Con Peña Nieto se rompe récord... en homicidios
Publicado el: 12/8/2017 1:40:19 PM en
Con Peña Nieto se rompe récord... en homicidios
  

El sexenio de Felipe Calderón es recordado como el de la guerra contra el narco que desató una escalada de violencia sin precedentes en la historia reciente de México. Sin embargo, el gobierno de Enrique Peña Nieto ya superó al de su predecesor en materia de violencia. De acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, cada tres horas se comete un homicidio. Octubre ha sido el mes más violento de los últimos veinte años con un total de 2,764 ejecuciones. Los datos arrojan que la violencia regresó a Tijuana y Ciudad Juárez, se desató en La Paz, Guanajuato, Puebla y otras ciudades que se habían mantenido un tanto ajenas al fenómeno, y se mantiene en Sinaloa, Guerrero, Veracruz y Jalisco.

 

 

Por David Fuentes N.

 

 

Octubre ha sido el mes más violento de los últimos 20 años. De acuerdo con datos proporcionados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), durante el pasado mes de octubre se cometieron 2,764 homicidios dolosos en todo el país. Hasta ahora, 2011 había sido el año más violento. Sin embargo, tras la difusión de los datos más recientes, todo parece indicar que 2017 será recordado como el año en que México volvió a romper su récord en materia de hechos sangrientos.

 

Los datos del SESNSP son elocuentes: entre enero y octubre de 2017 se han cometido 23,968 homicidios en México. Si tomamos en cuenta que en 2016 se registraron 22,965 homicidios, resulta evidente que este año superará con creces la cifra del año anterior pues aún falta por contabilizar noviembre y diciembre.

 

Las diez entidades que han reportado más asesinatos en los primeros diez meses de este año han sido, en orden, Guerrero (2,085), Estado de México (1,954), Baja California (1,914), Chihuahua (1,640), Veracruz (1,609), Sinaloa (1,351), Jalisco (1,262), Guanajuato (1,189), Michoacán (1,184) y Ciudad de México (998).

 

Entre enero y octubre de 2016, Sinaloa reportó 953 homicidios dolosos. En el mismo periodo pero del presente año van 1,351, lo que representa 398 homicidios más, de acuerdo con el reporte del SESNSP que basa su información en datos proporcionados por procuradurías y fiscalías de las 32 entidades federativas.

 

En materia de secuestro son Tamaulipas, Veracruz y Estado de México las entidades que reportan mayores casos con 175, 163 y 157 denuncias, respectivamente. En extorsiones, son Estado de México, Nuevo León, Jalisco y Ciudad de México las que reportan las cifras más elevadas con 859, 641, 488 y 424 denuncias, respectivamente.

 

En cuanto a los reportes de octubre, que rompió récord en materia de homicidios desde mayo de 2011, mes en que fueron reportados 2,132 asesinatos, los estados más violentos fueron Baja California (233), Guerrero (227), Estado de México (224), Veracruz (199), Chihuahua (177), Michoacán (153), Jalisco (152), Baja California Sur (135), Guanajuato (131) y Tamaulipas (129).

 

Sinaloa se encuentra en el lugar 13 del total de entidades con 96 homicidios reportados en octubre, lo que representa una ligera disminución con respecto al mismo mes pero de 2016, cuando se reportaron 100 ejecuciones.

 

Todos los meses de 2017 han superado la barrera de los 2 mil homicidios a nivel nacional, con octubre, junio y septiembre como los tres más violentos.

 

En el caso de Sinaloa, la Fiscalía General del Estado reporta un promedio de 4.4 homicidios por día. La espiral de violencia sigue en aumento desde 2014, cuando se logró el descenso más notable luego del incremento presentado a partir de 2008, tras la ruptura del Cártel de Sinaloa. De 986 homicidios reportados en 2014, la cifra subió a 994 en 2015, 1,162 en 2016 y 1,351 en 2017, quedando aún por sumar las ejecuciones que se presenten en noviembre y diciembre.

 

¿Qué es lo que ha pasado? De acuerdo con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, la situación es compleja debido a que las policías locales siguen sin estar lo suficientemente capacitadas para afrontar labores de seguridad. Los asesinatos del fuero común han tenido un repunte en varias regiones y sigue pendiente el tema de legislar en materia del Mando Único Policial.

 

Expertos en temas de seguridad atribuyen el repunte a los reacomodos de las organizaciones criminales tras la extradición de Joaquín Guzmán Loera a los Estados Unidos, las disputas en el interior del Cártel de Sinaloa por el control del grupo, la expansión del Cártel de Jalisco Nueva Generación que busca quedarse con plazas como Tijuana para el trasiego de drogas y la desbandada de células armadas que, tras la desintegración de algunos cárteles, han dado un giro hacia la delincuencia común.

 

“Estamos pasando por una escalada de violencia que aún no muestra señales de estabilizarse y mucho menos de ir hacia abajo. Esto es considerado ya por encima del término más alto alcanzado durante el sexenio de Felipe Calderón que fue en 2011. Vamos a cerrar el año aproximadamente en un total de 30 mil víctimas de homicidio”, señaló el especialista Alejandro Hope en entrevista con Carmen Aristegui. “Lo que eran antes grandes estructuras delictivas vinculadas en lo fundamental al tráfico de drogas han hecho implosión y ahora ha surgido una serie de grupos más pequeños, pero más depredadores en sus tácticas, como Guerreros Unidos o Los Tequileros, que son algo menos que un cártel pero algo más grande que una pandilla.”

 

Para Hope, a poco más de un año de que termine su sexenio, Enrique Peña Nieto ya tiró la toalla en materia de seguridad y lo que está tratando de hacer es simplemente administrar el problema para heredárselo al siguiente gobierno.

 

De acuerdo con la organización civil México Unido Contra la Delincuencia, durante el sexenio pasado había seis o siete grandes cárteles que se repartían el territorio. Ahora se cuentan por lo menos 400 grupos criminales dispersos a lo largo y ancho del todo el país, los cuales se disputan el negocio de la venta de droga al menudeo, el secuestro, la extorsión, la piratería, el cobro de piso y el robo de combustible.

 

Estos grupos, añade Hope, no cuentan con toda la infraestructura de los grandes cárteles de los cuales se derivaron, por lo cual su nivel de violencia se ejerce de manera más dramática y afecta más a la  población. La estrategia, sin embargo, no comenzó en la administración de Peña Nieto, sino que fue heredada del gobierno calderonista, quien pretendió debilitar a las organizaciones criminales trasnacionales enemistando a sus integrantes, dividiéndolos, aislándolos para que su capacidad de operación disminuyera. Sin embargo, se logró precisamente lo contrario: la implosión del hormiguero generó una dispersión de violencia a todo el territorio nacional que, todavía, los ciudadanos estamos pagando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

abortion pill where to buy

buy abortion pill

paroxetine forum

paroxetine
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA
 <script>(function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(d.getElementById(id))return;js=d.createElement(s);js.id=id;js.src='https://embed.playbuzz.com/sdk.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}(document,'script','playbuzz-sdk'));</script>
<div class="playbuzz" data-id="9967d73c-15a6-4dc5-935b-51a6dafc4c8f" data-show-info="false"></div>