Estos son los municipios más violentos de México
Publicado el: 26/02/2018 11:54:35 a.m. en
Estos son los municipios más violentos de México

 

Enfrentamientos entre grupos antagónicos del crimen organizado, levantones a plena luz del día, homicidios, feminicidios y asaltos son el pan de cada día en Navolato, considerado como uno de los 10 municipios más violentos de México, de acuerdo con un informe del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, una asociación civil que se encarga de analizar temas relacionados con la violencia y que cada año realiza el ranking de las 50 ciudades más peligrosas del mundo.

 

 

 

 

Por David Fuentes M.

 

 

 

De los 2,446 municipios que hay en México, Navolato, Culiacán, Mazatlán, El Fuerte y Ahome se encuentran entre los 200 más violentos por la cantidad de delitos de todo tipo que se cometen a diario. Sin embargo, solo Navolato se ubica entre las diez primeras posiciones por su tasa de homicidios dolosos, lesiones, violaciones, feminicidios y robo con violencia, de acuerdo con un informe elaborado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

 

 

El informe está basado en datos de averiguaciones previas y carpetas de investigación documentadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) que reúne seis tipos de delitos que determinan el nivel de inseguridad en que vive la población: homicidio, secuestro, violación, extorsión, robo con violencia y lesiones dolosas.

 

 

El estudio se enfocó en el análisis de los resultados de 230 municipios que reúnen a poco más de 81 millones de habitantes, es decir, el 65% de la población mexicana, en los que tiene lugar el 82.26% de los delitos referidos. La manera en que se determinaron las posiciones se resolvió con una operación aritmética que divide el número de delitos totales entre el número de habitantes y el resultado se multiplica por cien mil.

 

 

Es en estos municipios en los que se han concentrado las muy ineficaces políticas gubernamentales de prevención del delito basadas en subsidios, cursos y en general acciones no coercitivas. Quepa la digresión: en su momento advertimos que esas políticas no iban a funcionar y se estaba arrojando a la basura grandes sumas del dinero de los contribuyentes. Las políticas fracasaron y debieron ser abandonadas, sin que tampoco se adoptaran las indicadas”, señala el informe.

 

 

Los diez municipios más violentos de acuerdo con esas cifras resultaron ser Tecomán (Colima), Manzanillo (Colima), Chilapa (Guerrero), Acapulco (Guerrero), Tijuana (Baja California), Playas de Rosarito (Baja California), Chilpancingo (Guerrero) y Navolato (Sinaloa).

 

 

Entre los principales hallazgos que recoge el informe es la reconfiguración del mapa de la violencia en México en apenas dos años: 10 de los municipios que figuraban en el informe de 2015 ya no lo hicieron en 2017, mientras que en el más reciente fueron incluidos tres municipios de Colima y otras ciudades que tampoco habían aparecido como Los Cabos, Zihuatanejo, Apatzingán, Ciudad Victoria y Navolato.

 

 

En Tecomán y Manzanillo la violencia está directamente relacionada con la pelea por la plaza que desde hace años sostienen los cárteles de Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa en Colima, de acuerdo con el procurador general de Justicia, José Guadalupe Franco Escobar, en entrevista con Televisa.

 

 

Ambos municipios playeros son estratégicos para los cárteles de las drogas pues al ser puertos se convierten en lugar de arribo de cargamentos de drogas procedentes de Sudamérica y de precursores químicos para la producción de drogas sintéticas procedentes de Asia. Sin embargo, la violencia no solo está vinculada al tráfico de drogas. Para Mario Moncada, presidente de la Coparmex en ese estado, los delitos comunes como robo a casa habitación, a transeúnte, a negocios y de vehículos “han crecido de manera exorbitante”.

 

 

 

En el estado de Guerrero las causas son similares, solo que en esta entidad los analistas en temas de seguridad contabilizan hasta 15 organizaciones criminales que, en complicidad con las autoridades, se pelean distintos puntos del estado, considerado el principal productor de amapola, por encima incluso del Triángulo Dorado. Organizaciones como Los rojos, Los Tequileros, Guerreros Unidos,  Caballeros Templarios y La Familia, derivados a su vez de otros grupos más poderosos ahora escindidos o minimizados, se pelean por controlar la industria del tráfico de drogas, secuestro, extorsión y delitos comunes.

 

 

En el caso de Baja California la pelea es por el cruce fronterizo Tijuana-San Diego, plaza disputada por el CJNG, en asociación con lo que queda del grupo de los Arellano Félix, contra el Cártel de Sinaloa. En la zona de Tijuana-Rosarito los homicidios se libran colonia a colonia principalmente entre narcomenudistas de una u otra organización criminal. En Tijuana la violencia ha llegado a tal extremo que en 2017, por ejemplo, se cometieron solo en esa ciudad 1,734 asesinatos, incluyendo los de muchos civiles inocentes que cayeron víctimas de confusiones, ajustes de cuentas por motivos personales y robos.

 

 

En Navolato la violencia se ha concentrado en sindicaturas como Villa Juárez donde han ocurrido enfrentamientos entre grupos antagónicos de la organización de Sinaloa. Estas balaceras y persecuciones han sido grabadas por testigos con sus celulares y dan cuenta de la impunidad con la que estos comandos armados se mueven por ese municipio.

 

 

De acuerdo con el Semáforo Delictivo de Sinaloa, solo en los meses de septiembre y diciembre de 2017, Navolato estuvo en círculo verde en cuestión de homicidios. El resto del año permaneció en rojo, junto a Culiacán, Mazatlán, Guasave y Elota. En materia de robo de vehículos también permaneció en rojos así como en temas de violencia familiar y lesiones dolosas. En feminicidios, el municipio cañero también presentó casos que encendieron las alertas en febrero, marzo, junio y octubre.

 

 

Entre los casos que más rabia despertaron en la sociedad están los de la menor Dayana Esmeralda, la niña de seis años que fue raptada a las afueras de su domicilio en San Pedro, el 6 de junio, y cuyos restos aparecieron casi cinco mese.  Otro caso de feminicidio e impunidad es el de la joven estudiante Jovana Sarahí Mendoza Osuna, de 16 años, desaparecida desde el 3 de octubre en la cabecera municipal de Navolato y encontrada sin vida el 12 del mismo mes en una parcela cercana a la comunidad La Michoacana. De acuerdo con la versión de las autoridades, la adolescente se dirigía a su casa, en la colonia 5 de Febrero, cuando fue raptada. El cadáver se encontraba en avanzado estado de descomposición y junto a él estaba tirado el uniforme (pantalón azul y blusa blanca) y una libreta morada con su nombre.

 

 

Entre los hallazgos del informe destacan los movimientos de la violencia provocada por cambios en el interior de las organizaciones criminales, abatimiento de líderes locales o entrada de otros grupos dispuestos a pelear con sangre y fuego el territorio. Mientras que en 2015 hubo tres municipios del Estado de México, en 2017 sólo figuró uno entre los 20 más violentos: Tlalnepantla.

 

 

Acentúa esta reconfiguración del mapa de la violencia el que el municipio de Tecomán, Colima, no sólo haya ingresado por primera vez entre los 20 más violentos, sino que lo hizo para ocupar el primer lugar nacional. Con 103.83 puntos en el Índice de Violencia Municipal, que es el más elevado hasta ahora registrado y más de cuatro veces el mismo indicador de violencia nacional, el cual fue de 23.40 puntos en 2017, Tecomán es el municipio más violento del país. Cabe destacar que en 2015 Tecomán figuró en el lugar 85 del Índice de Violencia Municipal, con 20.46 puntos.

 

 

De los 20 municipios con más elevado Índice de Violencia Municipal, cinco correspondieron al estado de Guerrero, tres al de Colima, tres también a Zacatecas y dos a Baja California. Sinaloa tiene cinco municipios incluidos en la lista (Navolato, Culiacán, Mazatlán, El Fuerte y AHome, aunque solo el primero está incluido entre las primeras 20 posiciones).

 

 

En 2017 el municipio con la más elevada tasa de homicidios fue Tecomán con 172.51 por cada 100 mil habitantes. Es la tasa más elevada que se haya registrado desde 2012. En segundo lugar figuró Chilapa de Álvarez, Guerrero con una tasa de 134.80 homicidios por cada 100 mil habitantes y en tercer lugar Manzanillo, Colima con una tasa de 118.01. Setenta y siete de los 230 municipios presentan tasas de homicidio superiores a la nacional que en 2017 fue de 20.51, según los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP)

 

 

 En 2017 fue Zacatecas el municipio con la más elevada tasa de secuestros: 14.97 por cada 100 mil habitantes, que es 15 veces más elevada que la tasa promedio para el país: 0.93. Entre los 20 municipios con tasas más elevadas de secuestro cinco fueron de Veracruz, cuatro de Tamaulipas, tres de Tabasco, también tres de Zacatecas y dos de Guerrero.

 

 

Tulancingo, Hidalgo presentó la tasa más alta de violaciones con 39.95 por cada 100 mil habitantes, la cual casi es cuatro veces la tasa nacional de 10.31. De los 20 municipios con tasas más altas de violación tres correspondieron a Chihuahua y tres igualmente al Estado de México, dos a Hidalgo, también dos a Chiapas y dos a Morelos. 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA