Cinco película sobre el universo del crimen que tienes que ver
Publicado el: 8/26/2017 4:07:30 PM en
Cinco película sobre el universo del crimen que tienes que ver



EL PICO

Dir. Eloy de la Iglesia

España, 1983.

 

El cine quinqui es un retrato de la juventud que vivió la transición española. Entre el militarismo franquista y los nuevos gobiernos civiles, entre el catolicismo represor y las nuevas libertades sexuales, entre ETA y Felipe González. Es la época de la movida y el auge social del caballo. Eloy de la Iglesia realizó tres películas fundamentales a inicios de los ochenta que retratan muy bien este momento histórico: Navajeros (1980), Colegas (1982) y El Pico (1983). A estos títulos se emparejan otros: Deprisa, Deprisa (Carlos Saura, 1981), Perras Callejeras (José Antonio de la Loma, 1985), ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (Pedro Almodóvar, 1984), etc. El Pico es la historia de un par de adolescentes de Bilbao (uno hijo de un comandante de la Guardia Civil y el otro de un diputado socialista) que para obtener ingresos y cubrir su adicción a la heroína, la trafican. Uno de ellos intenta desengancharse del caballo pero no soporta los efectos y cae una y otra vez.  Hasta que, para obtener más dosis, acaban asesinando a su dealer.

 

SCARFASE

Dir. Brian de Palma

Estados Unidos, 1983.

 

Remake de la cinta de Howard Hawks de 1932. Escrita por Oliver Stone mientras se recuperaba de su adicción a la cocaína, la Scarfase de Brian de Palma se ubica durante la Miami Cocaine War (retratada también en el documental Cocaine Cowboys/2006/Billy Corben), periodo en el que la Florida era la entrada natural de las drogas hacia Estados Unidos procedentes de Sudamérica y el Caribe se bañaba de sangre antes de que le tocara su turno a México. Tony Montana (Al Pacino) es un migrante cubano del Mariel que al llegar a los Estados Unidos ve la oportunidad de hacer dinero en el negocio de la cocaína. A base de golpes, balazos, inteligencia y mucha sangre, levanta sobre sus espaldas un imperio criminal con un adagio que se convierte en su epitafio: The World is Yours.

 

 

Trainspotting

Dir. Danny Boyle

Reino Unido, 1996.

 

Una auténtica película de culto de los noventa. Intentar sacarla de cualquier lista para no caer en un lugar común es inútil. Tiene que estar: entre las mejores cintas de los noventa, entre lo mejor de Danny Boyle, entre las mejores películas sobre drogas, etc. La historia del heroinómano Mark Renton (Ewan McGregor) que se resiste a ser un ciudadano normal y elige no elegir nada: ni televisión por cable, ni abrelatas electricos, ni una carrera, ni un trabajo, ni comprar un sofá para ver un programa de concursos. Su elección, acaso, es la heroína. Una de las escenas memorables de la cinta es aquella en la que sus padres lo encierran en un cuarto para que se desintoxique. Mientras eso llega, las alucionaciones casi lo vuelven loco. Y después, una vez limpio, viene la depresión, el aburrimiento de las existencia sin los paraisos artificiales que la vuelvan un poco más soportable.

 

Miss Bala

Dir. Gerardo Naranjo

México, 2011

 

Una película oportuna que no podía salir en mejor momento. Cuando la idea de que los narcos se estaban matando entre ellos comenzó a desmoronarse ante el número cada vez mayor de civiles asesinados, Gerardo Narajo escribió el guión de esta cinta en la que una ciudadana común, una chica veinteañera con aspiraciones de reina de belleza, se ve involucrada de un momento a otro con una célula criminal que la usa a su antojo: como chivo expiatorio, como objeto sexual, como escudo humano. El diseño de sonido, más que las imágenes, cobra una enorme importancia: los helicópteros que surcan el cielo, las balas de cuerno de chivo, las voces por radio que hablan de muertos en código. Y la cámara de Mátyás Erdély que capta el rostro aturdido de la protagonista que nunca alcanza a entender la dimensión de todo lo que le está pasando.

 

 

Ciudad de Dios

Dir. Fernando Meirelles

Brasil, 2002.

 

La cocaína y la marihuana circulan por los callejones de las favelas como las balas que salen disparadas a la menor provocación. Meirelles logra una cinta que si fuera de ciencia ficción estaría emparentada directamente con Mad Max de George Miller (1979) o 12 Monkeys de Terry Gilliam (1995). En el universo de las favelas, varias generaciones de jóvenes se van degradando entre la miseria, la corrupción, los asesinatos, las drogas, las traiciones. Un universo con sus propios códigos. Con su propia lógica interna. Una cinta narrada de manera abrupta, en varios estilos sincronizados, con una cámara que no conoce descanso y que han intentado emular otras películas brasileñas sobre el mundo de las favelas, entre ellas Tropa de Élite (José Padilha, 2011) y la más reciente, Trash (Stephen Daldry y Christian Duurvoort, 2014). 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

lexapro pregnancy test

lexapro pregnancy test blog.jp-sa.org
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA
 <script>(function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(d.getElementById(id))return;js=d.createElement(s);js.id=id;js.src='https://embed.playbuzz.com/sdk.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}(document,'script','playbuzz-sdk'));</script>
<div class="playbuzz" data-id="9967d73c-15a6-4dc5-935b-51a6dafc4c8f" data-show-info="false"></div>