ENTRE FAMILIAS TE VEAS. Adán Shinagawa: El insurrecto del fuego
Publicado el: 14/09/2020 12:26:33 p.m. en
ENTRE FAMILIAS TE VEAS. Adán Shinagawa: El insurrecto del fuego
  


El viernes 28 de agosto pasado, la ciudad amaneció con la noticia de que el comandante del Cuerpo de Bomberos de Culiacán, Adán Shinagawa Araujo, había sido despedido del cargo en el que había permanecido por 23 años, bajo el argumento de que promovía “la falta de orden, respeto y disciplina” al interior de la institución de salvamento. Su salida provocó una serie de protestas que se extendió como el fuego que no intentó apagar un Patronato que se esconde siempre en la sombra y en el cuestionamiento, y que al final, se impuso con el nombre de Efraín Araujo Zazueta, primo del defenestrado comandante.

 

 

Por David Fuentes M.

 

 

Cosas de familia: cuando don Plutarco Araujo Trapero cayó de la gracia del Patronato de Bomberos de Culiacán y se armó un complot para quitarlo del mando de la institución de salvamento en 1997, la entonces directiva citó a un joven pero ambicioso Adán Shinagawa Araujo, a la sazón su sobrino, para invitarlo a convertirse en el nuevo comandante. Adán no se lo pensó dos veces.

 

Coincidencias de la vida: también fue invitado a un restaurante, en donde le propusieron el plan.

 

Tras la salida de su tío Plutarco, Adán Shinagawa tomó el mando y llegó a convertirse en un dirigente de Bomberos muy querido a lo largo de los años, cuenta un viejo bombero que le tocó vivir aquellos intensos momentos.

 

“Lo que hizo el comandante Adán en aquel tiempo, de participar en el pinochetazo contra su tío Plutarco, hoy fue lo mismo que se le devuelve a Adán, y ahora lo releva en el mando su primo Efraín Araujo, hijo de Plutarco. Todo queda entre familia”, relata el veterano.

 

En las redes sociales se corrió de manera profusa la versión de que el nuevo comandante, Efraín, es un hombre inexperto y sin conocimiento del trabajo de apagar fuegos, pero lo cierto es que el hijo de Plutarco fue el maestro del mismo Adán.

 

Todavía se recuerdan aquellos años en que Efraín Araujo impartía clases los viernes por la noche a los nuevos elementos y los domingos se hacían las prácticas. Iba a ser el sucesor, a fines de los noventa, de su padre. Para eso lo había educado el viejo Plutarco, pero las cosas no le salieron en el 97.

 

“Efraín nos daba clases de Prevención y Combate de Incendios, fue maestro de Adán Shinagawa, yo no sé por qué dicen que la ciudad está desprotegida sin Adán, cuando la verdad es que el Capitán Efraín conoce mucho el campo, aunque eso sí, funciona más en la parte teórica que en el terreno”, dice.

 

DOS TRAYECTORIAS

 

Los primos crecieron juntos, se educaron a la sombra de Plutarco, pero Efraín, el mayor, sí había estudiado. Realizó estudios de Ingeniería en el Tecnológico, y cuando su padre fue defenestrado y con él su sueño de ser comandante, Araujo Zazueta se enfocó en construir una empresa de seguridad y medición de riesgos, la cual todavía opera.

 

Desde entonces, padre e hijo Araujo se convirtieron en bomberos voluntarios, siempre en las sombras, mientras que Adán se hizo de una carrera destacada como comandante.

 

“Creo que nadie le pelea la trayectoria al jefe Shinagawa, hay que decir que es muy bueno, conoce muy bien el campo, y a decir verdad si Adán y Efraín conjugaran sus conocimientos sobre el fuego, en la práctica y en la teoría, otra cosa sería”, refiere el viejo bombero.

 

 

A Adán Shinagawa, de cierto, no lo despidieron por deshonesto ni mucho menos por malos manejos. Lejos está también que su salida obedezca al reparto de un botín.

 

“Simplemente hay que entender que si uno presta sus servicios en una parte y la patronal decide que hay pérdida de confianza, indisciplina y falta de orden, entonces pueden prescindir de nuestros servicios. Eso sí, se tiene que liquidar conforme a la ley”, opina.

 

LAS FILAS DE BOMBEROS

 

Lo cierto es que en Bomberos, desde que despidieron a Rey David Masón por exigir un 20 por ciento de aumento de su sueldo en el mes de junio pasado, el fuego contra el comandante Shinagawa comenzó, sin que supiera que se inició a planear su salida.

 

“En Bomberos es claro que empezó a haber falta de disciplina, si el jefe Adán era empleado, y todos lo somos en un momento, era cosa de poner orden en las filas; los muchachos, y con justa razón, reclamaron mejor sueldo, le pidieron al comandante que impusiera disciplina, no lo hizo, pues prescindieron de sus servicios.”

 

Para este veterano aplica la lógica empresarial: si los jefes piden algo y la persona se niega… “¿Cómo se le llama no hacer el trabajo que le piden a uno?”

 

Sobre esta supuesta falta de disciplina, el ex comandante Shinagawa señaló que, en efecto, cuando la tropa pidió mejor salario, él no intervino, solamente “agachó la cabeza”.

 

“Si eso es tener indisciplina, pues eso pasó, los muchachos pedían aumento y yo en las juntas nomás agachaba la cabeza”, dijo previo a la caravana donde participaron decenas de vehículos y cientos de personas, el domingo 30 de agosto.

 

Al cuestionarle a Shinagawa si estaba de acuerdo o no con la construcción de la base nueva de Bomberos de 28 millones de pesos, planeada en la zona sur de la ciudad, dijo que ese no era el punto.

 

Se sabe que al ex comandante se le ofrecieron alrededor de 400 mil pesos de liquidación por sus servicios prestados durante los 28 años dentro de la institución de salvamento.

 

LAS MOVILIZACIONES

 

Desde el viernes 28 en que se dio a conocer en redes sociales y medios de comunicación la decisión del Patronato para retirar a Shinagawa, las movilizaciones no se hicieron esperar.

 

Primero en la Estación Central del bulevar Gabriel Leyva Solano, y posteriormente fue tomado el Ayuntamiento de Culiacán, en donde se dijo que se buscaría mediar.

 

En redes sociales surgió el descontento de la sociedad por destituir con “cargos falsos a un comandante que califican como honorable y que por su historial siempre ha estado dispuesto a trabajar por la ciudadanía, sin ver intereses propios.”

 

Dos días después, el domingo 30 de agosto, bomberos, familiares y amigos se unieron para realizar una caravana de apoyo a Adán Shinagawa. Con lonas, sus colaboradores daban a conocer que trabajan bajo protesta.

 

Por parte de ex comandante, explicó que la idea del movimiento en la que también forma parte es la creación de diálogo que permita que exista una apertura para que mejore la situación y se superen los rezagos que existen en el cuerpo de bomberos, como la falta de estaciones en la ciudad.

 

“Yo todavía tengo una situación laboral que no está concluida, yo me estoy conduciendo con todo respeto, esta caravana es coordinada por diferente a bomberos voluntarios y la intención es hacer un señalamiento para que haya una mayor apertura y acercamiento para que las cosas puedan funcionar”, subrayó.

 

Sobre los motivos por el que fue sustituido, mencionó que son derivado de una serie de negociaciones internas, en donde se presentó una confrontación entre dos personas, sin reaccionar a los estándares del patronato y quedándose en  una esquina contraria y agachándose.

 

“Yo lo que hago es agacharme porque al final de cuenta la negociación, prácticamente se viene abajo, estaban hablando los muchachos de mejoras salariales, con esa situación prácticamente se viene abajo, al pasar esto yo agacho mi cabeza y esa situación se da y es evaluada y juzgada de esa manera”, reiteró.

 

El fuego que comenzó con una solicitud de aumento salarial, se apagó al final al comenzar la semana de septiembre, mientras el mismo Adán señala que negociará su situación.

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA