Corrupción y uso electoral en el caso Tiburonario
Publicado el: 16/01/2018 06:16:16 p.m. en
Corrupción y uso electoral en el caso Tiburonario
 

Seis largos años pasaron para que el Tiburonario del Acuario de Mazatlán fuera inaugurado. En todo ese tiempo, la construcción estuvo a punto de convertirse en un “elefante blanco” y el presupuesto se incrementó tres veces al proyecto original. Acabó costando 100 millones de pesos que fueron tirados a la basura porque no duró ni dos meses abierto. Ahora una investigación a cargo del Ayuntamiento priista culpa a dos ex alcaldes panistas del colapso del Tiburonario y los ha inhabilitado como una manera de sacarlos de la jugada de cara a las elecciones de 2018.

 

 

 

Por Redacción / De Primera Noticias.

                                                       

 

 

Fue inaugurado en diciembre de 2016 por el ex gobernador Mario López Valdez y el ex alcalde Carlos Felton González como el nuevo gran atractivo de Mazatlán para sus habitantes y los turistas. Se promocionó en todos lados y los visitantes hacían enormes colas para poder ingresar al que se consideraba el Tiburonario más grande de América Latina con dos millones y medio de litros de agua de mar.

 

Sin embargo, apenas 38 días después de su inauguración fue cerrado al público luego de que uno de los acrílicos colapsara y ocasionara el derramamiento de miles de litros de agua. Con su clausura se perdieron más de cien millones de pesos del erario público y la sociedad mazatleca se sintió burlada por sus autoridades luego de que la obra se retrasara seis años, atravesara tres presidentes municipales y dos gobernadores y un incremento presupuestal que triplicó el que originalmente estaba proyectado.

 

El gobierno municipal de Fernando Pucheta, quien llevó a la alcaldía en enero de 2017 luego de haber ganado las  elecciones con la alianza PRI-PANAL, inició las investigaciones a través de la Síndico Procuradora para deslindar responsabilidades por el colapso del Tiburonario.

 

Se citó a declarar a los ex alcaldes panistas Alejandro Higuera  Osuna (2010-2013) y Carlos Felton González (2013-2016). El priista Jorge Abel López Sánchez, bajo cuya administración se inició el proyecto (2008-2010) se salvó de ser involucrado en las investigaciones.

 

Tras distintos peritajes realizados por especialistas contratados por el Ayuntamiento de Mazatlán, los resultados fueron dados  conocer el pasado 22 de diciembre y, como consecuencia, los dos ex presidentes panistas fueron inhabilitados para ejercer cargos públicos durante cinco años.

 

 

La sanción, aseguran los afectados, es una estrategia política para sacar de la jugada electoral de 2018 a los dos principales contrincantes que le podrían arrancar la presidencia municipal al debilitado priismo mazatleco.

 

 

Sanciones

 

 

Lourdes Sarabia López, síndico procuradora, dio a conocer en rueda de prensa que, de acuerdo con el informe entregado por la Fiscalía Especializada el 22 de diciembre, quedó acreditada la mala calidad en la construcción del Tiburonario, ocasionando una lesión al patrimonio municipal por 75 millones 800 mil pesos.

 

El Tiburonario empezó a proyectarse como parte de las mejoras al Acuario de Mazatlán en julio de 2010, bajo la administración de Jorge Abel López Sánchez. Se inauguró más de seis años después, en diciembre de 2016, durante el gobierno municipal de Felton González y con Mario López Valdez como gobernador. 

 

El 1 de febrero uno de los acrílicos inferiores curvados del Tiburonario colapsó y provocó una fuga masiva de agua que obligó a las autoridades a cerrarlo indefinidamente mientras se realizaban las investigaciones correspondientes por peritos especializados.

 

“El peritaje arrojó información sustancial que señala que el acrílico colapsado presentaba una fisura originada por un elemento dentado sin precisar específicamente qué tipo de herramienta, así como que dicha lesión fue provocada al momento de la instalación de dicho acrílico, lo que aconteció entre octubre y noviembre de 2016”, señaló Sarabia López.


Con respecto a los dictámenes de mecánica de suelo, la síndico procuradora señaló que no existió memoria de cálculo estructural, proyecto de instalaciones ni proyecto ejecutivo de la pecera, así como tampoco se expidió licencia de construcción por parte del municipio.

 

“No contó con estudio de mecánica de suelos. Lo anterior está directamente vinculado con la deficiente cimentación de dicha estructura y contribuyeron a su colapsó”, indicó.

 

Junto con Higuera Osuna y Felton González, fueron inhabilitados por tres años Tito Loreto Rodríguez Corrales, Sergio Wong Ramos y Lorenzo Larreta Estrada, así como Carlos Venegas Arriola, Juan Antonio Durán y David Haffet, director de Planeación del Ayuntamiento. 

 

Los ex alcaldes de Mazatlán, Alejandro Higuera Osuna y Carlos Felton González, respondieron en rueda de prensa que la inhabilitación en contra de ambos, anunciada por la síndico procuradora, es un intento por “eliminar a dos líderes visibles del panismo en Mazatlán”.

 

“Para mí es una aberración lo que la señora dio como resultado de la supuesta investigación que a todas luces me hace sospechar que es un intento de maniobra política del alcalde Pucheta por deshacerse de dos activos del PAN en una burda maniobra que no tiene ningún sustento jurídico”, comentó Feltón González.

 

Felton González señaló que en su momento presentaron ante el Ministerio Público videos que recibieron de manera anónima en los que se observa a un buzo del acuario golpeando accidentalmente con un cincel uno de los acrílicos del Tiburonario, lo que habría ocasionado su colapsó horas después.

 

“Son públicos unos videos que circularon, que fue una instrucción de la directora del acuario de Mazatlán que se removiera de manera irregular un sello que tenía su función y que por accidente uno de los buzos rompió con un cincel uno de los acrílicos del Tiburonario, y eso fue lo que ocasionó el derrame de 2.5 millones de litros de agua”, indicó el ex alcalde panista del periodo 2014-2016.

 

Agregó que cuando iniciaron las investigaciones acudió a dar sus declaraciones al Órgano Interno de Control y que varios empleados del Acuario se le acercaron y le señalaron lo que había pasado, que por accidente uno de los buzos había golpeado el acrílico con un objeto contundente metálico.

 

“El señor [Fernando Pucheta] está obsesionado con la reelección, esto es un tema político, y está tratando de eliminar a dos de los líderes visibles de PAN en Mazatlán. No se vale la forma en que intenta hacerlo. Vamos a luchar y tenemos los elementos jurídicos. Hay errores serios en la sentencia que la síndico emitió el día de ayer”, declaró Feltón González.

 

Alejandro Higuera, por su lado, rebatió uno de los señalamientos del informe dado a conocer por la síndica procuradora en el sentido de que la obra no contaba con un proyecto ejecutivo.

 

“Dice el dictamen que no hubo proyecto ejecutivo. Hay que recordarle a la síndica procuradora que fue una administración del PRI (Jorge Abel López Sánchez, periodo 2008-2010) la que inició el Tiburonario y que era la responsable de tener un proyecto ejecutivo y tener una autorización presupuestaria para ejecutarlo”, declaró Higuera Osuna.

 

Indicó que durante su administración se contrató a un grupo de especialistas para hacer un dictamen de mecánica de suelo que arrojó que se tenían que hacer una serie de arreglos de carácter técnico en el subsuelo porque la tierra había sido un relleno y no era muy consistente. Dicho informe fue entregado al gobierno del estado y presuntamente se hicieron las adecuaciones necesarias.

 

“Ese proyecto se pagó con recursos del municipio, se le entregó al gobierno del estado. Se hizo en tiempo y forma, y sospechosamente ese documento no aparece en el expediente que hace la síndico procuradora. Es un documento fundamental donde ahí con precisión se estable qué se tuvieron que hacer [las adecuaciones]”, agregó Higuera Osuna.

 

Comentó que el alcalde Fernando Pucheta busca incidir en las decisiones del PAN de cara a las elecciones municipales de 2018 para que eligen candidatos “a modo al PRI en Mazatlán”, por lo que la inhabilitación anunciada por la síndico procuradora es un intento por “eliminar” a dos “cuadros fuertes” del panismo en el puerto.

 

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA