El día en que Felipe Calderón se quiso suicidar
Publicado el: 19/09/2020 03:01:17 p.m. en
El día en que Felipe Calderón se quiso suicidar

 

 

La periodista Olga Wornat recoge en su libro Felipe el Oscuro pasajes de la vida del expresidente mexicano que hasta ahora se abordaban como simples rumores. Desde sus problemas con el alcoholismo hasta un aparente intento de suicidio en sus años de juventud. Calderón es descrito como un personaje soberbio, cobarde, de poca autoestima, lleno de rencores, que no puede imaginar su vida lejos del poder.

 

 

Por Redacción De Primera Noticias.

 

 

El expresidente Felipe Calderón Hinojosa intentó suicidarse una vez porque Margarita Zavala había decidido terminar el noviazgo luego de presenciar varias escenas en las que su futuro marido se comportaba de manera prepotente, autoritaria y violenta, revela la periodista argentina Olga Wornat en su libro Felipe el Oscuro, censurado durante el sexenio calderonista y publicado recientemente por Planeta.

 

 

Calderón tenía 25 años de edad, acababa de graduarse como abogado en la Escuela Libre de Derecho y llevaba poco más de dos años saliendo con Zavala, a quien había conocido en un encuentro de jóvenes panistas en un albergue del Ajusco en la Ciudad de México, cuando ella tenía 17 años y él 22.

 

 

Durante los primeros años del noviazgo, Margarita terminó la relación en varias ocasiones, cansada de los vaivenes emocionales de Felipe, aunque también es probable que su decisión estuviera influenciada por el rechazo de su familia hacia el michoacano.

 

 

“Al principio, la familia Zavala Gómez del Campo no recibió a Felipe con los brazos abiertos. Tuvo que pelearla duro. No tenía dinero. Ellos esperaban un mejor partido para su hija. Esta situación afectó bastante a Felipe. Sé que le resultó humillante. Por más esfuerzos que realizaba para caerle bien a sus suegros, ellos no lo querían”, le contó el exdiputado panista Jesús González Schmal a la periodista Olga Wornat para su libro.

 

 

En 1987, tras un nuevo rompimiento, Felipe y sus compañeros de la Escuela Libre de Derecho, entre los que estaba el futuro diputado federal Francisco Solís Peón, mejor conocido como Pancho Cachondo o Diputaibol, asistieron a una fiesta en Coyoacán que organizó el jugador de futbol americano de la NFL, Rafael Septién.

 

 

Septién había sido pateador de los Vaqueros de Dallas, equipo con el que había logrado conectar 162 golpes de campo y otros 288 puntos extras en las temporadas que van de 1978 a 1986. Acababa de regresar a México tras haber sido declarado culpable de agresión sexual a un menor de 10 años, delito por el cual había llegado a un acuerdo con la Fiscalía de Texas para recibir una sentencia de libertad condicional tras el pago de una multa de dos mil dólares. 

 

 

En esa fiesta, Calderón y el diputeibol estuvieron tomando hasta la madrugada, una cerveza tras otra, hasta que Felipe comenzó a gimotear y lamentarse porque Margarita había vuelto a terminar la relación días antes: "¿Por qué no me quiere? ¿Qué hice mal? Si lo único que hago es tratar de complacerla", preguntaba el expresidente entre un sorbo y otro a una botella de cerveza. 

 

 

“Margarita lo había dejado y no sé por qué. Cada tanto ella se cansaba y lo abandonaba. Esa vez comenzamos a tomar temprano […] Estaba muy triste y repetía por qué no me quiere, qué hice mal”, relata Francisco Solís.

 

 

Tras salir de la fiesta, continúa el exdiputado, estuvieron caminando por varias calles de Coyoacán, cervezas en mano, hasta llegar al famoso puente de Xoco, que ya no existe, en las inmediaciones de la Cineteca Nacional, donde repentinamente Felipe se subió al barandal del puente, con una botella en la mano, con la intención de lanzarse.

 

 

“Esa vez comenzamos a tomar temprano y en un momento él estaba bien borracho y se subió al puente de Xoco con unas chelas y decía que se iba a tirar porque Margarita no le hacía caso. Antonio Zepeda y yo evitamos que se tirara. Lo bajamos […] estaba triste y si perdía el equilibrio, con el pedo que tenía encima, seguro que se nos iba”, relata.

 

 

Pancho Cachondo narra que siempre que comenzaba a tomar con Felipe, acababan “muy pedos y peleándonos con algún cabrón”, e incluso, en ocasiones Margarita los acompañaba porque, aunque ella “casi no bebía, aguantaba” y por lo regular terminaban platicando ellos dos solos, sin Felipe que estaba ya tirado de borracho, de cosas íntimas.

 

 

“Yo me llevaba bien con ella. Me prestaba sus apuntes y me contaba de su relación con Felipe. Cuestiones íntimas que prefiero guardarme. Puedo decirle que se cansaba de sus cambios de humor, de sus estallidos de cólera, no con ella, sino con los demás. Y después de que te madreaba, era como si no pasara nada. Hacía el berrinche y se calmaba. Eso cansa a cualquiera. Margarita también se cansaba y lo abandonaba. Y él se ponía borracho y amenazaba con tirarse de un puente”, declaró el exdiputado.

 

 

Para el controvertido diputeibol, quien en los años noventa se volvió famoso al asistir y retratarse en tables dance de la capital mexicana siendo diputado federal por el PAN, la historia reciente de México hubiera sido otra si Felipe Calderón hubiera cumplido su amenaza y se hubiera lanzado del puente.

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA