La nómina del Chapo: Sobornos millonarios a presidentes mexicanos
Publicado el: 31/01/2019 03:52:24 p.m. en
La nómina del Chapo: Sobornos millonarios a presidentes mexicanos
 

 

Los expresidentes Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto han sido mencionados en el juicio contra “El Chapo” Guzmán por presuntamente haber recibido sobornos millonarios del Cártel de Sinaloa. Algunos de los testigos que la defensa ha presentado coinciden al mencionar a ambos personajes, además de militares y policías, como beneficiarios directos del dinero de las organizaciones criminales.

 

 

 

Por David Fuentes M.

 

 

 

El pasado 15 de enero el expresidente Enrique Peña Nieto volvió a ser mencionado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York donde se lleva a cabo el juicio contra Joaquín Guzmán Loera.

 

 

De acuerdo con un testigo protegido, el Cártel de Sinaloa le pagó 100 millones de dólares a Peña Nieto en octubre de 2012, cuando ya era presidente electo y le faltaban menos de dos meses para llegar a Los Pinos.

 

 

Este dinero le fue entregado en la Ciudad de México por una mujer que trabajaba para Guzmán Loera a la que llamaban “Comadre María”, de acuerdo con las declaraciones del capo colombiano Hildebrando Alexander Cifuentes Villa, mejor conocido como Alex Cifuentes.

 

 

Según el testimonio del colombiano, fue el propio Peña Nieto quien buscó al “Chapo” Guzmán poco después de las elecciones del 1 de julio de 2012 para pedirle un pago de 250 millones de dólares a cambio de dejarlo seguir traficando.

 

 

El Chapo, sin embargo, le habría hecho una contraoferta: le daría solo 100 millones de dólares para no meterse en los asuntos del cártel y para no tener que andar escondido en la sierra. Peña Nieto aceptó la oferta y se pactó la hora y el lugar en el que se haría la entrega del dinero en efectivo.

 

 

“¿El señor Guzmán pagó un soborno de 100 millones al presidente Peña Nieto?”, le preguntó el abogado del Chapo, Jeffrey Lichtman, al testigo protegido por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. “Sí”, respondió. “¿El entendido era que Guzmán no tenía que andar escondido?”, insistió el abogado. “Sí, eso fue lo que me dijo Joaquín”, contestó Cifuentes.

 

 

 

¿QUIÉN ES ALEX CIFUENTES?

 

 

Es el menor de 9 hermanos que conformaron una organización criminal con sede en Medellín y que surgió en los años 80, encabezada por Jorge Milton Cifuentes Villa, arrestado en Venezuela y extraditado a Estados Unidos en 2013, acusado de narcotráfico y lavado de dinero.

 

 

El “Clan de los Cifuentes” estuvo ligado a la historia del Cártel del Norte del Valle, a los grupos paramilitares y al Cártel de Sinaloa, para el cual empezaron a enviar cocaína desde principios de la década del dos mil. Durante su testimonio en el juicio en diciembre pasado, Jorge Milton señaló que conoció al “Chapo” en febrero de 2003 en “las montañas de Sinaloa”, adonde llegó en un avioneta Cessna procedente de Culiacán.

 

 

El colombiano le propuso al Chapo enviar cocaína a territorio mexicano usando barcos atuneros, pero el capo sinaloense le habría ofrecido mejor cinco aviones de fibra de carbón que “no podían ser detectados por los radares de las torres de control” y por medio de los cuales podían transportar hasta 400 kilos de cocaína. A partir de entonces, empezaron a mandar la droga desde el departamento de Choco, al noroeste de Colombia.

 

 

El menor de los hermanos, Alex Cifuentes Villa, conoció al Chapo antes que el líder del clan, cuando fue enviado a Sinaloa en 2002 para encargarse de las negociaciones de la venta de un cargamento. Alex se quedó a trabajar con El Chapo y en poco tiempo se convirtió en su mano derecha, e incluso, “en su mano izquierda”, aseguró durante su testimonio en la corte de Nueva York.

 

 

Durante dos años, entre 2007 y 2009, acompañó al capo en sus andanzas en el Triángulo Dorado, donde aseguró que cuenta con al menos siete refugios discretos, cabañas sin demasiados lujos (como no sea generadores de energía y acceso a internet) en los cuales El Chapo se refugiaba rodeado por un cerco de seguridad de más de 50 pistoleros distribuidos en tres anillos.

 

 

Cifuentes aseguró en la corte que llegó a ser “secretario” o “asistente personal” del Chapo, lo seguía a todos lados y su rutina de trabajo consistía en coordinar entregas de drogas a socios en Canadá o Estados Unidos, además de pagar los cargamentos que se ordenaban a Sudamérica.

 

 

Fue detenido en Culiacán en 2013 durante un operativo de las fuerzas federales. Posteriormente fue enviado a Colombia donde permaneció recluido un par de años antes de ser extraditado a Estados Unidos, en 2016, donde dos cortes en Florida y Nueva York lo reclamaban por delitos de tráfico de drogas y lavado de dinero.

 

 

EPN Y CALDERÓN SALEN A RELUCIR EN EL JUICIO

 

 

En noviembre pasado, durante su primera intervención en el juicio, el abogado Jeffrey Litchman soltó dos bombas. Primero aseguró que tanto Peña Nieto como Felipe Calderón Hinojosa habían recibido millonarios sobornos del Cártel de Sinaloa. Luego señaló que su cliente nunca había sido el principal líder del Cártel sino que ese puesto le pertenecía a Ismael “El Mayo” Zambada.

 

 

“La verdad es que El Chapo no controlaba nada. El Mayo Zambada lo hacía. Él puede lograr que la gente sea arrestada y que el ejército y la policía de México maten a quien él quiera”, aseguró el abogado.

 

 

Agregó que, a pesar de que su cliente fue arrestado en 2016 y extraditado en enero de 2018, el flujo de drogas hacia Estados Unidos no ha cesado y “el negocio continúa como siempre”.

 

 

El abogado también atacó a los exsocios, rivales o amigos del “Chapo” Guzmán, que se encuentran encarcelados y que se adhirieron al programa de Testigos Protegidos para cooperar con el gobierno de Estados Unidos.

 

 

“Estos testigos han matado a fiscales, han intentado matar a presidentes. Cuando escuchen a estas personas se les pondrá la piel de gallina. ¿Por qué el gobierno les está dando visados para que permanezcan en este país, entre nosotros?”, agregó.

 

 

En respuesta, tanto la presidencia de México como el propio Calderón publicaron en sus cuentas de Twitter que las declaraciones del abogado eran falsas, difamatorias y temerarias.

 

 

“Son absolutamente falsas y temerarias las afirmaciones” de Lichtman y negó que ningún cártel haya realizado pagos a mi persona”, escribió Calderón en sus redes sociales.

 

 

Por su lado, el vocero de la presidencia, Eduardo Sánchez, escribió que el gobierno de Enrique Peña Nieto “persiguió, capturó y extraditó” a Guzmán Loera y aseguró que las declaraciones del abogado eran “completamente falsas y difamatorias”.

 

 

En una entrevista con Televisa, fue el propio Enrique Peña Nieto quien calificó de “absurdos” y “casi de risa” los señalamientos en su contra. 

 

 

El 17 de noviembre, un par de semanas después de que iniciara el juicio contra el Chapo, el periodista del New York Times, Alan Feuer, publicó que Jesús “El Rey” Zambada, uno de los primeros testigos que declaró en contra de Guzmán Loera, daría a conocer un soborno de seis millones de dólares al expresidente Enrique Peña Nieto.

 

 

“Grandes noticias sobre El Chapo: la próxima semana se espera que Jesús Zambada de a conocer que pagó 6 millones en sobornos al actual presidente de México en un restaurante. La revelación fue dada a conocer en una audiencia el miércoles”, escribió.

 

 

 

CALDERÓN Y LOS BELTRAN LEYVA

 

 

Litchman le pidió a Alex Cifuentes que leyera una declaración que le había dado a la Fiscalía de Estados Unidos en 2016, cuando fue extraditado, en la que señalaba que la organización de Los Beltrán Leyva le había pagado 10 millones de dólares al expresidente Felipe Calderón para que “acabara con el Chapo Guzmán”.

 

 

Cifuentes aseguró que no recordaba “muy bien” haber dado esa declaración: “Right now, I do not rememer that”, fue su respuesta de acuerdo con la transcripción del juicio.

 

 

El testigo también declaró que el Chapo había pagado “dos o tres veces” cerca de 12 millones de dólares a altos mandos del ejército mexicano para que eliminaran a integrantes de los Beltrán Leyva luego de la escisión que se registró en el Cártel de Sinaloa tras la detención de Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”, en enero de 2008.

 

 

El abogado indicó que la detención de su cliente fue producto de una conspiración entre funcionarios del gobierno peñanietista, a quien antes le había pagado para no ser aprehendido, y narcos rivales que buscaban apoderarse de las plazas del cártel de Sinaloa en los estados en los que tenía el control.

 

 

 

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

abortion pill in augusta ga

abortion pill in augusta ga

fluoxetine 20mg side effects

buy fluoxetine go

where to buy abortion pill in usa

where to buy abortion pill in usa corladjunin.org.pe
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA