Los grupos del Cártel de Sinaloa amenazan con llevar su guerra del campo a la ciudad
Publicado el: 13/07/2020 01:53:01 p.m. en
 Los grupos del Cártel de Sinaloa amenazan con llevar su guerra del campo a la ciudad
 

La pugna sangrienta entre células de
El Ruso y El Niní, jefes de sicarios de Ismael El Mayo Zambada, y los hijos de Joaquín Guzmán Loera, respectivamente, ya comenzó a extenderse por Culiacán, luego de que en las últimas semanas convirtieron algunos poblados de la sindicatura de Tepuche, sus carreteras y brechas, en un escenario de batalla en donde ambos grupos armados se debaten a muerte. El resultado: cada vez el fuego alcanza el casco urbano de la ciudad, pasando de los montes tepuchinos donde arde el polvo y el calor, hasta la traza de una capital que ya ha sido sacudida por otras guerras intestinas del Cártel de Sinaloa. Hasta ahora no se ve claro si los enfrentamientos terminarán, pero las Fuerzas Estatales y Armadas apenas empiezan a actuar tras quedar pasmadas por semanas.

 

 

 

Por Redacción De Primera Noticias.

 

 

 

La guerra entre los grupos comandados por El Ruso y Los Chapitos sigue arrasando con las comunidades del norte de Culiacán, y poco a poco se ha ido extendiendo al casco urbano de la ciudad, como el fuego en yerba seca.

 

 

De acuerdo con fuentes de seguridad del Gobierno del Estado, los grupos en disputa andan a la caza uno de otro, y ahora se ha extendido la búsqueda de integrantes de ambas células a la capital, lo que sigue cobrando víctimas.

 

 

Según personal de la Policía Investigadora consultado por DeprimeraNoticias, la pugna sangrienta entre ambos bandos no ha encontrado cauce a una negociación, luego de que El Mayo se negara a entregar a su jefe de sicarios, quien ya salió a adoptar toda la simbología de la Federación Rusa, al mandar colocar estandartes con un puño, emblema de la vieja URSS, a la entrada de la comunidad Aguacaliente de Los Monzón, en Tepuche.

 

 

En la semana que va del 13 al 23 de junio, la guerra se intensificó, e incluso entraron en acción las Bases de Operaciones Mixtas Urbanas, conformado por las Fuerzas Estatales y las Fuerzas Armadas, incluyendo la Guardia Nacional, con las cuales se dieron fuertes encontronazos estos dos grupos en disputa.

 

 

UN FIN DE SEMANA DE PERROS

 

 

La noche del viernes 12 de junio, mientras Sinaloa se acomodaban a la “nueva normalidad”, las corporaciones policiacas comenzaron a recibir reportes de un fuerte enfrentamiento armado más arriba de Aguacaliente de Los Monzón, hacia San Rafael, una zona ubicada a una hora de Culiacán.

 

 

Allá se debatieron los sicarios de El Ruso y Los Chapitos en una batalla a la que no entraron las Fuerzas Armadas y Estatales sino para contar los saldos de la refriega, con el aseguramiento de varios vehículos de modelo nuevo, y un arsenal completo.

 

 

La batalla de San Rafael duró horas, al menos desde las once de la noche del viernes y hasta la madrugada de sábado. Ahí “los rusos” encontraron a un sicario de Los Chapitos que no alcanzó a subirse a una Tacoma en la que iba.

 

 

Ese joven aparecería en un video siendo interrogado, diciendo que tenía cerca de un año trabajando de pistolero. Posteriormente, en otro video, se observa que fue mutilado.

 

 

Esa vez, la Secretaría de Seguridad Pública sólo envió un comunicado informando de manera escueta de los hechos; en las fotografías se observó el nivel de fuego de la batalla, al ser encontrados tirados fusiles automáticos, incluyendo un moderno Barret calibre .50 mm.

 

 

SEMANA VIOLENTA

 

 

Después de esta batalla, a partir del 17 de junio, se comenzaron a dar escaramuzas y encontronazos violentos, lo mismo entre grupos armados que con elementos de las Fuerzas Armadas.

 

 

Ese día miércoles al amanecer, un grupo de pistoleros se desplazaban con dos cadáveres en un Chevrolet Spark color gris rumbo al norte. Al llegar a la avenida Obregón y calle Sexta, de la Loma de Rodriguera, se toparon con la BOMU. Los ocupantes de un Jetta alcanzaron a escapar, pero no así quien trasladaba los cuerpos.

 

 

Esta escaramuza continuó el siguiente día, el 18 de junio, un enfrentamiento a balazos entre elementos de la Marina y pistoleros que dejó como saldo una serie de vehículos asegurados y armas de fuego en San Rafael; no se reportaron detenidos.

 

 

Al sitio, como otras veces, acudió el secretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo, sólo para declarar que no había personas arrestadas.

 

 

La información que dio el teniente coronel fue que un convoy formado por más de siete camionetas con hombres armados abrió fuego contra los uniformados, ganando de nuevo las tácticas utilizadas por las fuerzas federales.

 

 

Tras el tiroteo fueron aseguradas cinco camionetas, dos de ellas quedaron quemadas, así como dos armas largas, entre ellas una mini ametralladora y poco más de 10 mil cartuchos de distintos calibres.

 

 

Los delincuentes empezaron a disparar a los marinos y estos repelieron la agresión la cual duró más de 25 minutos. En el lugar quedaron quemadas dos de las camionetas en que circulaban los sujetos armados y tres más quedaron abandonadas.

 

 

Los marinos solicitaron apoyo por radio y en cuestión de minutos la zona fue sitiada por agentes de las distintas corporaciones y elementos del Ejército y de la Guardia Nacional.

 

 

BALACERA EN LOS ÁNGELES

 

 

Días más tarde se desató una balacera sobre la carretera a Imala, frente a los fraccionamientos Los Ángeles y Zona Dorada, la cual dejó un saldo de personas heridas y vehículos chocados y abandonados.

 

 

Sin embargo, las autoridades no confirmaron ningún herido en la refriega, pero sí tomaron dato de rastros de sangre que estaban en las unidades abandonadas sobre el camellón central de la carretera. Según testigos, por lo menos fueron vistas dos personas lesionadas.

 

 

Al parecer se trató de un operativo criminal para reventar varios domicilios en el sector. En el lugar se dijo que en el tiroteo participaron al menos cuatro unidades de modelo reciente, un automóvil Toyota Corolla de color gris, un automóvil sedán color tinto de modelo viejo, una camioneta Toyota Rav 4 de color gris y una camioneta BMW color blanco.

 

 

Según los informes en estos vehículos viajaban varios sujetos fuertemente armados que se enfrentaron entre sí, pero se desconoce si hubo personas fallecidas y privadas de su libertad, por la banqueta había rastros de sangre y de arrastre de una persona.

 

 

BANDERA RUSA

 

 

Un día más tarde, por la mañana, fue encontrado el cadáver de un joven identificado como José Luis, con domicilio en la colonia 21 de Marzo, a quien le clavaron una bandera de Rusia en el pecho.

 

 

El cuerpo se encontró a la altura de la Y griega, frente al cenotafio del narcotraficante de los años setenta, Pedro Avilés. La víctima tenía clavada el estandarte de cartón y plástico en el pecho con un cuchillo, lo que para agentes investigadores significa que era parte de las huestes de El Ruso.

 

 

Ese domingo, entre Culiacán y Navolato, se reportó el asesinato de otras 12 personas más, incluyendo el artero crimen del marisquero famoso conocido como El Mayo Zas, quien tenía varias sucursales en la ciudad y era el encargado de los cocteles del estadio de beisbol de los Tomateros.

 

 

OCHO DETENIDOS EN LA CAMPIÑA

 

 

El lunes 22 de junio, cuando patrullaban por el sector La Campiña, un grupo de sujetos armados inició un tiroteo que terminó rápido, pero sólo para provocar que la BOMU que paseaba serenamente diera con un domicilio ubicado por el bulevar Doctor Mora, frente a la plaza comercial Soriana.

 

 

El operativo incluyó el cierre de vialidades cercanas y se extendió por varias horas hasta que, una vez liberada una orden de cateo, ingresaron al inmueble y detuvieron a ocho personas, la mayoría hombres jóvenes, quienes tenían en su poder por lo menos 120 paquetes de cocaína con un peso desconocido y una maleta con 50 mil dólares en efectivo.

 

 

En el lugar también fue encontrada un arma larga, una pistola y diversos cargadores. Al solicitarle a la Delegación de la Fiscalía General de la República información sobre los detenidos, el área de prensa se negó a dar cualquier dato del suceso. Se desconoce si fueron puestos a disposición del MP federal.

 

 

CIERRE DE SEMANA

 

Por la tarde del martes 23 de junio, de nueva cuenta una BOMU se topó con sujetos armados en las cercanías del poblado de Los Tecolotes, sindicatura de Tepuche, en donde aseguraron un arsenal luego de registrarse un enfrentamiento que dejó un elemento herido.

 

 

La información obtenida por DeprimeraNotias señala que los hechos se suscitaron cuando un convoy de la Base de Operaciones Mixtas Urbanas se encontró con gente armada cerca de dicho poblado, iniciándose un tiroteo.

 

 

Los elementos activaron el botón de pánico del radio, y solicitaron refuerzos. Minutos más tarde la zona fue prácticamente inundada por elementos de todos los niveles de gobierno.

 

 

En un domicilio usado como guarida de un grupo armado fue localizado un arsenal compuesto por decenas de cargadores, fusiles de alto poder, en donde se incluye fusiles Barret calibre .50 mm, así como miles de cartuchos.

 

 

A pesar de una guerra que existe, ni el gobierno de Quirino Ordaz Coppel, ni el Fiscal Juan José Ríos Estavillo, ni menos el teniente coronel Cristóbal Castañeda, han salido a explicar por qué ha sido imposible contener la violencia en el norte del municipio.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA