Mencho, Aristóteles y García Harfuch: El fallido pacto de no agresión
Publicado el: 12/05/2021 12:24:49 p. m. en
Mencho, Aristóteles y García Harfuch: El fallido pacto de no agresión
 

 

El homicidio del ex gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, y el intento de asesinato del secretario de seguridad pública de la CDMX, Omar García Harfuch, están vinculados con la detención, dos años antes, de la esposa del Mencho, Rosalinda González, quien fue usada como garantía de negociación para un pacto de no agresión tras el atentado contra un ex fiscal general de Jalisco.

 

 

 

Por Redacción De Primera Noticias

 

 

 

La noche del sábado 26 de mayo de 2018, elementos de la Marina Armada de México y de la Agencia de Investigación Criminal detuvieron en la exclusiva zona de Puerta de Hierro, en Zapopan, Jalisco, a Rosalinda González Valencia, esposa de Nemesio Oseguera Cervantes, alias “Mencho”, uno de los líderes del Cártel Jalisco Nueva Generación.

 

 

La mujer, de 56 años de edad, hermana mayor de los hermanos González Valencia, fundadores del grupo criminal Los Cuinis, iba saliendo de una tienda 7 Eleven, en la avenida Paseo Royal Country, acompañada por otra mujer, cuando fue sorprendida por elementos de la Marina, uno de los cuales le informó con notable nerviosismo que había una orden de aprehensión en su contra.

 

 

-¿Quién es usted? –le preguntó un agente federal.

 

-Rosalinda –respondió la esposa del Mencho, sorprendida por el operativo.

 

-¿Quién es Jessica? –volvió a preguntar el agente,  refiriéndose a Jessica Oseguera González, La Negra, una de las hijas del Mencho, quien hoy está detenida en una prisión federal en Estados Unidos.

 

-Ninguna…-contestó la mujer.

 

-Bueno, tenemos… Rosalinda González Valencia… se resuelve el 23 de mayo de 2018, probable intervención en el hecho que la ley señala como delincuencia organizada en su modalidad de cometer el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita. Se extiende una orden de aprehensión en su contra –termina de leer el agente federal y le ordenó a una compañera- Ya, actúe…

 

       Antes de entregar sus pertenencias a su acompañante, visiblemente consternada, Rosalinda todavía preguntó “pero, cómo, ¿una orden de aprehensión? “.

 

       -¿Y adónde me llevan?-insistió.

 

       -A la PGR.

 

La esposa del Mencho fue trasladada al estadio Akron, donde la subieron a un helicóptero que aguardaba en la explanada del estacionamiento. La condujeron a las oficinas de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) en la Ciudad de México y de ahí al Centro de Readaptación Social Federal 16 en Coatlán del Río, Morelos.

 

 

Horas más tarde, el entonces gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, publicó en su cuenta de Twitter: “Luego del exitoso operativo de las fuerzas de seguridad federales como parte de la estrategia Escudo Titán en Jalisco, hemos reforzado la seguridad en todo el estado como medida preventiva ante cualquier posible reacción de grupos delictivos”.

 

 

Esa noche, las autoridades de seguridad pública decretaron un Código Rojo para toda la zona metropolitana de Guadalajara ante lo que estaban seguros que iba a pasar: una reacción violenta por parte del CJNG que, siempre, tras la detención de alguno de sus líderes, ha provocado el caos en las calles de la ciudad con balaceras, secuestro de autos y camiones a los que les prenden fuego y disparos contra sitios estratégicos del gobierno estatal o federal.

 

 

“Esta mujer es probable administradora de los recursos económicos ilegales del grupo delictivo, por lo que era buscada en cumplimiento a un mandato judicial, no fue una captura en flagrancia o que se tenga una presunción por indicios de que comete delitos, sino es producto de una orden de aprehensión donde ya la valoró un juez, donde se hizo una investigación de campo”, declaró el entonces secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida.

 

 

Atentado contra ex fiscal de Jalisco

 

 

Cinco días antes de la detención de Rosalinda González Valencia, la tarde del 21 de mayo de 2018, el ex fiscal general de Jalisco, Luis Carlos Nájera, sufrió un atentado en el momento en que salía de un restaurante en la zona de Chapultepec, en el centro de Guadalajara.

 

 

Tres años antes, Najera había renunciado a su cargo como fiscal general de Jalisco, y un mes antes del atentado, el ex gobernador Aristóteles Sandoval lo rescató para instalarlo como titular de la Secretaría del Trabajo.


 

 

De acuerdo con un relato del propio Nájera en un video que publicó en redes, la tarde del atentado vio entrar a dos personas sospechosas al restaurante donde se encontraba acompañado por un líder sindical. Los dos sujetos recorrieron el restaurante, buscando a alguien en las mesas, antes de volver a salir. Najera de inmediato los identificó como integrantes de la delincuencia organizada. Pidió a uno de sus escoltas que acercara su camioneta blindada a la puerta del restaurante. Al momento de abandonar el lugar, comenzó la balacera.

 

 

Al menos doce sicarios pertenecientes al Cártel Jalisco Nueva Generación lo atacaron a él y a su personal de seguridad. Un segundo comando armado que estaba de refuerzo calles más adelantes, intentó entrar en acción pero tras la alerta emitida por Nájera a sus escoltas, al lugar llegaron elementos de la Fuerza Única del Estado.

 

 

Minutos después del enfrentamiento empezaron a circular en redes sociales videos grabados desde distintos ángulos por ciudadanos que se encontraban en Chapultepec, una zona turística con restaurantes, bares y cafés que a esas horas estaba llena.

 

 

El resultado del ataque fueron siete personas heridas, entre ellas, cuatro civiles que se reportaron fuera de peligro y tres escoltas de Najera, aunque horas más tarde se confirmó que uno de los sicarios, quien era trasladado en una ambulancia al Hospital Civil, murió de un infarto durante el trayecto.

 

 

El grupo de pistoleros era comandado por José Armando Briseño de los Santos, alias La Vaca, integrante del Grupo Élite del CJNG, a quien El Mencho le adjudicaba operaciones especiales de alto riesgo.

 

 

El ex fiscal libró el atentado con heridas leves en una mano gracias a que pudo abordar su camioneta blindada GMC Yukon y alejarse de la escena del tiroteo lo más rápido posible, seguido de algunos de sus escoltas, hasta que, lejos del centro de la ciudad, descendió de la camioneta y abordó otra unidad para ser trasladado a un hospital privado para su valoración.

 

 

Solicitud de apoyo

 

 

Tras el atentado, el gobernador Aristóteles Sandoval viajó a la Ciudad de México para reunirse con el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, a quien solicitó apoyo y entregó información valiosa sobre Nemesio Oseguera Cervantes, su familia y el Cártel Jalisco Nueva Generación.

 

 

Presuntamente habrían acordado la manera de establecer un pacto de no agresión con El Mencho que favoreciera no solo a Luis Carlos Nájera sino al propio gobernador y sus funcionarios de primer nivel. Seis días después del atentado, Rosalinda Gonzáles fue detenida de manera sorpresiva –aunque por lo visto en Guadalajara todo mundo sabe dónde vive, en qué círculo social se maneja y cuáles son sus actividades dentro del CJNG- y trasladada rápidamente a la Ciudad de México.

 

 

La intención al detener a la esposa del Mencho para posteriormente canjear su liberación a cambio de seguridad para los funcionarios estatales y el gobernador quedó de manifiesto cuando, a pesar de la gravedad de las acusaciones señaladas por el propio secretario de Gobernación, la mujer fue liberada tres meses más tarde.

 

 

En la detención participaron elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), que en ese momento era comandada por Omar García Harfuch, actual secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México.

 

 

La noche del 6 de septiembre de 2018, tras el pago de una fianza de 1.5 millones de pesos, la mujer fue puesta en libertad. Tras descender de una ambulancia afuera del penal de Morelos, un policía le preguntó su nombre y le anunció que obtenía su libertad con una medida cautelar. Metros más adelante, ya la esperaba un grupo de hombres, entre los cuales estaba su abogado, quienes la recibieron con un “felicidades, señora”, para luego conducirla hasta una camioneta blanca que se la llevó del lugar.

 

 

Atentado y asesinato

 

 

Ya habían pasado dos años desde la detención y liberación de Rosalinda González, cuando en junio de 2020, un comando armado dirigido por José Armando Briseño de los Santos, El Vaca (el mismo que dirigió el grupo que intentó asesinar a Luis Carlos Nájera) sorprendió al convoy que trasladaba al secretario de seguridad ciudadana de la CDMX por las calles del exclusivo residencial Lomas de Chapultepec.

 

 


En el ataque murieron dos escoltas Omar García Harfuch y una mujer que iba pasando por el lugar. Él sobrevivió, aunque recibió tres impactos de bala y se le clavaron esquirlas de bala en el cuerpo.


El ataque 
ocurrió alrededor de las 6:38 de la mañana  cuando dos camionetas —una de ellas de 3,5 toneladas con el logo del grupo Carso— le cerraron el paso al vehículo donde viajaba el jefe de la policía y sus escoltas. Las unidades trasladaban a un grupo de sicarios —al menos 28 personas— que desencadenaron una  balacera que duró más de 20 minutos y en la que los matones utilizaron armas de grueso calibre, incluida una Barret .50, capaz de atravesar blindaje de alto grado y granadas de fragmentación.

Omar García Harfuch viajaba en una camioneta blindada hacia el centro de la ciudad donde iba a una reunión con la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum. La Suburban negra quedó con decenas de impactos de balas. Gracias al blindaje salvó la vida. El mando policíaco de inmediato responsabilizó del atentado al CJNG a través de un mensaje de Twitter que publicó desde el hospital.


“Esta mañana fuimos cobardemente atacados por el CJNG, dos compañeros y amigos míos perdieron la vida. Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada. Continuaremos trabajando”, escribió.

 

 

Fue el primer acto de venganza de la organización liderada por El Mencho contra quienes participaron en la detención de Rosalinda González. El segundo, que no resultó fallido, se trató del asesinato en Puerto Vallarta del ex gobernador Aristóteles Sandoval.

 

 

La madrugada del 18 de diciembre, mientras se encontraba en el  bar Distrito 5, el ex gobernador se levantó de la mesa para ir al baño. En el pasillo fue sorprendido por un sujeto que le disparó de manera directa, a corta distancia, para luego salir huyendo. A medias, el Mencho se habría cobrado de esa manera lo que él consideró la traición del ex gobernador.

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA
¿Alguno de los candidatos o candidatas a la gubernatura realmente le despierta entusiasmo como para salir a votar por él o ella?
No
 
 
 
 
 
 
Created with Poll Maker