Las fisuras del sistema de Justicia Penal que otorgan beneficios a los criminales
Publicado el: 24/09/2019 10:18:02 a.m. en
 Las fisuras del sistema de Justicia Penal que otorgan beneficios a los criminales
 

El sistema de justicia penal mexicano sigue teniendo fisuras que permiten que los imputados obtengan su libertad o consigan otros beneficios legales gracias a las malas prácticas legales que crea la corrupción. A principios de septiembre, dos personajes consiguieron ser absueltos debido a esta maraña de impunidad que protege más a los delincuentes que los ciudadanos comunes: Rubén Oseguera González, hijo de “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, fue absuelto del delito de delincuencia organizada en México, aunque todavía continúa con un proceso de extradición, y Gildardo López Astudillo, uno de los cabecillas de Guerreros Unidos involucrado en la desaparición de los 43 jóvenes de Ayotzinapa. A esto se le suma la desconfianza que genera el discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador, sobre todo cuando justo a fines de agosto se habló de entregar la primera propuesta de Ley de Amnistía, que permitiría dejar en libertad a miles de delincuentes en el país.




Por Alfredo Rendón. 

 

 

Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador le dice “fúchila” y “guácala” a la delincuencia organizada del país, y se prepara una propuesta de Ley de Amnistía, en las ciudades y los juzgados los delincuentes ya van ganando terreno gracias al manto protector de la impunidad.

 

 

A principios de septiembre otras dos noticias sacudieron la socavada confianza en el sistema de justicia mexicano: por un lado el hijo de uno de los narcos más beligerantes de la actualidad fue absuelto del cargo de delincuencia organizada, y por otro en Guerrero un juez dejó en libertad a Gildardo López Astudillo, alias El Gil, uno de los hombres relacioanados directamente con la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

 

 

Paralelo a ello, el Gobierno de López Obrador intentó responsabilizar de la liberación de uno de los involucrados en el incendio del table dance “El Caballo Blanco” de Coatzacoalcos, Veracruz, en donde 31 personas perdieron la vida por intoxicación provocada por el atentado, a la Fiscalía veracruzana, cuando ésta comprobó documentalmente que quien soltó en dos ocasiones a Ricardo N, alias “La Loca” fue la Delegación de la Fiscalía General de la República (FGR), dependencia a cargo de Alejandro Gertz Manero, cercano a AMLO.

 

 

Así, los enredos de la Cuarta Transformación no ha sido capaz de destejer la maraña de impunidad que se extiende no solo al artero ataque ocurrido en Coatzacoalcos a fines de agosto, sino también al ataque inaudito en Minatitlán que dejó un saldo de 13 personas asesinadas, entre ellas un niño de menor de edad, así como la masacre de Uruapan, en donde 19 personas presuntamente relacionadas con el crimen organizado fueron brutalmente ejecutadas y algunas colgadas de un puente vial.

 

 

Ante todo este panorama, López Obrador sólo ha hecho un “llamano” a los delincuentes a “portarse bien” y pensar en sus madres. Una de las últimas declaraciones realizadas por el presidente fue el lunes 9 de septiembre en Soto La Marina, Tamaulipas, una región sumamente castigada por la violencia:

 

 

“No estoy diciendo que no hay problema, estaba peor; o sea, estaba muy difícil, ustedes lo saben; ha ido bajando (la violencia), se ha ido serenando, hay menos inseguridad, hay un grupo (criminal) muy beligerante y lo estamos llamando a que le baje y a que ya nos portemos bien. ¡Ya! Al carajo la delincuencia, fúchila, guácala”, expresó el jefe del Ejecutivo muy en su tono.

 

 

Mencionó además que su gobierno no aplicará “el modelo del garrotazo que convirtió al país en un cementerio” e insistió en su estrategia integral de seguridad, de más empleo, educación y becas para los jóvenes. Sin embargo, tal pareciera que esta inacción le está dando cancha libre a los cárteles, que por ejemplo en Michoacán libran una guerra brutal entre las huestes de El Mencho y

 

 

En México lo premian, pero EU no suelta la extradición

 

 

El 29 de agosto, el Juez Octavio de Distrito de Procesos Penales Federales de Jalisco otorgó la sentencia absolutoria a favor de Rubén Oseguera González, “El Menchito”, hijo de Nemesio Oseguera Cervantes, líder del Cártel Jalisco Nueva Generacion, debido a que “no se acreditó su plena responsabilidad en la comisión del delito de delicuencia organizada”.

 

 

Pero no sólo fue él. En la misma resolución también fueron absueltos los miembros del CJNG de nombre Daniel Quintero Riestra, “El Danny”, jefe de plaza de la ciudad de Guadalajara; Jonathan García García, alias “John Perro”; Enrique Olivares Arreguín, “El Uruapan” y Joel Durán Macías, “El Joel”. “El Danny” también fue absuelto por uso de documento falso.

 

 

Sin embargo, esto no permitió que pisaran la calle ya que todos enfrentan otros delitos en tribunales diferentes, entre los que destacan lavado de dinero y homicidio. En cambio “El Menchito” mantiene una orden de extradición a una Corte Federal de Estados Unidos para ser procesado por narcotráfico.

 

 

Según el resolutivo de exoneración, al hijo de “El Mencho” se le acusó de que era integrante del CJNG “sin funciones de liderazgo” mientras que otra imputación decía lo contrario. Fue así como un tribunal le concedió un amparo para revisar esta situación que al final de cuentas le permitió quedar absuelto sólo por este delito.

 

 

“El Menchito” es uno de los hombres que han usado el sistema de justicia como “puerta giratoria”, ya que en 2014 y 2015 fue detenido dos veces, y en esas ocasiones salió en libertad. Pero ya en junio de 2015 fue reaprehendido en Zapopan, Jalisco, y desde entonces va ganando batalla judicial tras batalla, ya que tampoco procedió en su contra el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

 

 

En cambio, a Rubén Oseguera se le negó el amparo contra la orden de extradición casi al mismo tiempo, lo que parece indicar que, como la mayoría de los delincuentes mexicanos, no será juzgado por los tribunales mexicanos sino por los de Estados Unidos, gobierno que termina por sentenciar a los criminales y arrancarles varios millones de pesos.

 

 

El Gil de Ayotzinapa

 

 

Otro que se une a la exoneración escandalosa fue Gildardo Lopez Astudillo, alias “El Gil”, quien es acusado de ser uno de los jefes del grupo criminal Guerreros Unidos, y quien fue procesado por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

 

 

“El Gil” salió en libertad el sábado 31 de agosto, en la víspera del Primer Informe de Gobierno de AMLO, justo también cuando la administración dio a conocer que ya se presentará dentro de poco la Ley de Amnistía, la cual consiste en otorgarle beneficios legales a delincuentes llamados “menores”, es decir, que no hayan cometido delitos graves castigados por el Código Penal.

 

 

Esta liberación, que exhibió el fracaso de la justicia mexicana, también se dio a unas semanas del quinto aniversario de la desaparición de los jóvenes estudiantes de Guerrero. El juez de la causa desestimó más de la mitad de las pruebas presentadas contra López Astudillo, ya que la FGR no logró consolidar el caso.

 

 

“Se dicta sentencia absolutoria en favor de Gildardo López Astudillo, alias ‘El Gil’, por el ilícito de privación de la libertad, en la modalidad de secuestro”, se lee en la sentencia, donde además se conoce que también fueron absueltos y liberados otros tres hombres: Joaquín Lagunas Franco, “El Omega”,  Juan de la Puente Medina, y Óscar Veleros Segura, acusados por el delito de delincuencia organizada.

 

 

Ley de Amnistía

 

 

El 30 de agosto, mientras las redes sociales eran inundadas de la promoción del Primer Informe de AMLO, el Consejero Jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra, declaró que ya se tiene preparada la propuesta de Ley de Amnistía, de la cual dijo tiene “muchas bondadas” y ayudará a “pacificar el país”.

 

 

De acuerdo con uno de los puntos claves, esta legislación apoyará sobre todo a los jóvenes que han sido cooptados por el crimen organizado, otorgándoles beneficios legales en caso que querer abandonar la vida delictiva.

 

 

También se enfocará en campesinos que se dediquen al cultivo de enervantes y a otros grupos vulnerables que por necesidad, se han visto involucrados en actividades delincuenciales.

 

 

De ahí que por ejemplo, López Obrador señaló tras el atentado en Coatzacoalcos que uno de los presuntos responsables es un menor de 15 años, refiriéndose que la delincuencia utilizaa menores de edad para cometer brutales asesinatos. 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

naltrexone buy online

where to buy naltrexone online buy low dose naltrexone canada

amoxil without insurance

amoxicillin without insurance click

buy abortion pill online

buy abortion pill online miconsoladoryyo.com
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA