“Es inconstitucional la prohibición de la marihuana”: SJCN
Publicado el: 12/03/2019 01:02:47 p.m. en
“Es inconstitucional la prohibición de la marihuana”: SJCN
 

 

Un nuevo capítulo en la lucha de la sociedad civil por la legalización de la marihuana, tanto para uso médico como recreativo, se dio el pasado 22 de febrero cuando la SCJN declaró inconstitucional la prohibición de la cannabis, por lo que se abrió la puerta a una lluvia de amparos que deberán ser atendidos y aprobados por los jueces y magistrados federales en todo el país.

 

 

 

Por David Fuentes M.

 

 

 

A partir de este lunes 25 de febrero, quien quiera sembrar, cosechar y fumar marihuana para uso recreativo, deberá acudir a tramitar un permiso a la Comisión Federal de Protección a Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

 

 

Debido a que esta actividad no está permitida, la COFEPRIS le negará el permiso, por lo que una vez que reciba el rechazo por escrito, deberá presentarse ante un Juez de Distrito en Materia Administrativa para solicitar un amparo.

 

 

Desde el lunes pasado, todos los jueces y magistrados federales están obligados a otorgar amparos a quienes así lo requieran para la siembra y consumo de cannabis, con lo que se espera una lluvia de solicitudes de amparos en todo el país.

 

 

Lo anterior debido a que el 22 de febrero, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) publicó en el Semanario Judicial de la Federación una jurisprudencia que establece que es inconstitucional la prohibición al consumo lúdico de la marihuana prevista en la Ley General de Salud.

 

 

La SCJN publicó ocho tesis de jurisprudencia que señalan como inconstitucionales los artículos 235, último párrafo, 237, 245 fracción I, 247 último párrafo, y 248 de la Ley General de Salud en las porciones normativas que establecen la prohibición para que la Secretaría de Salud emita autorizaciones para actividades relacionadas con el autoconsumo de marihuana con fines lúdicos o recreativos, es decir, sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer y transportarla.

 

 

La SCJN establece que esta prohibición provoca una “afectación innecesaria y desproporcionada en el derecho al libre desarrollo de la personalidad” en comparación “con el grado mínimo de protección a la salud y al orden público que alcanza dicha medida”.

 

 

Con los cinco amparos otorgados por la Corte desde 2012 (amparos 237/2014, 1115/2017, 623/2017, 548/2018 y 547/2018) se reunió el requisito necesario para establecer jurisprudencia y que de esta manera, cualquier ciudadano pueda solicitar un permiso al Gobierno Federal para sembrar y consumir marihuana para fines personales, no comerciales. El pasado 13 de febrero, la Corte dio aviso al Senado y a la Cámara de Diputados de la aprobación de las tesis de jurisprudencia.

 

 

 

Las desventajas

 

Pese a que la jurisprudencia de la SCJN sienta un gran precedente en la lucha por la legalización de la marihuana, aún quedan pendientes muchos detalles que deben ser atendidos. Uno de ellos es sobre la procedencia de la semilla de la cannabis que debe poseer el ciudadano amparado para poder sembrarla.

 

La semilla debe ser importada pero las leyes mexicanas todavía la contemplan como mercancía prohibida, por lo que se debe tramitar otro amparo para que la COFEPRIS expida un permiso para la adquisición de la semilla.

 

En julio de 2018, la SCJN otorgó un amparo al ex senador y ex aspirante presidencial independiente, Armando Ríos Piter, y a otros dos ciudadanos más que ya tenían autorización legal para su consumo, para comprar o importar semilla de marihuana. Esto se dio luego de que la COFEPRIS les negara el permiso correspondiente para importar la semilla, lo que calificaron como “violación al libre desarrollo de la personalidad”.

 

La venta ilegal de semillas de marihuana se ha vuelto un negocio floreciente en internet. En México existen decenas de portales que ofrecen hasta 30 diferentes clases de semillas cuyo precio ronda los 120 pesos por una envoltura con cinco semillas, aunque en compras mayores a 300 pesos prometen “semillas de regalo”.

 

Otras páginas extranjeras se promocionan señalando que “algunas de las mejores plantas de cannabis más ricas del mundo tiene su origen en tierras mexicanas”. Para el envío de las semillas, con un valor de hasta 14 euros, piden paciencia y que se esté “dispuesto a esperar el tiempo que el correo mexicano lleve el pedido a tu casa”, aunque prometen “no decepcionar”.

 

La larga lucha por la cannabis legal

 

En noviembre de 2015, los activistas a favor de la legalización sortearon el primero de muchos obstáculos en el largo proceso por la despenalización de la marihuana. La SCJN, en resolución de cuatro votos a favor y uno en contra, falló a favor de cuatro personas que conforman la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART), una organización civil creada por algunos representantes de México Unido Contra la Delincuencia, quienes, sabiendo la respuesta que obtendrían, se acercaron en un principio a la COFEPRIS para solicitar una autorización para autocultivar marihuana sin fines de lucro.

 

 

La respuesta (deseada por el SMART) fue negativa y la resolución impugnada, por lo que la SCJN tuvo que atraer el caso. Tras dos años, los jueces de la suprema corte se pronunciaron a favor con argumentos como este: “Para mí no se trata de un asunto penal, se trata de la libertad de la persona, de la posibilidad que tiene una persona, de la elección, del destino y del modelo de vida que esta persona desea dentro del marco del derecho” (ministra Olga Sánchez Cordero).

 

 

Otro argumento fue el siguiente: “La experiencia de los últimos años demuestra que la política prohibicionista ha fracasado sin que haya disminuido la prevalencia de las adicciones en el mundo ni en nuestro país, por lo mismo se requiere de un cambio […] es claro que la política que limite el acceso a sustancias controladas ha contribuido a incrementar la violencia y la corrupción asociadas a la delincuencia” (ministro José Ramón Cossío Díaz).

 

 

A partir de entonces, la SCJN empezó a recibir varias solicitudes de amparos por parte de organizaciones civiles y personas que, consumidoras regulares de marihuana, habían decidido sembrarla en su propia casa en lugar de seguir comprándosela a algún narcotraficante o dealer.

 

En cuanto a la cannabis para fines médicos, el 28 de abril de 2017 la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley General de Salud y al Código Penal Federal para eliminar la prohibición y penalización por uso medicinal y de investigación de la marihuana.

 

 

A partir de entonces, varias empresas trasnacionales empezaron a interesarse por el potencial mercado mexicano del cannabis medicinal que, de acuerdo con varias estimaciones, oscilaría entre los mil 200 y 2500 millones de dólares a un plazo no mayor de 20 años.

 

 

Sin embargo, a pesar de que desde finales de 2018 la COFEPRIS de la administración pasada emitió los lineamientos para la comercialización de productos con cannabis medicinal, la actual administración encabezada por José Alonso Novelo los mantiene en suspenso, con lo que, en caso de revocar los lineamientos, el gobierno mexicano se metería en problemas legales pues ya existen permisos e inversión por parte de empresas que buscan entrar en el negocio.

 

 

Y aunque la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se pronunció por la legalización de la marihuana y la despenalización del cultivo de amapola, estos temas han quedado en suspenso mientras el nuevo sexenio agarra impulso. Por lo que actualmente sigue siendo la vía burocrática-legal de la solicitud de permisos y amparos la única disponible para los consumidores de la cannabis.

 


DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA

buy abortion pill online

buy abortion pill online miconsoladoryyo.com
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA