Los mensajes macabros del narco en Eldorado
Publicado el: 09/09/2019 12:51:39 p.m. en
Los mensajes macabros del narco en Eldorado
 

 

No solo fueron los jóvenes asesinados y con carritos adheridos al cuerpo, también a últimas fechas han aparecido víctimas de homicidios con sapos amarrados al cuello, dedos cortados y hasta un hombre que apareció con una liebre muerta atada a su cadáver, como un mensaje siniestro que recordó la guerra que se libró al interior del Cártel de Sinaloa en 2017, entre el clan de Los Dámaso y los hijos de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo. Sobre todo, de este último acontecimiento, las autoridades lo relacionaron con la muerte del Tony Montana, un jefe de pistolero de El Licenciado que fue prácticamente cazado en diciembre pasado.

 

 

 

Redacción De Primera Noticias

 

 

El cadáver de Luis Daniel apareció la noche del lunes 26 de agosto pasado justo en la columna del letrero de “Bienvenida” a la sindicatura de Eldorado, en el mismo sitio donde ocho meses atrás también dejaron abandonado el cuerpo de Jesús Antonio Muñoz Parra, El Montana.

 

 

Luis Daniel, como El Tony Montana, presentaba heridas de bala y huellas de tortura, signos de que por varios días había permanecido en cautiverio y posiblemente —de acuerdo con las autoridades de justicia— siendo interrogado por integrantes de un grupo criminal.

 

 

De 23 años, el joven fue reportado por la familia como desaparecido desde la tarde del sábado 24 de agosto, cuando salió de su casa en Eldorado y ya no regresó por la noche. Durante el domingo estuvieron preguntando por él, hasta que 24 horas más tarde apareció ejecutado en el pilar de la entrada, por la carretera Culiacán-Eldorado.

 

 

Eran las 10 de la noche cuando personas que pasaban por la carretera observaron el cuerpo recargado, y avisaron a las autoridades. Peritos de la Fiscalía General del Estado confirmaron que la víctima presentaba heridas de bala en la cabeza y el cuerpo, y tenía las manos y pies atados con cinta canela. Lo que llamó la atención es que los responsables dejaron atada al cuello un lepórido conocido comúnmente como liebre.

 

 

Aunque los medios no resultaron el detalle, fuentes de la Fiscalía indicaron a DeprimeraNoticias que podría tratarse de un mensaje que dejó el grupo criminal a un joven de nombre Mario López, alias El Liebre, a quien medios nacionales identifican como primo de Dámaso López Serrano, El Mini Lic, y por lo tanto sobrino de El Licenciado, ambos presos en Estados Unidos acusados del delito de narcotráfico.

 

 

El Licenciado se convirtió en uno de los testigos estelares durante el juicio de su compadre, Joaquín Guzmán Loera. Entre otras cosas, contó en la audiencia de la Corte Federal de Nueva York que el Chapo ordenó la muerte de varios de sus enemigos y hasta de uno de sus sobrinos, asimismo confirmó su liderazgo dentro del Cártel de Sinaloa.

 

 

En cambio, El Mini Lic, permanece en una prisión de seguridad a la que fue cambiado después de testificar en contra de Jesús Raúl Beltrán, El Trébol o Chuy Raúl, cuñado de Iván Archivaldo Guzmán Salazar, sentenciado en Chicago a 28 años de cárcel hace unas semanas.

 

 

El Liebre, hasta donde las autoridades tienen conocimiento, permanece en libertad. En el expediente del caso del homicidio del periodista sinaloense Javier Valdez Cárdenas, se menciona su nombre en el sentido en que una vez pagó la fianza de unos sicarios que trabajaban para Los Dámaso.

 

 

Mario López es conocido en las redes sociales por una serie de fotografías en las que es confundido con su primo El Mini Lic. Incluso se dijo que una vez fue detenido, pero logró recuperar la libertad.

 

 

¿Búsqueda activada?

 

 

De acuerdo con fuentes de seguridad, la cacería del clan de Los Dámaso no terminó con la detención de El Licenciado y su hijo, sino que ha seguido con otros que pertenecieron al grupo. En octubre de 2018, en la Ciudad de México, fue ejecutado El Chabelo cuando circulaba en compañía de su esposa por la avenida Obrero Mundial, en la colonia Piedad Narvarte, frente al centro comercial del Parque Delta.

 

 

La Procuraduría capitalina confirmó que El Chabelo se ocultaba en la Ciudad de México, luego de escapar de la guerra en Sinaloa.

 

 

Otro de los casos más sonados fue el de Jesús Antonio Muñoz Parra, El Tony Montana, quien también había salido de Sinaloa exiliado por una guerra ya perdida. Sin embargo, para hacerlo salir —según versiones periodísticas— levantaron a familiares en Navolato, obligando intercambiar su vida por la de ellos.

 

 

Fue en el año nuevo de 2019 cuando el cadáver de Muñoz Parra fue encontrado en el pilar donde el lunes fue encontrado Luis Daniel. El Tony Montana se había convertido en uno de los jefes de pistoleros más cercanos al Licenciado. Al momento del hallazgo presentaba huellas de tortura. Le habían puesto una gorra en la cabeza, y los pies los tenía atados con cinta gris tipo industrial que remataban en sandalias. En cada uno de ellos tenía las letras M y Z marcadas a navaja.

 

 

Cuando familiares fueron a reclamar el cuerpo del ex jefe de sicarios, las autoridades guardaron un total hermetismo. Con sigilo entregaron el cuerpo a la familia, que lo trasladó a una funeraria de Navolato, en donde fue velado y sepultado el 3 de enero.

 

 

Muñoz Parra, se dijo en su momento, tenía puesto un precio a su cabeza, por lo que la cacería no terminó con la expulsión del grupo delincuencial de Sinaloa.

 

 

“Toda la gente del Licenciado que tiró balazos en la guerra con Los Chapitos van a ser cazados hasta encontrarlos”, decían en los círculos policiacos.

 

 

Además de El Chabelo, el año pasado también fue asesinado Noé N, vecino de la comunidad de Portaceli, Eldorado. Su cuerpo fue arrojado en la calle principal del poblado de donde son originarios los López Núñez.

 

 

A Noé le arrancaron un brazo y fue arrojado desde un vehículo en la calle principal de Portaceli. Según versiones policiales, durante 2018 al menos otro ex integrante de la organización fue asesinado, pero el crimen pasó desapercibido.

 

 

Así, al arrancar el 2019, el hermano de Dámaso, Adolfo López Núñez, fue asesinado en el patio de su domicilio a finales de enero pasado en la sindicatura de Quilá. La prensa internacional atribuyó este crimen a una venganza por las declaraciones de El Licenciado en contra de El Chapo Guzmán, aunque en Sinaloa se presumió que se trataba de parte de la misma cacería emprendida hacia este grupo delincuencial.

 

 

El desmantelamiento de un clan

 

El desmantelamiento de Los Dámaso comenzó cuando el 3 de mayo de 2017 cayó El Licenciado en la Ciudad de México. A partir de ahí pareció que diseñaron una estrategia para “darse de baja”. El Mini Lic se entregaría a la DEA en California el 27 de junio, y su tío Álvaro López Núñez, el más joven de los hermanos de El Lic, haría lo mismo el 18 de agosto en Arizona.

 

 

Tres supuestos sicarios de este clan fueron acusados por la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FADLE) de asesinar al escritor y periodista sinaloense Javier Valdez Cárdenas.

 

 

El Mini Lic se declaró culpable ante la Corte Federal de San Diego el 11 de enero de 2018, mientras que su padre fue extraditado el 6 de julio siguiente, para declararse culpable por narcotráfico y lavado de dinero en la Corte del Distrito Este de Virginia, en donde se le sentenció a cadena perpetua el pasado 30 de noviembre.

 

 

En enero testificó en contra de su compadre. El Mini Lic lo haría meses después en contra del Chuy Raúl. Además, se dice que continúan colaborando bajo la figura de testigos protegidos.

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

buy abortion pill online

buy abortion pill online miconsoladoryyo.com
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA