"De nada sirvió que bajáramos las cortinas": Comerciantes del Centro
Publicado el: 22/06/2020 03:08:05 p.m. en
"De nada sirvió que bajáramos las cortinas": Comerciantes del Centro
  

El pasado 18 de marzo, cuando en Sinaloa solo había un caso positivo de Covid 19, además de tres sospechosos en Culiacán, Guamúchil y Sinaloa de Leyva, los comerciantes del centro recibieron la orden de bajar sus cortinas.

 

 

Al principio, la mayoría se opuso: los números oficiales eran bajos, había mucha desinformación sobre el Covid y las autoridades seguían manejando una actitud que no reflejaba la gravedad del problema que se venía.

 

 

Sin embargo, a regañadientes, los comerciantes del centro hicieron caso a las autoridades. Pero después de la muerte del dirigente de los locatarios del Mercado Garmendia, Joaquín Quintero, las autoridades tomaron la decisión de cerrar el centro.

 

 

Colocaron cintas amarillas y conos e instalaron a policías de tránsito para evitar que los vehículos circularan por todo el primer cuadro, desde avenida Álvaro Obregón al Malecón, boulevard Francisco I. Madero y Donato Guerra.

 


Desde entonces el centro sigue cerrado, con solo algunos comercios considerados del giro esencial abiertos, la mayoría con las cortinas abajo y los candados puestos, por lo que unos cuantos ya no podrán reabrir ante las pérdidas económicas luego de más de dos meses sin trabajar.

 

 

“Al principio nos dijeron que 14 días. Después la fecha se fue alargando. Luego nos dijeron que regresaríamos el 20 de abril, es decir un mes después de que cerramos, pero entonces empezaron a salir brotes de la epidemia por todas partes y todo el comercio tuvo que cerrar. Después del 20 de abril nos dieron fecha para iniciar labores el 12 de mayo porque nos pidieron que no celebráramos el Día de la Madres”, señala Miguel Ángel Millán, líder de los comerciantes del centro, quien ha encabezado varias marchas al Ayuntamiento con la intención de reunirse con el alcalde Jesús Estrada Ferreiro.

 

 

De Primera Noticias: ¿En qué momento se acercaron a los comerciantes del centro para ordenarles que cerraran todos los comercios?

 


Miguel Ángel Millán: A nosotros nos visitó gente de la Dirección de Inspección y Vigilancia del Ayuntamiento el 18 de marzo. Se nos comenzó a pedir que bajáramos las cortinas porque se avecinaba una pandemia. Y nos estaban pidiendo una cuarentena para poder reabrir después nuestros negocios. Nosotros acatamos el llamado de la autoridad municipal y cerramos el 20 de marzo. Al principio estábamos un poco reacios todavía por la cuestión de cómo voy a cerrar el negocio, pero con la información que estaba fluyendo en ese momento, tanto por redes sociales como por la prensa, tuvimos miedo de contagiarnos y bajamos las cortinas para cooperar con la mitigación de la pandemia.

 

 

¿Cuánto tiempo les dijeron que estarían cerrados los negocios?

 


Al principio nos dijeron que 14 días. Después la fecha se fue alargando. Luego nos dijeron que regresaríamos el 20 de abril, es decir un mes después de que cerramos, pero entonces empezaron a salir brotes de la epidemia por todas partes y todo el comercio tuvo que cerrar. Después del 20 de abril nos dieron fecha para iniciar labores el 12 de mayo porque nos pidieron que no celebráramos el Día de la Madres. Después del 12 de mayo nos dieron fecha para el 28 de mayo. Nosotros nos acercamos y ellos nos dicen que todavía no tienen fecha. Entonces el gobierno del estado mencionó que a partir del 1 de junio se abriría la mayor parte de los negocios y nos esperanzamos a abrir ese día. Pero ese día nos manejaron la fecha que hasta el 15 de junio y fue entonces que salimos a manifestarnos porque ya no soportamos más tiempo sin trabajar.

 

 

¿Qué respuesta les ha dado el alcalde?

 


Solo hemos sido recibidos por su secretario particular. Nos recibió de manera muy informal, en el pasillo, con una libreta y una pluma y empezó a hacer apuntes. Quedó en resolvernos. Quedó de avisarnos cuándo nos iba a recibir el alcalde pero nada.

 


¿Cuáles son todas las peticiones que hacen a las autoridades?

 

 

Nosotros pedimos la reapertura de las calles del primer cuadro de la ciudad, pedimos el regreso de los camiones urbanos al primer cuadro de la ciudad y pedimos que se nos permita abrir las cortinas de todos los giros comerciales en el centro.

 

 

Sin embargo, el alcalde en las reuniones virtuales que ha sostenido estos días con empresarios y cámaras dice que en caso de darse la reapertura en estos días se hará de manera gradual y solo por algunos negocios.

 

 

Ese es uno de los conflictos que estamos teniendo porque nuestra lucha es por todo el comercio. Queremos que nos permitan reabrir a todos los negocios. No tenemos giros peligrosos que puedan propiciar contagios en la población. Nosotros cerramos los negocios porque buscamos cooperar con la autoridad para evitar un brote masivo de covid, pero ya vimos que no sirvió de nada bajar las cortinas, que sacrificaramos nuestra economía, porque los casos siguieron aumentando. Entonces no es el mercado o el primer cuadro el que está generando los contagios.

 

 

Pero ustedes están conscientes de que en el centro obviamente se aglomera mucha gente y eso es un foco de contagio.

 

 

Estamos conscientes y queremos trabajar con las debidas precauciones. En un principio ignorábamos los cuidados que debíamos de tener para evitar la propagación, pero a estas alturas hemos sido informados por distintas vías de cómo prevenir. Hemos ya visto infinidad de casos que se han presentado, ya tenemos la experiencia de la gente que ha tenido el padecimiento y que ha salido adelante y cómo se puede prevenir y cómo incluso se puede tratar cuando ya lo tienes. Sabemos que tenemos que lavarnos las manos constantemente, usar gel antibacterial, tapabocas, mascarillas, lentes, que tenemos que manejar una sana distancia, que tenemos que sanitizar las áreas donde se toca con las manos. Nosotros ya sabemos las medidas que debemos de tomar para tratar de mitigar el contagio. Tenemos la preparación adecuada para poder atender al público con la debida atención. Si un cliente llega a nuestro negocio sin tapabocas no lo vamos a dejar entrar. Nosotros lo vamos a portar siempre también. Y vamos a tener el gel y el desinfectante en nuestro negocio también. 

 

 

¿Del gobierno del estado han tenido algún acercamiento?

 


Cuando hicimos la marcha en la Obregón, nos dirigimos al Palacio de Gobierno a exigir una respuesta, y ahí nos recibieron de la Secretaría de Economía, donde nos hicieron una invitación para tomar unos cursos de capacitación sobre cómo atender a nuestros clientes para evitar el contagio. Pero cuando llegamos a levantar las cortinas ya con el apoyo que nos habían dado, sanitizante, mascarillas, incluso, termómetros para medir la temperatura de la gente, nos encontramos con que no podíamos reabrir los negocios, cuando ya estaban trabajando las grandes cadenas comerciales en todas sus áreas, con todos sus productos a la venta, ya no había cordones amarillos cerrando ciertos espacios, que es lo mismo que vendemos aquí en el centro.

 

 

Desde el gobierno no se le ha dado el mismo trato a las grandes cadenas comerciales que a los pequeños comerciantes del centro.

 


Exacto. Incluso, con la reapertura de los expendios de cerveza, nosotros consideramos una injusticia y una promoción al vicio y al contagio que hayan abierto esos giros de venta de cerveza porque sabemos que se relaja la disciplina con la cuestión de la bebida alcohólica. Hay situaciones que nosotros no consideramos justas porque el comercio que nosotros estamos ejerciendo es un comercio lícito, es un comercio que provee de las necesidades de la gente, nosotros manejamos productos de toda clase, pero no manejamos bebidas alcohólicas. Entonces consideramos una injusticia que hayan abierto los expendios de cerveza para que la gente tome y que no nos permitieran a nosotros trabajar. Somos testigos de cómo las grandes cadenas comerciales no cerraron ni un día y nosotros casi vamos ya para tres meses con las cortinas abajo.

 

 

¿Cómo le están haciendo con los gastos, con la renta de los locales y el pago de los servicios?

 


Esa es otra cuestión. La mayoría de los comerciantes renta su local. El local más barato en el primer cuadro te cuesta 10 mil, 20 mil pesos, aunque hay locales de 30 mil y hasta 50 mil pesos mensuales. Si tú no tienes trabajo cómo vas a pagar esa renta. El recibo de la luz, el agua, la nómina, los pagos al Seguro Social, Infonavit, imagínate nada más las empresas que tienen que subsanar todos estos gastos sin venta. Yo tuve que llegar a un acuerdo con mi arrendador de pagarle la mitad de la renta, aunque no estuviera trabajando, para que no me quitara el local. Tuvimos que llegar a un acuerdo de decir, sabes qué, te voy a pagar la mitad de la renta hasta que me dejen trabajar para no perder yo el local. Pero mi caso es excepcional porque yo tengo 22 años trabajando en ese local. La persona que me renta me tiene mucha confianza y me está apoyando, pero hay gente que no está recibiendo ninguna clase de apoyo, hay negocios que tuvieron que entregar la llave porque no pudieron seguir pagando.

 

 

¿Hay negocios que ya no podrán reabrir, que ya quebraron?

 


Tenemos el caso de Mercería Jiménez, en el edificio Clouthier, de la Michoacana en la esquina de Ángel Flores y Donato Guerra, y tenemos a Casa Alicia, que también tuvo que cerrar sus puertas definitivamente. Ellos no soportaron esta pandemia.

 

 

¿De qué están viviendo los comerciantes del centro que llevan casi tres meses sin poder atender sus negocios?

 


Nosotros estamos viviendo de los ahorros, los que tenemos un pequeño ahorro, y los que no, han tenido que ir a empeñar sus cosas para poder sobrevivir con los gastos.

 

 

¿Qué opinión le merece la declaración del alcalde Estrada Ferreiro que dice que en caso de darse la reapertura, tendrá que ser por determinados giros?

 

 

Nosotros abogamos por una apertura general. Nosotros no estamos manejando negocios o giros que pongan en riesgo la salud de la gente. Nuestros negocios son venta de calzado, venta de ropa, nosotros no tenemos los locales llenos de gente todos los días. Nosotros podemos tener 10, 15 clientes al día, en el transcurso de las 9 de la mañana a las 7 de la noche. Podemos espaciar perfectamente la atención a los clientes sin tener aglomeraciones. Por eso consideramos injusto que nos mantengan cerrados cuando no tenemos la afluencia de gente que tienen las grandes tiendas.

 

 

 

 

 

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA