Entrevista con Anabel Hernández. EL DIARIO SECRETO DEL HIJO DEL MAYO
Publicado el: 14/09/2020 09:27:02 p.m. en
Entrevista con Anabel Hernández. EL DIARIO SECRETO DEL HIJO DEL MAYO
  

El Chapo fue un personaje inflado por los gobiernos de Estados Unidos y México, asegura la periodista Anabel Hernández, en esta entrevista con De Primera Noticias. Quien verdaderamente ha manejado los hilos del Cártel de Sinaloa, es Ismael “El Mayo” Zambada, quien nunca ha cometido ningún error en su negocio criminal y quien ha sabido mantenerse a la distancia, en las sombras, mandando a los demás a la guerra.

 

 

Por Sergio Ramos

 

 

Mientras negociaban su participación como testigo colaborador con la justicia americana, los abogados del Vicentillo le pidieron que escribiera un diario contando su historia dentro del Cártel de Sinaloa. En dichas hojas, el hijo del Mayo no solo relató su propia crisis existencial al intentar alejarse de ese mundo al que, irremediablemente, estaba ligado desde que nació, sino también cómo los gobiernos de EUA y México se reunían con su padre para negociar, recibir sobornos o pedirle favores.

 

 

En 2011, el abogado Fernando Gaxiola se reunió con la periodista Anabel Hernández, quien en esos momentos acababa de publicar Los Señores del Narco, para ofrecerle los diarios del Vicentillo y otros documentos que probaban los acuerdos entre la agencia antidrogas americana y el Cártel de Sinaloa.

 

 

Dichos acuerdos evidencian no solo el involucramiento de los gobiernos de allá y de acá con los señores del narcos, a los que utilizan según sus intereses y conveniencias, sino que el verdadero cerebro que ha estado detrás del Cártel de Sinaloa, el que ha movido los hilos de la organización criminal, nunca fue El Chapo Guzmán, sino El Mayo Zambada.

 

 

De Primera Noticias: Lo primero que evidencias en el libro es que, a diferencia del discurso oficial que se vendió durante mucho tiempo, El Chapo nunca fue el líder del Cártel de Sinaloa, sino que la verdadera fuerza que mueve todos los hilos ha sido El Mayo Zambada.

 

 

Anabel Hernández: El Chapo Guzmán siempre fue una figura menor. Es un hombre que no corresponde con la imagen que los gobiernos de EUA y México daban al mundo. El Chapo es un hombre que apenas sabe leer y escribir. Se trata de un personaje inflado por los gobiernos que lo convirtieron en un gran chivo expiatorio de las drogas. Solo puede entenderse su papel dentro del Cártel de Sinaloa gracias a la ayuda y protección de los gobiernos porque por sí mismo no hubiera podido hacer nada. El planteamiento de mi libro es que el Chapo no era este personaje que los gobiernos querían hacer creer sino que quien verdaderamente ha manejado todos los hilos y ha sido el gran cerebro del Cártel de Sinaloa es el Mayo Zambada. Mi libro abunda en la historia y características criminales que tiene El Mayo y que le han permitido seguir libre después de encabezar el negocio de las drogas durante 50 años. Es un hombre que no ha cometido ningún error en sus negocios criminales. Ha sido capaz de esconderse tras figuras como Amado Carrillo Fuentes o el propio Chapo Guzmán y de utilizarlos de alguna u otra forma para que se llevaran el marcaje del gobierno. Cuando los gobiernos de México y Estados Unidos hablaban de El Señor de los Cielos ni siquiera mencionaban la importancia que ya en esos momentos tenía el Mayo. No se sabía que realmente Amado Carrillo Fuentes le rendía cuentas al Mayo. Y es el mismo caso del Chapo Guzmán. Por supuesto el Chapo es un personaje importante, sin duda, pero él no era la clave del negocio y del poder del Cártel de Sinaloa a nivel mundial. El Mayo era quien negociaba directamente con la agencia antidrogas de Estados Unidos. El Mayo era quien directamente le pagaba sobornos a los presidentes de la república y a funcionarios como Genaro García Luna. No eran los hijos del Chapo quienes tenían acceso a Los Pinos. El que visitó Los Pinos en 1998 fue Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo, a nombre de su padre. Eso evidencia que quien tenía el gran contacto con la política mexicana era principalmente el Mayo Zambada.

 

 

¿Qué contenían los acuerdos que la agencia antidrogas de Estados Unidos pactó con el Cártel de Sinaloa desde finales de los años 90? ¿Qué ventajas le dieron al Mayo Zambada por encima de otros capos en México?

 

 

Yo desde el libro Los Señores del Narco había estado planteando cómo, al menos en el caso Irán-Contra a finales de los años 80, el gobierno americano había metido las manos en el negocio de las drogas al conectar a Pablo Escobar con la CIA, y cómo la CIA ayudó al capo colombiano a traficar drogas a cambio de que le diera parte de las ganancias a la contra nicaragüense. Además, la CIA conectó a Escobar con el Cártel de Guadalajara y de esa manera México se convirtió en el gran trampolín de la cocaína. Yo me preguntaba cuántas veces más el gobierno americano había manipulado y metido las manos en el negocio de las drogas. Es justamente por esa razón que Fernando Gaxiola, siguiendo las instrucciones del Vicentillo y del Mayo Zambada, se acercó a mí. Toda la concentración de poder que alcanzó el Cártel de Sinaloa entre 2000 y 2011 fue gracias no solo a la corrupción de los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, sino también por la participación del gobierno americano.

 

 

La defensa del Vicentillo puso sobre la mesa esos acuerdos con el Cártel de Sinaloa para chantajear al gobierno americano y obligarlo a respetarlos. 

 

 

Era la estrategia del Mayo para que al menos su hijo librara el juicio y que el gobierno americano les respetara el acuerdo que había. Y sí sucedió porque a final de cuentas no hubo juicio contra el Vicentillo. El gobierno americano tuvo que reconocer en la corte de Chicago que existían esos documentos que evidenciaban los acuerdos. Lo que sí no aceptó es que, le dijo a Vicentillo, OK, no te llevo a juicio pero te vas a declarar culpable porque es insostenible que nosotros le digamos al mundo, ah, sí, saben qué, el Cártel de Sinaloa tenía permiso de traficar con drogas. Es ahí donde le dicen: no te llevamos a juicio, estarás muy poco tiempo en prisión, pero no podemos decir que tenías autorización para traficar drogas. Te declaras culpable, pero por debajo de la mesa nos ponemos de acuerdo, y eso fue finalmente lo que sucedió.

 

 

Si ya tenemos la certeza de que el gobierno de EUA  interviene no solo en las políticas de México sino en los grupos del narco, cuál es el margen de autonomía que tiene el gobierno mexicano para su política particular contra las drogas.

 

 

Esa es realmente la pregunta. Eso es lo que, después de haber leído todos estos documentos del Pentágono en los que ellos mismos señalan que el CDS tiene presencia en más del 60% del planeta y ver la injerencia que tienen las agencias americanas en el tema, uno acaba por preguntarse. Uno también ve la propia injerencia del Mayo Zambada en el precio de la droga en el mundo, en el precio de la cocaína, principalmente, que sigue siendo el principal commodity (materia prima) del CDS. Cualquier grupo criminal que quiera ir a Colombia, sea de Holanda o Italia, cualquier grupo criminal que quiera ir a comprar cocaína tiene que pasar por el puente mexicano y pedirle al CDS el contacto con Colombia o con Perú o con Bolivia. Cuando uno ve todo este escenario, uno se da cuenta de que el papel de México es terrible.

 

 

Señalas que la verdadera fuerza del Mayo se debe a que siempre se ha mantenido a la distancia, como una figura secundaria, aunque sea la persona que controla las actividades de la organización criminal.

 

El Mayo siempre ha sido independiente y esa es una de sus fortalezas. Por ejemplo, él trabajaba con el Cártel de Guadalajara, con Miguel Ángel, con Don Neto, con Caro Quintero, pero a la distancia, no como un sirviente o como un pistolero como fue el caso del Chapo. Ya desde entonces el Mayo estaba distante, es más, en ese entonces ni siquiera vivía en México. Él comienza realmente a trabajar con su cuñado Antonio Cruz Vázquez, Niko, en California, donde la familia Zambada tiene importantes raíces. California representa para el cártel lo mismo que Sinaloa: es como otra alma mater, como otra matriz. Incluso hay familiares del Mayo que tienen empresas en California presuntamente legales pero que también realizan otro tipo de actividades. El Mayo siempre se supo mantener aparte y eso es lo que lo salva de la debacle del Cártel de Guadalajara. Mientras el gobierno americano estaba persiguiendo y destruyendo a los capos tras la muerte de “Kiki” Camarena, el Mayo se quedó aparte de ese escándalo y continuó tranquilamente con sus negocios criminales.

 

¿Cuál es la personalidad que se desprende del Mayo Zambada en los diarios de su hijo?

 

 

De acuerdo con la propia narrativa de Gaxiola y del Vicentillo, el Mayo no es un hombre al que le guste hacer el trabajo sucio, ensuciarse las manos de sangre, pero sí mandaba a su propio hijo a hacerlo. Recordemos que la primera persona que mata Vicente Zambada es por órdenes de su padre. Entonces al Mayo no le gusta ensuciarse las manos para no exponerse demasiado, por eso no ha sido detenido hasta el momento, pero sí manda a otros a hacer el trabajo sucio, lo que es igual de violento.

 

 

La historia conocida sobre la guerra entre el Cártel de Sinaloa y los Arellano Félix relata que esta surgió a raíz de un problema con el Chapo, sin embargo, tú señalas que más bien se trató de una guerra del Mayo tras dos hechos fundamentales.

 

 

Ese es otro de los temas que me pareció muy importante para mi investigación y que desmitifica la figura del Chapo. En efecto, durante décadas se nos vendió la idea de que la guerra sangrienta que hubo entre Sinaloa y los Arellano Félix fue por culpa del Chapo, que porque el Chapo quería ir a matarlos a la discoteca Christine, en Puerto Vallarta, pero finalmente la mano que estaba meciendo esa guerra, que aventaba e instigaba al Chapo, diciéndole sí, ve, tienes mi permiso, era el Mayo Zambada. El primero que se pelea con los Arellano Félix no fue el Chapo sino el Mayo. Recordemos que en un principio ellos habían trabajado juntos, como socios igualitarios, en el tráfico de drogas. El Mayo estaba en California y los Arellano en Tijuana. Después los Arellano le cierran la puerta y se quieren pasar de listos diciéndole que ya no, que él ya no puede pasar por Tijuana, que Tijuana es de ellos. Y el Mayo les dice no, hemos hecho esto juntos, este es mi territorio y no voy a permitir que me lo quiten. Y es entonces que los Arellano intentan matar al Vicentillo, el punto débil del Mayo, su hijo preferido, y empieza esta guerra sangrienta que generó muchos reacomodos y alianzas y enemistadas entre las organizaciones criminales.

 

 

El Vicentillo escribió que varias veces intentó dejar el mundo de narcotráfico pero no pudo porque su mismo padre lo jalaba otra vez. ¿Qué tan cierto puede ser tomando en cuenta que la defensa buscaba ponerlo como víctima de sus circunstancias y de su entorno familiar?

 

 

Para mí el retrato más claro y nítido del Vicentillo es su propio autorretrato, como él mismo se dibujó cuando estaba en el Metropolitan Correctional Center, en Chicago. Ese autorretrato de payaso, con overol naranja, con esa cara pintarrajeada y ese gorro ridículo. Me parece que así se veía a sí mismo y eso tiene una gran fuerza. Si a ese dibujo le añadimos las palabras que escribe, por ejemplo, en una carta de cuando ya colaboraba con el gobierno americano en la que más que como un hijo, escribe como un súbdito del Mayo. El padre lo sabe y le instruye lo que debe decirle al gobierno americano. El padre siempre lo está manipulando y él, por supuesto, se deja manipular. El Vicentillo es víctima y victimario. Si bien no pudo elegir en qué familia nacer, si bien es cierto una vez que lo quieren matar no encuentra refugio en ningún otro lugar más que al lado de su padre y eso lo lleva después a formar parte de la cúpula del Cártel de Sinaloa, también es cierto que las veces que él quiere alejarse, el padre lo busca, no solo lo ocupa para los negocios de las drogas, también para andar con las amantes, para mandarle dinero a los otros hijos que tenía al tiempo que estaba con su madre. Realmente el Mayo es un hombre duro, lo obliga a hacer cosas pesadas, le pone pruebas de lealtad constantes. Y en esa carta le escribe, más que como un hijo, como un súbdito.

 

 

¿Qué le espera al Vicentillo al salir de la cárcel en unos cuantos meses más?

 

 

La gran pregunta es si realmente Vicente Zambada tiene la oportunidad de desvincularse de todo ese pasado criminal. ¿Lo hará o regresará a reclamar su reino porque él es el heredero de ese imperio? Se supone que tras colaborar con el gobierno americano en el juicio contra el Chapo tiene garantizada una nueva identidad, una vida, una casa en Estados Unidos. Una vez que salga de la prisión estará bajo libertad condicional, bajo supervisión del gobierno americano durante cinco años y después ya lo dejarán que haga su vida como quiera. Él podría realmente poder rehacer esa vida de acuerdo a estas condiciones. El tema es si lo hará o regresará al Cártel. Se supone que en estos cinco años de libertad condicionada él no podría ver a ningún integrantes del Cártel de Sinaloa, que esa es una de las condiciones que le pone el juez para esta bajísima condena, pero bueno, después de esos cinco años él podría hacer lo que quisiera, la pregunta es qué va a hacer.

 

 

Usted menciona una reunión entre el Mayo, el Chapo y Vicentillo con el general Mario Arturo Acosta Chaparro, quien acudió a dicha reunión por órdenes de Felipe Calderón para pedirle un favor al Cártel de Sinaloa. ¿Qué favor quería el expresidente de parte del Cártel?

 

 

De la reunión supe a través del propio general Acosta Chaparro. Él directamente me confirmó, sí, es verdad, en 2010 me reuní con ellos. Y en su diario, el Vicentillo habla de esta reunión, dice que él fue a recoger al general al aeropuerto de Culiacán y lo llevó con su padre. Y relata cómo se abrazan y se saludan como grandes amigos. Lo que el general iba a plantearle al Mayo era ver si podían frenar la guerra que tenían con los Beltrán Leyva, porque esa guerra estaba generando mucha violencia en México. Y el Mayo le respondió que él quería que esa guerra se detuviera, pero que no dependía de él y el propio general le comentó que iba a hablar con Arturo Beltrán Leyva. Cuando se da esa reunión, Arturo estaba ya distanciado del Cártel de Sinaloa y aliado con los Zetas, y juntos estaban aliados con el Cártel Juárez, con Vicente Carrillo Fuentes, que también termina peleado con el Mayo Zambada. Arturo, Los Zetas y Carrillo Fuentes se unen para hacerle la guerra al Mayo y para arrebatarle algunas plazas. Y es ahí que el gobierno le pide que, como amigos, le ayude a bajar los niveles de violencia porque estaba afectando mucho la imagen del gobierno. Y el Mayo sí intentó pacificar las cosas, evitar más problemas con los Beltrán Leyva, pero ellos ya no confiaban para nada en él y pensaban nosotros bajamos la guardia y estos nos exterminan.

 

 

¿Qué representaba Genaro García Luna, hoy detenido en Estados Unidos, en todo este entramado entre el gobierno de Felipe Calderón con los cárteles de la droga?

 

 

Estamos hablando de una organización criminal que estaba enquistada dentro del gobierno de México encabezada por Genaro García Luna y Luis Cárdenas Palomino. Ellos son las dos cabezas más visibles de esta organización criminal. Debajo de ellos estaban otros altos mandos de la Policía Federal como Ramón Pequeño García, Armando Espinoza de Benito, Facundo Rosas Rosas, Maribel Cervantes y muchos otros. Estamos hablando de una complicidad total desde el Estado mexicano con el Cártel de Sinaloa. Desde el sexenio de Vicente Fox, cuando García Luna y toda su cofradía de narcopolicías estaban en el máximo poder, yo denuncié que tenía documentos y testimonios que señalaban cómo este hombre en vez de hacer la guerra contra el narco, estaba protegiendo al Cártel de Sinaloa y usaba el poder del Estado para combatir a los enemigos del Cártel de Sinaloa y hacerlo más fuerte y más poderoso. Ahora el problema es que cuando García Luna deja la Secretaría de Seguridad Pública en 2012, mucha gente de su grupo se quedó ahí, entre ellos Omar García Harfuch, que ahora es el secretario de seguridad pública de la Ciudad de México. Al menos 7 personas muy importantes de esa cofradía están actualmente en la Fiscalía General de la República en posiciones importantísimas. Esta organización criminal se quedó enquistada dentro del Estado aunque García Luna se haya ido a vivir a Miami y aunque Cárdenas Palomino se haya ido a trabajar con Ricardo Salinas Pliego. Y eso explica cómo en el sexenio de Enrique Peña Nieto se siguió recibiendo dinero, contratos, favores, protección: porque la gente que los protegía seguía ahí. Por ejemplo, hay otro personaje clave en la protección de García Luna, que es Humberto Castillejos Cervantes, familiar político de Luis Cárdenas Palomino y que era nada más y nada menos que el consejero jurídico del  presidente de la república Enrique Peña Nieto. Hasta el día de hoy muchos de ellos siguen ahí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA