Salpican los personajes perversos en la elección a la gubernatura
Publicado el: 18/03/2021 08:01:30 a. m. en
Salpican los personajes perversos en la elección a la gubernatura
 

 

Una vez que se extravió cualquier rasgo de vergüenza, los partidos y los políticos se bañan juntos en las cloacas del poder mientras los sinaloenses gritan a todo pulmón que se construya una opción electoral que saque al estado del atolladero económico, sanitario y de incertidumbre total en que se encuentra. Pero los ambiciosos saltan de una candidatura a otra, de sigla en sigla, y la avaricia por servirse los recursos públicos los hace ciegos y sordos. ¿Y ahora, quién podrá ayudarnos?

 

 

Redacción Deprimera Noticias

 

 

Cuando el sábado 27 de febrero vino a Culiacán el dirigente del Movimiento Regeneración Nacional, Mario Delgado Carrillo, a anunciar la alianza electoral con el Partido Sinaloense, le puso un bombillo político a la candidatura a gobernador de Rubén Rocha Moya, pero igual la bomba estremeció a los demás partidos y sus pretensos que trataron de tumbar a como sea el pacto entre Morena y el PAS.

 

Delgado Carillo retrasó por casi dos meses la concreción del acompañamiento del partido de Héctor Melesio Cuén Ojeda, ex rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, a la aspiración de Rocha Moya, quien también condujo las riendas de la UAS. El 9 de enero el líder de Morena daría a conocer tal acuerdo, pero la rebelión de importantes cuadros lo llevó a posponer aquello que fue cocinado desde los dos últimos meses de 2020.

 

“El acuerdo fundamental con el PAS es en la candidatura a Gobernador, que el PAS ayude a Rocha Moya para gobernador”, dijo Delgado en el evento al que acudieron Rocha y Cuén, los mismos que en la campaña electoral de 2018 se lanzaron acusaciones, tal y como lo han hechos todos los que hoy quieren convertirse en gobernador.

 

El caso más claro es Sergio Torres Félix, quien dejó el tricolor que lo sacó de recoger basura en el Ayuntamiento de Culiacán y lo llevó a ocupar la Presidencia, con un sinnúmero de hechos corruptos en su administración como la pavimentación de la Avenida Álvaro Obregón, documentado el atraco por Iniciativa Sinaloa.

 

Para El Cholo Sergio Torres y su patrón el empresario local Juan Fernando Patiño Flores —el cual se convirtió en millonario durante dicha administración siendo el principal proveedor, con contratos leoninos y ganancias millonarias utilizando todo tipo de empresas– todos son unos corruptos menos ellos. La política retomó la esencia oscura donde sí es posible pactar con el diablo para dominar en todos los espacios públicos, se hará sin mostrar vergüenza o arrepentimiento por hacerlo.

 

Pero ahora entre Morena y el PAS los agravios han desaparecido para darle paso al pacto de poder sellado entre los dos que reñían públicamente. Mario Delgado les levantó la mano a Rocha y Cuén, mientras el morenista explicaba que esta alianza “es por el bien de Sinaloa pues prevé tener mayor alcance y aceptación política estatal con la inclusión del PAS” y el líder pasista, que tuvo que hacer a un lado su propia candidatura a gobernador, ofreció: “vamos con todo, de eso se va a tratar, se van a dar cuenta de la sinergia que van a tener el partido Morena y el Partido Sinaloense”.

 

 

Los daños colaterales

 

No obstante, en donde más activismo produjo la unión de Morena con el PAS fue en el cuartel de campaña de la otra coalición que formalmente constituyeron los partidos Revolucionario Institucional, Acción Nacional y de la Revolución Democrática —el PRIAN— y que también un enorme segmento de electores considera perversa y cínica. Tanto el dirigente del PRI, Jesús Valdés Palazuelos, como el candidato del bloque “Va por Sinaloa”, Mario Zamora Gastélum, se apresuraron a la contraofensiva.

 

“Dios los hace y ellos se juntan. Al verse de picada en las encuestas, a Morena no le quedó de otra más que hacer esta alianza, misma que muchos de sus partidarios están en contra”, dijo Zamora

 

De la misma manera entró al quite Jesús Valdés para considerar que al unirse Morena con el PAS, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador demuestra que en Sinaloa “necesita bules para nadar” y que “traen muchos problemas y resistencias de los militantes de Morena por la candidatura común, lo dicen ellos mismos al interior, cuando hay voces dentro de Morena que descalifican la alianza”.

 

Sin embargo, la respuesta puso a la vista el impacto de perder a un posible aliado, el PAS, que el PRI consideró ofreciéndole todo, menos la gubernatura, para que formara parte de la alianza en que participan también PAN y PRD.

 

Tan certero fue el golpe que para mitigar los daños electorales el PRI acudió a personajes oscuros y cínicos de la política como el ex gobernador Francisco Labastida Ochoa y Juan Millán, quienes llevaron de la mano la campaña de Mario López Valdez —una de las administraciones más corruptas en la historia de Sinaloa—, que le regaló a la familia Labastida los negocios del gasoducto que cruza por Sinaloa en manos de Pancho Labastida junior y el Centro de Ciencias a su hija sin tener el perfil para el puesto.

 

Un Cholo en la UAS

 

Como si hiciera falta mayor confrontación en el ambiente político donde unos pactan con otros y de ser posible hasta con el diablo con tal de sacar adelante sus proyectos de poder, le entró a la riña el candidato del Movimiento Ciudadano, Sergio Torres Félix, al meterse a las instalaciones de Ciudad Universitaria en Culiacán para grabar un mensaje de crítica a la alianza entre Morena y PAS.

 

“A Cuén y a Rocha los une el miedo, por eso hicieron la alianza maquiavélica y convenenciera. Rocha y su partido están hundiendo su propio barco", dijo Sergio Torres, señalado éste de tener su propio pacto con poderes fácticos de Sinaloa. “La candidatura común genera gran división al interior de ambos partidos”, opinó el ex alcalde de Culiacán, ex priista y ex secretario de Pesca del gobierno de Quirino Ordaz —a quien también se le ha ido al cuello.

 

La respuesta a Sergio Torres vino de parte del pasista Robespierre Lizárraga que grabó otro video frente al edificio que alberga al Ayuntamiento de Culiacán para recordar actos de corrupción que cometió el ex alcalde y puso de ejemplo el gasto en arbolitos iluminados que acabaron siendo basura y la obra del par vial que se convirtió en el saqueo descomunal de recursos públicos.

 

También la UAS emitió un comunicado oficial solicitando a los candidatos a puestos de elección popular que respeten los recintos universitarios y se apeguen a lo que establece la autonomía de la casa de estudios.

 

“La UAS, los universitarios, queremos seguir cosechando logros académicos, brindando apoyo a la juventud y auxiliando hasta donde nos es posible a la población en estos tiempos que son un desafío para todos. Esas son las tareas que nos ocupan. Hacia ello apunta la petición de respeto a nuestro trabajo que ahora externamos”, subrayó.

 

Durante el periodo de campaña saldrá toda la mezquindad y podredumbre política salpicando todo a su paso, hasta aquellos espacios que son patrimonio sagrado de los sinaloenses, por las ambiciones de poder que pretenden la gubernatura, alcaldías y diputaciones locales y federales sin importar los medios con los que obtengan esas posiciones. De parte de una alianza o de la otra, o desde cualquier camarilla mafiosa, empezó la guerra que rociará a Sinaloa de inmundicias.   

 

El Millanato no está muerto: sólo se maquilla

 

En otro reality show de la política sinaloense donde el principal ingrediente es la falta de vergüenza, el 27 de febrero se armó el tinglado y fueron encendidos los reflectores para anunciar la resurrección del clan político que lidera Juan Sigfrido Millán Lizárraga, el ex gobernador que todavía en 2018 pudo colocar a Mario López Valdez en la gubernatura y que ahora utiliza los residuos de poder para atrincherarse detrás del nuevo Partido Fuerza por México para ver qué puede conseguir en la pepena 2021 de puestos de elección popular.

 

Detrás de su hijo Juan Ernesto Millán Pietsch y de Rosa Elena Millán Bueno, Juan Millán Lizárraga construye la alternativa política con la cual negociará para prolongar la influencia e inclusión en el presupuesto público de la estirpe y la lealtad que le queda después de perder el dominio total que durante dos décadas tuvo en el PRI y en los sexenios de Jesús Aguilar Padilla y Malova.

 

El evento destartalado y sorpresivo que presidió Gerardo Islas Maldonado, dirigente nacional de Fuerza por México, sirvió de marco para presentar a Juan Ernesto Millán Pietsch como representante estatal de PFxM y “destapar” a Rosa Elena Millán Bueno como aspirante a la precandidata a la gubernatura. “En Sinaloa inician el sueño de la evolución democrática de la vida pública de este estado”, dijo Islas.

 

Cobijado en el malovismo como premio a su padre por haber ayudado a López Valdez a traicionar al PRI y desterrado en el gobierno de Quirino Ordaz de las posiciones de primer nivel, Juan Ernesto dejó de aparecer en los planes priistas locales y fue borrado de la boleta electoral que se someterá a consideración de los electores el próximo 6 de julio. Desde el destierro y la intrascendencia no le quedó otra vía que la de abandonar al PRI e inscribirse en la enésima aventura política.

 

No hubo trámites ni matices. Gerardo Islas lo dijo todo: “Mi reconocimiento a quien hoy llega al partido, a quien se suma a este trabajo encabezado por Juan Millán, porque creo que Millán con Millán, es como vamos a lograr el triunfo de Sinaloa, por eso bienvenida Rosa a tu color, al color de tu nombre, juntos vamos a lograr los anhelos de miles y miles de sinaloenses se hagan realidad, aquí tienes tu casa”.

 

Y así el millanismo respiró otra vez en Sinaloa demostrando que no estaba muerto, ni andaba de parranda. Lo que hacía era cubrirse de cosméticos de color rosa para escenificar la nueva mascarada. No la comparsa priista sino la de negociar, intrigar y canjear para que las siglas JSM y JEMP sigan en la memoria de ciudadanos, sólo para lo que se ofrezca.

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA