Señalan los expendedores: Los Chapitos acaparan venta de alcohol
Publicado el: 04/09/2020 10:52:57 a.m. en
 Señalan los expendedores: Los Chapitos acaparan venta de alcohol
  


Unos aseguran que a ellos ya les llegaron: gente armada a bordo de vehículos que fueron a advertirles que hasta las 11 de la noche tenían permitida la venta de cerveza. Otros informaron que, al conocer el rumor, optaron mejor por cerrar a esa hora para no arriesgarse. En Culiacán, una noticia de este tipo, no pasa desapercibida: saben que la ciudad es suya, como lo demostraron con creces el Jueves Negro cuando los gobiernos Estatal y Federal fueron doblegados a fuerza de balas y terror. Por eso, los dueños de los depósitos de cerveza prefieren bajar la cortina de sus negocios en cuanto falta una hora para las 12. Mientras tanto, el Gobierno de Sinaloa se dice amarrado de las manos “por falta de denuncias formales”.

 

 

 

Por Redacción DeprimeraNoticias

 

 

 

“Mire, oiga, aquí la delincuencia nos trae bien cortitos y debemos cerrar a las once de la noche, así que lleve todo lo que se vaya a tomar, porque si no, tendrá que comprarles a ellos y más caro”, dijo el empleado de un Six de la Tecate en el norte de la ciudad, a unos cuantos minutos de la Loma de Rodriguera.

 

—¿Y si no cierran? ¿que no se supone que este expendio cierra hasta la una de la madrugada?

 

 

“Pues sí, pero no nos vamos a arriesgar a que nos tableen. Así que mejor lleve lo que se vaya a tomar. Ellos están dando el 12 pack a 250 pesos en los aguajes, nosotros todavía a 180.”

 

 

El joven encargado entra y sale de los refrigeradores del negocio, atendiendo a diestra y siniestra a los clientes que se agolpan en la pequeña barra. Los compradores saben que la restricción es cierta, y por eso vinieron antes de las once de la noche del sábado a adquirir su dotación de botes de Tecate Light.

 

 

“Yo no le voy a dar a ganar a esa gente, mejor me llevo lo que puedo, al cabos si sobra, otro día se puede tomar; no hay falla, compa”, comenta uno de los clientes.

 

 

Al trabajador del local se le cuestiona si a él personalmente fueron a amenazarlo.

 

 

“A mí no, pero ahí pregúntele al patrón, que él fue el que nos dio la orden de cerrar”, suelta, mientras cobra una nueva charola al primero de la fila que se nutre con el paso de los minutos. Por la avenida Álvaro Obregón, pasan dos patrullas de la Policía Estatal Preventiva.

 

 

En esta parte de la ciudad, castigada últimamente por el paso de la violencia y de los comandos rumbo a Tepuche, la vida sigue y la compra de alcohol se mantiene, aunque el miedo y la sicosis, obliguen a clientes y propietarios de expendios, a dejarle o no al crimen organizado una tajada del pastel.

 

 

“Ahí por la Loma tienen un aguaje... por si se anima, compa”, termina diciendo el empleado antes de que su cliente se vaya en el vehículo.

 

 

EL ORIGEN

 

 

Fue a partir del lunes 10 de agosto en que comenzaron a circular datos de que Los Chapitos supuestamente querían el negocio de la venta clandestina de alcohol en Culiacán a partir de las once de la noche. A nadie le harían daño, decían, si cumplen con el mandato.

 

 

Tampoco se trata de perjudicar a los negocios, aseguraban, pues los clientes pueden comprar todo lo que quieran a los expendios antes de la hora macabra. Una, dos, tres, cien charolas o cartones. La restricción no implica limitar que los clientes compren lo que quieran, pero solamente hasta las once de la noche.

 

 

“Amablemente el señor sicario me dijo que si me veía después de las once iba a valer verga”, escribió el propietario de uno de estos negocios, apenas ese lunes de 10 de agosto.

 

 

Al día siguiente, varios audios de jóvenes comenzaron a circular en los grupos de WhatsApp advirtiendo la nueva medida e informando una posible razón: el crimen organizado ha visto mermadas sus ganancias con la pandemia, por lo que necesita obtener recursos de donde sea para mantener la maquinaria de guerra y la estructura criminal que los hace fuertes.

 

 

“Desde ayer en la noche empezaron a reportar que llega gente armada a los expendios, a los particulares y a los del Six, a los Modelo también, ya no pueden vender cerveza hasta las once de la noche y ya nos comunicaron aquí en la empresa ahora en la mañana que sería de las nueve de la mañana a once de la noche, después de esa hora ya nadie puede vender cerveza más que la delincuencia organizada en todo Culiacán, ¿cómo la ves?”, cierra la voz.

 

 

Otro más señalaba: “Ya se saben la nueva de Los Chapitos, ya acapararon los expendios también, de las once pa' delante nadie va a vender cerveza más que ellos, a partir de este lunes empezó ese movimiento, ahorita me habló un camarada que tiene un depósito para la Toledo, ya le cayeron al bato, que, si cierra a las once con un minuto, son seis tablazos, le dijeron; a las once con dos minutos, doce tablazos y así sucesivamente”.

 

 

De manera incierta, en redes sociales también corrió el audio, sin que ninguna autoridad confirmara o descartara la situación, una situación inédita en la historia de Culiacán, puesto que es la primera vez que un grupo criminal somete a negocios de este giro.

 

 

“En la sindicatura de Eldorado ya llevan tiempo haciendo esto, desde que expulsaron a Los Dámaso, ellos controlan la venta de alcohol en la comunidad” dice un habitante de esta población.

 

 

“Se queda abierto un solo expendio y es al que se le tiene que comprar, de otra manera, el que se brinque esa orden, ya sabes lo que puede pasar”.

 

 

¿QUÉ DICE GOBIERNO?

 

 

Fue hasta que el tema alcanzó algunos medios de manera tímida, en que el Gobierno del Estado confirmó que, en efecto, los expendedores han informado tener miedo y por eso comenzaron a cerrar a las 11 de la noche.

 

 

El secretario General de Gobierno, Gonzalo Gómez Flores, afirmó el pasado 18 de agosto que no se han presentado denuncias de amenazas a los propietarios de expendios de cerveza en Culiacán, pero sí tienen información que los dueños se sienten intimidados.

 

 

En entrevista con medios, el funcionario estatal explicó que están enterados de la situación.

 

 

“Ellos lo que señalan (dueños de expendios) es que están cerrando a lo que se sabe a cierta hora y sí han manifestado que tienen sus temores y por eso lo cumplen”, comentó Gómez Flores.

 

 

Indicó que, aunque no ha habido denuncias formales, sí se ha tenido comunicación con los afectados a través de la Dirección de Alcoholes, mismos que han confirmado el temor existente.

 

 

Dijo que en la Mesa de Seguridad se analizará la forma de atajar el problema, aunque adelantó que será con la coordinación policiaca que ya existe.

 

 

EL RECORRIDO

 

 

En un recorrido realizado por varios negocios, los encargados aseguraron que sí están cerrando antes de la hora en que les tienen permitido vender de manera oficial.

 

 

Algunos mencionaron que gente armada les amenazó, pero otros señalaron que al conocer la noticia prefirieron no arriesgarse.

 

“No sabemos de quién son gente, por ahí dicen que son Los Chapitos. Han llegado armados en camionetas del año y nos dicen que ellos tienen sus aguajes y que, si no queremos ser tableados, que hagamos caso", expresó un empleado.

 

 

Por no saber y no querer arriesgarse, los demás trabajadores que saben de la situación, se han ajustado a la regla.?

 

 

“Yo por no arriesgarme hice caso, no me quiero exponer y a cómo está la cosa, no quisiera que me quemen el local o me agredan por desobedecer”, dijo una empleada del sector sur de la ciudad.?

 

 

En el Centro de la ciudad, aseguraron que desde la pandemia, han cerrado sus puertas temprano pero que conocen del miedo que se ha instalado entre los vendedores de cerveza en el municipio.?

 

 

"A mí no han venido a amenazarme, pero sabemos lo que ha pasado y la neta uno por no meterse en broncas mejor hace caso, no queremos que nos quemen los establecimientos o nos balaceen y roben la mercancía”, dijo otro empleado del sector centro.?

 

 

LA ANÉCDOTA

 

?

El lunes17 de agosto, un video de un expendio incendiado comenzó a circular en redes sociales y de inmediato se dijo en el mismo medio que lo habían quemado de manera intencional.

 

 

Horas más tarde, cuando el rumor cobró cuerpo de verdad, la Secretaría de Seguridad Pública, a cargo del teniente coronel Cristóbal Castañeda Camarillo, desmintió la versión y aseguró que el incendio fue provocado por un corto circuito.

 

 

DeprimeraNoticias acudió al sitio del siniestro y pudo entrar al negocio reducido a cenizas, acompañado por un empleado que mostró dónde habría comenzado el incendio que, en efecto, dijo que fue por un corto en el centro de carga, ubicado detrás de la barra, junto a una hielera de plástico.

 

 

“Fue un corto circuito, pero la ocasión se presta para el mitote. Nosotros aquí hemos oído del miedo que hay, pero no hemos hecho caso, estamos cerrando a la una de la mañana y no ha pasado nada", declaró el empleado.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA