2019: De la alerta de género al movimiento feminista en Sinaloa
Publicado el: 1/13/2020 2:12:13 PM en
2019: De la alerta de género al movimiento feminista en Sinaloa
 

 

 

A pesar de que Sinaloa mantiene a cuatro municipios bajo la alerta de género y que 2019 fue sin duda el año en que el feminismo empezó a visibilizar y denunciar cada vez más la violencia contra las mujeres, en especial la feminicida, los 12 meses que acaban de concluir arrojaron índices más altos de delitos cometidos contra mujeres en el estado, en especial la violencia que se vive día a día en el ámbito familiar. Mientras tanto, paralelo a esto, todo parece indicar que las instancias gubernamentales que se dedican a atacar esta problemática sólo tienen tiempo para andar en “dimes y diretes”, y echar campanadas al vuelo debido a que “tuvimos menos homicidios y feminicidios que en 2018”.

 

 

Por Santiago Rentería.

 

 

Justo el 1 de enero, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública, órgano que se ha convertido en el defensor oficioso de los precarios resultados en seguridad del gobierno de Quirino Ordaz Coppel, lanzó un comunicado “festejando” que durante los 12 meses de 2019 la incidencia delictiva disminuyó en consideración con 2018, arrojando un puñado de menos homicidios, feminicidios y robo de vehículo.

 

 

Sin embargo, esta dependencia dirigida por Renato Ocampo Alcántar, por lo regular, siempre “olvida” mencionar los delitos que sí van a la alza, en especial los cometidos contra las mujeres, ya que para este funcionario, “las madres solteras son los que crean a los delincuentes que llenan las cárceles”.

 

 

Mientras que en 2017 se registraron en toda la entidad 86 feminicidios, en 2018 la cifra disminuyó a 49 y durante el año que acaba de concluir la incidencia terminó en 40. Esta disminución de los asesinatos contra mujeres ha sido vista por el Instituto Sinaloense de las Mujeres (Ismujeres) como un trabajo que se ha realizado en la entidad debido a la alerta de género que se decretó en marzo de 2017, cuando Ordaz Coppel asumió el cargo de gobernador.

 

 

Si así fuera, los casos de violencia familiar denunciados ante los ministerios públicos también hubieran disminuido drásticamente, sin embargo, las cifras ofrecidas por la Fiscalía General del Estado al cierre de diciembre indican que este delito silencioso en ocasiones, aumentó. De acuerdo con los datos, en 2019 se reportaron 3 mil 668 casos denunciados, y en 2018 fueron 3 mil 244; es decir, 424 denuncias más en el mismo periodo.

 

 

De abuso sexual o atentados al pudor se registraron 196 denuncias el año pasado y en 2018 168, lo que implica un aumento de 28 carpetas de investigación más; las amenazas también crecieron a 280 contra las 266 del anterior periodo.

 

 

Los delitos que decrecieron fueron el de lesiones dolosas y culposas, y el de robo de vehículos metidos contra mujeres. En el caso de los feminicidios, por ser casos de extrama violencia machista, estos solo disminuyeron poco, ya que sólo bajaron 9 casos en comparación con el 2018.

 

 

De la alerta de género al movimiento feminista

 

 

Desde que se decretó alerta de género en Sinaloa se han cuantificado por lo menos 175 feminicidios, y si bien el número a nivel estatal ha disminuido de 2017 a la fecha, la capital del estado no ha salido de los principales lugares a nivel nacional de violencia feminicida.

 

 

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los feminicidios rompieron récord durante 2019 en el país, en donde se reportan 916 tan sólo de enero al 30 de noviembre. Esta cantidad es la más alta desde 2015 en que se tipificó este delito.

 

 

De esta manera, Culiacán fue colocado como el segundo municipio a nivel nacional en donde más mujeres han sido asesinadas, sólo por debajo del municipio de Monterrey, capital del estado de Nuevo León. La entidad con más casos registrados es Veracruz.

 

 

Según los datos oficiales, mientras que en Monterrey sumaron 17 feminicidios en el periodo indicado, en Culiacán ocurrieron 14. Ciudad Juárez, Iztapalapa y San Luis Potosí registraron 13 y en Tijuana, Guadalajara, Puebla y Xalapa un total de 11. En la actualidad en el país existen 385 municipios que tienen al menos un caso de feminicidio.

 

 

Una de las razones que han esgrimido las especialistas en el tema de violencia de género es que en el país se han estado desatando estos crímenes contra las mujeres como reacción del machismo hacia el avance de las mujeres en sus derechos. Incluso la reacción hacia los movimientos feministas suelen ser violentos y misóginos, apuntalados desde las redes sociales.

 

 

Justo a fines de noviembre, luego de las manifestaciones de grupos de feministas en la Ciudad de México, en donde el coraje por el machismo, la misoginia y la violencia de género despertaron las protestas con pintas, desde Chile fue retomado el cántico “Un violador en tu camino”, enfocado en denunciar que, desde el Estado, se ve reforzado el estigma de que son las mujeres las responsables de que sean agredidas y violadas, cuando el responsable es quien comete el delito de género.

 

 

En Culiacán también los grupos feministas se sumaron a esta protesta de las mujeres que ha recorrido el mundo, en momentos en que la violencia familiar se ahonda en los hogares sinaloenses. De hecho, en la capital de Sinaloa, desde hace años, se ha denunciado la violencia contra las mujeres de manera sistemática, como el acoso callejero y otras taras de la sociedad sinaloense.

 

 

 

De ahí que también 2019 empezó a significar como el año en que las mujeres visibilizaron de una manera más efectiva las diversas violencias que viven desde casa, desde la escuela, la instituciones públicas y que están afincadas en la sociedad en general.

 

 

Lucía Mariana, uno de los últimos feminicidios en Culiacán

 

 

De esta manera, ahora que una mujer es reportada como desaparecida, de inmediato se reacciona en las redes sociales para su pronta localización. Uno de los últimos lamentables casos registrados durante diciembre fue el de la menor de edad Lucía Mariana, quien a sus 17 años fue encontrada asesinada en un camino de terracería cercano a la base militar de El Saúz, en un predio de la sindicatura de Costa Rica, al sur de Culiacán.

 

 

Familiares de la adolescente denunciaron que desde las primeras horas del 12 de diciembre en que la chica ya no se reportó en su celular, acudieron al ministerio público a reportar su desaparición, pero los servidores públicos no quisieron tomar la denuncia y menos hacer algo para iniciar la búsqueda protocolaria de la víctima.

 

 

Fue hasta 4 días después, el 16 de diciembre, cuando el cuerpo de la jovencita fue encontrado. Había sido estrangulada. Incluso la familia había salido horas antes del hallazgo a suplicar que fuera encontrada sana y salva  en una conferencia de prensa.

 

 

Tras el caso de Lucía Mariana, la familia y los grupos de activistas en pro de los derechos de las mujeres salieron a protestar a las calles de la capital, en una marcha que concluyó en la Fiscalía General del Estado. De manera execrable, la Fiscalía intentó filtrar datos sobre la víctima, en un intento de desacreditarla, como ha ocurrido en otros casos en que los funcionarios prefieren estigmatizar a las víctimas que aportar elementos para detener a los responsables.

 

 

Además del feminicidio de Lucía Mariana, también ocurrió el de la joven Estefany Michelle en la colonia Esperanza, al oriente de la capital. Familiares de la joven que acababa de cumplir 21 años, denunciaron a la ex pareja de la víctima como el presunto responsable del ataque ocurrido la noche del 7 de diciembre. En repetidas ocasiones, la joven había sido blanco de amenazas y agresiones de esta persona que hasta la fecha, al igual que el o los responsables del crimen de Lucía Mariana, permanecen en calidad de prófugos.

 


DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA