Hasta 40 prostitutas al día ingresan al Penal de Aguaruto
Publicado el: 10/07/2020 06:40:35 p.m. en
Hasta 40 prostitutas al día ingresan al Penal de Aguaruto
  

 

Familiares de internos del Penal de Aguaruto denuncian que, a pesar de que las autoridades penitenciarias suspendieron las visitas a familiares para evitar la propagación del Covid 19, sí permiten el ingreso de prostitutas, quienes reparten comisión entre los funcionarios, por lo que desmienten que el cierre del penal se deba a un asunto de seguridad sanitaria.

 

 

 

Redacción De Primera Noticias.

 

 

A mediados de abril, cuando varios internos del Penal de Aguaruto eran sospechosos de Covid, las autoridades decidieron suspender temporalmente las visitas presuntamente con la intención de evitar la propagación de contagios entre los internos y los trabajadores.

 

 

Los familiares lo entendieron: por seguridad era necesario suspender las visitas, evitar a toda costa que los de afuera llevaran el virus a los de adentro, por lo que acataron pacientemente las normas y solo acudían a enviarles alimentos.

 

 

Sin embargo, en todo este tiempo en que madres y esposas no pudieron ver a sus familiares, hubo quienes sí continuaron ingresando al penal de manera regular, sin ninguna restricción, con la complacencia de las autoridades penitenciarias: las mujeres que se dedican a la prostitución.

 

 

De acuerdo con varias denunciantes anónimas que se comunicaron con DeprimeraNoticias, desde que se suspendieron las visitas hasta finales de junio, el número de prostitutas que acude al penal ha ido aumentando hasta llegar a las 40 trabajadoras sexuales por día.

 

 

Estas mujeres cobran entre mil 500 y dos mil pesos, o más si se quedan a dormir o a pasar todo el fin de semana, dinero que se reparte entre funcionarios que, al igual que sucedió con los dueños de aguajes durante la Ley Seca, se están dando su “agosto” en plena pandemia al recibir una comisión por cada prostituta que ingresa al penal.

 

 

PROTOCOLOS DE SANIDAD NO SE CUMPLEN

 

 

Entre las quejas que los familiares de los internos compartieron están las referentes a las pocas medidas de seguridad que se implementaron en el penal al principio de la pandemia.

 

 

“Cuando he ido a llevar comida, en lo que ellos llaman el área del Pórtico, generalmente los guardias ni siquiera están bien protegidos. No traen cubrebocas o lo traen en el cuello. No se están llevando a cabo los protocolos de cuidado. El gel antibacterial nada más está ahí de parapeto, pero los cubrebocas no los están usando correctamente y tampoco guardan la sana distancia”, se queja un familiar de un interno.

 

 

Agrega que cada vez se incrementa más el número de prostitutas que ingresa al penal, con un promedio de entre 30 y 40 por día, además de que hay internas del módulo femenil que también se dedican a la prostitución y que también pagan porque las dejen salir para ir a los módulos masculinos.

 

 

“Así como las mismas internas de ahí que también se dedican a esa profesión, que no tienen una pareja solamente, están saliendo también y se les paga mil 500 el día, igual se quedan a dormir y es más, pero ellas pagan para poder salir”, señala denunciante.

 

 

Los familiares expresan su indignación por el hecho de que las autoridades, por debajo del agua, sí estén permitiendo el ingreso de trabajadoras sexuales, pero que a las madres y esposas no las dejan ingresar usando el pretexto de la contingencia sanitaria por el Covid 19.

 

 

“Si ellos están tan preocupados porque una no entre, cómo es posible que una prostituta sí pueda ingresar y una madre de familia o una esposa no lo pueda hacer. Yo les entiendo que no entren personas mayores de 50 años o niños porque están dentro de la población vulnerable, pero por qué no puede entrar una madre de familia, por qué no puede entrar una esposa. ¿Porque nosotras no tenemos la capacidad económica para pagar? De qué se trata. Entonces no es que estén cuidando al interno o cuidándola a una. Es simplemente que ahorita ya es la corrupción a todo lo que da”, comenta.

 

 

De acuerdo con personal del propio penal de Aguaruto que aceptó hablar a cambio del anonimato, desde que se suspendieron las visitas de familiares, ha ido en aumento el numero de trabajadores sexuales que acuden con internos de todos los módulos.

 

 

“De dos meses para acá cada día son más. Al principio eran diez, después 15, después 20, pero ahorita han llegado hasta 40. A varios compañeros que trabajamos en el penal nos parece muy injusto que tanta gente se esté restringiendo de no ver a sus familiares y, en cambio, vemos pasar a las prostitutas todos los días y no podemos hacer nada porque nosotros no mandamos ahí”, señala un trabajador del penal.

 

 

Los familiares recuerdan que el secretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo, señaló en entrevista con varios medios locales que a partir del 15 de junio se iban a reactivar las visitas familiares, luego de que varias personas protestaron afuera del penal, presionando a las autoridades para que les permitieran el ingreso.

 

 

En los grupos de WhatsApp que tienen los familiares de internos, se convocó a que acudieran en varias ocasiones a protestar, por lo que tuvo que salir el secretario de Seguridad a emitir una fecha para el regreso y calmar los ánimos. Sin embargo, pasó el 15 de junio y nadie pudo ingresar a Aguaruto, excepto, las trabajadoras sexuales.

 

 

Una de las denunciantes señala que su familiar interno le comentó que en una ocasión acudió al penal una funcionaria de Prevención Social para presuntamente revisar que hubiera mujeres en los módulos de hombres.

 

 

“Pero cuando ya esta señora se retiró, salieron todas las mujeres del módulo Uno, salieron a lo que tenían que hacer, ya que la funcionaria se retiró las dejaron salir. O sea que esos movimientos van a seguir aunque ya se les echó a la prensa, aunque acudió esta funcionaria de Prevención Social. En cuanto se fue siguieron haciendo sus maniobras. Ya no sabemos qué hacer, a quién recurrir, porque esto no se va a detener”, expresan.

 

 

Agregan que los internos fueron amenazados por “un comandante cuyo nombre desconozco” que anduvo por los módulos masculinos dando la noticia de que no iba a haber ingreso de familiares por un mes más, “nada más porque él mandaba dentro del penal y a él nadie le daba órdenes”.

 

 

LA LISTA

 

 

Cuando el interno quiere contratar a una prostituta, se comunica directamente con las personas que trabajan en Seguridad en el penal de Aguaruto y los apuntan en una lista. Entonces las mujeres llegan a las once de la mañana, dan su nombre, dejan una credencial e ingresan, ya ellas saben a qué módulo van, solas caminan por el penal hasta llegar al área donde los espera el cliente, con quien ingresan a la celda, al cuarto particular, donde permanecen el tiempo que estén dispuestos o en posibilidad de pagar, ya sea una hora, una noche completa o todo un fin de semana.

 

 

Las prostitutas cobran entre mil 500 o dos mil pesos mínimo. Si de acuerdo con los denunciantes ingresan hasta 40 por día, entonces el negocio de la prostitución dentro del penal de Aguaruto asciende a unos 80 mil pesos diarios, negocio que los funcionarios no están dispuestos a perder.

 

 

“A ellos no les conviene que se abran las puertas. Es por eso que, a pesar de que ya se abrieron los negocios, los parques, de que poco a poco la actividad comercial está regresando a la normalidad, para ellos siguen las medidas de aislamiento social, porque mientras sigan evitando el ingreso de familiares, ellos ganan dinero”, concluyen.

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA