional, Lizárraga fue depuesto para entregar el cargo a Rivas Valdés.

 

 

En menos de un año, este es el tercer director que pasa por el despacho de Seguridad Pública, lo cual implica que el gobierno municipal no ha podido cuajar estrategias para combatir la inseguridad y los índices delictivos.

 

 

El ex capitán de la Marina fue defendido por Benítez Torres cuando los medios de comunicación dieron a conocer sus antecedentes, sobre todo durante el sexenio de Javier Duarte Ochoa, uno de los gobernadores considerados por la opinión pública y quien actualmente se encuentra en prisión debido al robo sistemático de millones de pesos del erario en Veracruz. De ahí que cualquier tufo que tenga un servidor público del mandato de Duarte, es de inmediato advertido por la prensa.

 

 

El expediente oscuro

 

 

De acuerdo con medios informativos veracruzanos, el también ex inspector de la Policía Federal llegó a Veracruz por vez primera en el año 2010, cuando se sumó como escolta personal de Javier Duarte. Hasta el 2012 ocupó esa comisión al lado del exgobernador veracruzano.

 

 

Quizá su cercanía con él le valió ascender en 2013, cuando el ex jefe del Ejecutivo le dio el nombramiento de Subsecretario de Seguridad B. Como titular de la SSP se encontraba Arturo Bermúdez Zurita, quien, así como Javier Duarte, se encuentra preso, pero imputado por desapariciones forzadas.

 

 

Fue en esta época cuando Rivas Valdés ejerció el mando operativo de la Policía Estatal, lo que derivó que en ese año se acusara que los retenes policiacos eran usados como fachada de los criminales para detener y desaparecer personas.

 

 

De hecho, fue en ese año en que asumió el cargo estatal en que se desataron las acusaciones de varias desapariciones en los retenes. Según la información, dichos puntos de vigilancia eran ordenados por Rivas Valdés, o mínimamente contaba con conocimiento de lo que estaba sucediendo. Las desapariciones fueron vinculadas con un grupo delictivo rival de Los Zetas.

 

 

Sobre el caso, se sabe que los policías estatales que integraban el llamado Agrupamiento Tajín en Veracruz —el cual estaba bajo el mando de Rivas Valdés—, detuvieron a jóvenes con apariencia delictiva, y los mismos agentes los entregaron al grupo criminal de Los Fieles, cuerpo de élite al que se relacionan decenas de desapariciones de personas presuntamente ligados a Los Zetas, cartel que fue sometido a una limpia institucional.

 

 

Fue así como en 2014, por errores administrativos que se le acreditaron, el hoy mando policiaco en Mazatlán fue inhabilitado por un año para ejercer cualquier cargo en el servicio público. A diferencia de su jefe inmediato, Bermúdez Zurita, Rivas Valdés no fue señalado de participar u ordenar las desapariciones forzadas.

 

 

Según su expediente, en 2014 la Secretaría de la Función Pública encontró que el jefe policiaco tuvo graves omisiones en sus declaraciones patrimoniales, lo que le valió una multa de 181 mil pesos y la inhabilitación como servidor público por un año.

 

 

Al final, de su etapa en Veracruz, Rivas Valdés salió más o menos bien librado, con la mancha en su hoja de vida por las omisiones en su patrimonio. Después, con los años, se integró al gabinete de seguridad del exfutbolista y gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco.

 

 

Su paso por Morelos

 

 

En 2018 se incorporó de nueva cuenta como Subsecretario de Seguridad Pública, de donde fue separado un año más tarde, debido a su supuesta incapacidad, como lo consignaron medios morelenses:

 

 

“La remoción de Rivas Valdés tiene como sustento su falta de participación en los operativos, solo laborar de lunes a viernes y descuidar sus obligaciones conferidas en el cargo, aunado a que nunca dio los resultados que se le exigían”, señaron.

 

 

A su salida de la administración de Cuauhtémoc Blanco, aprovechó la creación de la Guardia Nacional para incorporarse a este cuerpo élite formado por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Se supone que la Guardia es el “ejército” que combatirá con estrategias la inseguridad nacional. Así, fue enviado a Sinaloa como coordinador de la Guardia en la región sur del estado.

 

 

El Químico a la defensa

 

 

Luego del nombramiento y de las críticas que surgieron en su contra, el alcalde Luis Guillermo Benítez Torres salió en defensa del nuevo secretario de Seguridad Pública. Dijo que su llegada a Mazatlán obedece a su experiencia y las recomendaciones sobre su trabajo, aunque ello no significa que le entrega un cheque al portador.

 

 

En otras palabras, dejó entrever que no fue su idea darle la titularidad del cargo.

 

 

Sobre los cuestionamientos que parecen de su paso por Veracruz y Morelos, El Químico mencionó que hasta la fecha que no se le ha comprobado nada, por lo tanto, hay un respaldo hacia su trabajo y hay confianza que arrojará buenos resultados para el municipio.

 

 

Señaló que Rivas Valdés tiene la encomienda de dar resultados a los mazatlecos y habrá un voto de confianza por parte del Consejo de Seguridad Ciudadana, apuntó el munícipe.

 

 

Así finalizó la entrevista diciendo que “el trabajo mata grilla”, en el sentido que serán los resultados los que hablen del desempeño del hoy secretario de Seguridad. En cambio, sobre la salida de Ramiro Lizárraga de la corporación, indicó que se debió a que “no acató las instrucciones que se le giraron de atender la problemática de inseguridad de las últimas semanas, la cual se recrudeció.

 

 

Benítez Torres destacó que, de acuerdo con el análisis de seguridad, los hechos de alto impacto en las últimas semanas presuntamente han sido por grupos delincuenciales que vienen de fuera y no radican en Mazatlán.

 

 

Hasta ahora, la Guardia Nacional en Sinaloa solo ha dado muestra de poca capacidad operativa, de manera oficial se anunció que el estado contará con siete bases locales en los municipios, pero de acuerdo con los últimos análisis en materia de seguridad, la baja en los homicidios se debe a factores externos y al ritmo de las organizaciones criminales, las cuales no se encuentran confrontadas por el territorio o el mercado.

 

 

De ahí que la Guardia Nacional en el estado ha sido, como lo fueron los policías militares enviados por la SEDENA en el inicio del sexenio de Quirino Ordaz Coppel, más una corporación de adorno que no inhibe la inseguridad, pero que sí luce el uniforme y las armas nuevas recién estrenadas en el país.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

buy abortion pill online

buy abortion pill online miconsoladoryyo.com
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA