Pelean Quirino y el presidente López Obrador por reabrir escuelas
Publicado el: 07/04/2021 09:32:37 p. m. en
Pelean Quirino y el presidente López Obrador por reabrir escuelas
 

 

Lo que le faltaba a Sinaloa era que la pandemia de coronavirus se empalmara con la plaga de políticos… y sucedió. La orden que dio el presidente Andrés Manuel López Obrador para regresar a las clases presenciales en las escuelas se transformó en estrategia para captar votos y en la voz de arranque de la competencia para ver quién lo hace primero: el gobierno del estado o el federal.

 

Por Redacción Deprimera Noticas

 

Para cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador le ordenó el 16 de marzo a la Secretaría de Educación Pública que prepara la estrategia para el regreso a las aulas en forma presencial, en Sinaloa ya había cobrado forma todo un plan tendiente a hacerle creer a la población que existen condiciones para la normalización de las actividades escolares con dos propósitos: subirle la popularidad al Gobernador Quirino Ordaz Coppel y ganar los votos de los padres de familia para los candidatos del Partido Revolucionario Institucional.

Inclusive antes, desde que el Secretario de Educación Pública y Cultura del Gobierno del Estado, Juan Alfonso Mejía López, figuraba como el favorito de Quirino Ordaz para ser el candidato a la gubernatura por la alianza en la que van junto al PRI los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática se urdió la táctica de utilizar la reactivación educativa como carnada para jalar votos.

En agosto de 2020 la SEPyC preparó la organización del regreso presencial a las escuelas iniciando por los municipios con menores casos de contagios y decesos derivados de la Covid-19, sin embargo el repunte que se registró y que continúa hasta la fecha, evitó que se pusiera en peligro la vida de miles de niños y jóvenes. En aquel momento el único sustento de la valoración para el retorno a las escuelas era la aspiración del secretario Mejía.

Desde entonces el gobierno de Quirino Ordaz ha sostenido la idea de reanudar las clases con los alumnos en las aulas, así como ha procedido a permitir aglomeraciones humanas en estadios, playas, centros comerciales y la vía pública. De hecho, para presumir la reactivación total de Sinaloa solamente le falta abrir playas, lo cual hará en Semana Santa, y reanudar las labores pedagógicas cara a cara maestros y alumnos, que hará realidad en cualquier momento.

Quiso restablecer las clases presenciales en enero y Juan Alfonso Mejía estaba listo para obedecer la orden. “Así será, el gobernador ya lo ha anunciado” declaró el secretario de Educación en la víspera de que la segunda oleada del virus SARS-CoV-2 llegara a Sinaloa con la intensidad de los meses de mayor afectación, con más de cien contagios y arriba de quince decesos diarios.

Frente a tal medida de alto riesgo que se intentó dar, el sector magisterial se le atravesó al gobernador y al titular de la SEPyC al negarse la sección 53 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación a regresar a clases en tanto la emergencia sanitaria continuara amenazante. “Los maestros de Sinaloa no regresarán a las aulas de manera presencial hasta que la entidad se encuentre en color verde en el Semáforo Epidemiológico y se aplique la vacuna a los maestros”, advirtió José Fernando Sandoval dirigente del magisterio estatal.

 

Votos o Covid, el dilema


De acuerdo a los resultados de encuestas que han realizado en Sinaloa firmas como Massive Caller y Consulta Mitofsky, uno de los elementos principales que influirá en la intención del voto que será emitido el 6 de junio para elegir gobernador, presidentes municipales y diputados locales y federales, tiene que ver con la capacidad de los políticos en el poder para solucionar el problema de la pandemia.


Y entre los aspectos que la sociedad más valora es la existencia de condiciones para que los alumnos del sistema educativo regresen a clases presenciales. Esta es la razón por la cual los gobiernos federales y estatales han entrado a la competencia de quién logra primero el retorno a las aulas sin importar que los expertos nacionales e internacionales alertan de no asumir estas medidas al vapor.

La guerra arreció a partir de que el 16 de marzo el subsecretario de Salud, Hugo López-Gattel, dio a conocer que el presidente López Obrador “nos ha instruido a reactivar la Educación Pública en una forma organizada, reestructurada, bien fundamentada desde el punto de vista técnico. No queremos que haya desorden e iniciativas espontáneas que no cuiden los elementos fundamentales de la protección de las personas, empezando por los propios educandos y mentores”.

Aunque un día antes Quirino Ordaz se le adelantó al presidente López Obrador pues el gobernador afirmó que en los municipios que están en color verde se tendrá que ir avanzando en la apertura presencial de clases, reforzando las medidas sanitarias y de cuidado a la salud. Se refería a las zonas de Concordia y Mocorito que según el semáforo epidemiológico están libres de casos de coronavirus.

Nada nuevo en las intenciones del gobierno estatal ya que el mismo plan por adelantar el final de la pandemia aunque el virus siguiera arrasador en el estado se trató de concretar en septiembre de 2020 en Concordia, Cosalá, San Ignacio, Angostura, Escuinapa, Mocorito, Choix, Rosario y Elota donde por fortuna la medida se frustró y en los siguientes meses se vino el rebrote que abarcó a estos municipios y el resto del estado.

Así como hace seis meses se pensó en llevar a los alumnos del sistema educativo a un experimento insensato, hoy Quirino Ordaz y Juan Alfonso Mejía reinciden en la decisión de alto riesgo sólo para presentarse ante la población como el gobierno que venció a la pandemia y que, por lo tanto, merece que los sinaloenses le refrenden el voto para mantener al PRI en el poder durante los próximos seis años, contados a partir del primero de noviembre de 2021.

 

Experimentos con niños


Para los expertos en el tema de educación en tiempos de pandemia el Gobierno de Sinaloa debe procurar sus propios esquemas que garanticen la salud de los alumnos antes de que éstos regresen a sus centros escolares. “Se trata de un asunto que bajo ninguna circunstancia admite que los criterios políticos se pongan por encima de la certeza de que los niños estarán libres en todo momento de contagios por Covid”, manifiesta el epidemiólogo Marcos Oropeza Herrán, que brinda asesoría a sistemas estatales de salud en la actual contingencia sanitaria.


Otro especialista en el tema, Fidel Ibarra López, había advertido desde mediados de 2020 que el sistema educativo debería prepararse para el peor escenario que es el siguiente: que la pandemia se constituya en una enfermedad endémica y, por ende, se va a mantener con nosotros de forma permanente. Ante ese escenario, propone que lo conducente es ir trabajando en un modelo educativo mixto, de clases presenciales y clases a distancia.


Pero otros expertos consideran que la educación a distancia significa una grave involución educativa. Es el caso del doctor en Educación, Alejandro Luna Ibarra, quien sostiene que suplir a la escuela y a los maestros durante un semestre con las clases por televisión representa un retroceso educativo de más de 50 años, “es decir regresar a los tiempos del auge de la tecnología educativa en que se pretendía controlar y uniformar la conducta de los alumnos (crear una especie de robots eficientes) mediante la selección de los estímulos adecuados”.


Sin embargo, la voz de los expertos no cuenta y es suplida por las recomendaciones de los asesores políticos. Desde que Esteban Moctezuma estaba al frente de la SEP federal le vendió a López Obrador la idea de que al involucrar a las televisoras comerciales en la impartición de clases a distancia se les podría inducir a alumnos, pero sobre todo a padres de familia, para que respaldaran el proyecto de la Cuarta Transformación.


Paralelamente en Sinaloa Juan Alfonso Mejía recorría el territorio educativo preguntándoles a los padres de familia si les gustaría que sus hijos regresaran a las clases presenciales. Claro que sí, le respondían. Y se ofrecía como en implementador de decisiones para acelerar el regreso físico de los educandos a las escuelas. En realidad no buscaba soluciones sino votos.


Hoy sin ser el candidato, el titular de la SEPyC persiste en la tarea de ilusionar a la comunidad educativa con el regreso a los días en que no había pandemia. Lo que López Obrador hace a nivel nacional para mantener el dominio electoral de Morena, en Sinaloa lo replica Quirino Ordaz para heredarle el cargo a uno de los suyos, al priista Mario Zamora, así sea una transición donde el coronavirus sea anzuelo para traer votos, no para generar salud pública.  

 

Primero la salud: la política puede esperar

 

La organización Mexicanos Primero, capítulo Sinaloa, es la que más ha mantenido el dedo en el renglón respecto a la activación de medidas para el regreso seguro de los alumnos a las clases presenciales, soportadas en la realidad de la pandemia, no en las necesidades de los políticos. Estas son las condiciones que plantea:

1.-Enfocarse en lograr objetivos de aprendizajes esenciales en cada nivel.

2.-Cuando podamos regresar a las escuelas, que las escuelas tengan jornadas extendidas para recuperar, reforzar y nivelar aprendizajes.

3.-Diagnosticar el estado socioemocional y del avance real de aprendizajes de las y los estudiantes al momento de iniciar las clases.

4.-Apoyar (no controlar) a los profesores en sus necesidades pedagógicas y emocionales del nuevo ciclo.

5.-Diseñar estrategias que cuiden la salud de maestras y maestros más expuestos ante contagio COVID-19.

6.-Crear redes de apoyo para brindar atención psicológica y acompañamiento prioritario para estudiantes en mayor riesgo de abandono escolar.

7.-Comunicar a tiempo y con claridad las medidas para la reactivación educativa, teniendo como prioridad disminuir la incertidumbre y preocupación.

8.-Coordinar con autoridades de salud federal y locales, la creación y utilización de un protocolo de salud único, claro y común a todas las escuelas.

9.-Procurar, cuando sea factible, que los estudiantes puedan estar con docentes que ya conocen.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA