La conexión Ibarra en el Congreso de Sinaloa: negocios y familia envueltos en contratos
Publicado el: 29/10/2021 07:18:36 a. m. en
La conexión Ibarra en el Congreso de Sinaloa: negocios y familia envueltos en contratos
 

 

Por más que pretenda ocultarlo, a Jesús Alfonso Ibarra Ramos, conocido como El Frijol, su ascendencia familiar lo persigue. Pero quizá como ha sido un hombre bastante gris en la esfera política, la mayoría de las veces ha pasado desapercibido. El sobrino del extinto exsecretario de Turismo de Sinaloa, Antonio Ibarra Salgado, ejecutado por la mafia debido a una deuda infausta, es ahora uno de los diputados con más poder, pues se le eligió como el presidente de Hacienda Pública y Administración, una de las comisiones más relevantes por tratarse de aquella que presupuesta todo.

 

Por Santiago Rentería

 

El 22 de diciembre de 2009, en el ocaso del sexenio de Jesús Aguilar Padilla, el secretario de Turismo, Antonio Ibarra Salgado, conocido como “El Güero”, fue ejecutado al más puro estilo de la mafia junto con su escolta, Encarnación García Valdez. Por la avenida Álvaro Obregón, en las puertas de Tierra Blanca, quedaría la camioneta del empresario con los cristales y la carrocería agujerada por las balas de un fusil Fiveseven.

 

Aunque el crimen nunca se esclareció, con los años surgió la versión no confirmada por los políticos, de que a “El Güero” Ibarra le ajustaron las cuentas poderosos narcos debido a que fue relacionado con el lavado de dinero a través de empresas.

 

En realidad, ni Aguilar Padilla ni nadie más se interesó por encontrar a los culpables. El caso quedó sepultado un año después, cuando el entonces fiscal especial, Leyva Rochín, dio a conocer un tímido retrato robot de uno de los sicarios, el que empuñó el fusil calibre 5.7x28 o “matapolicías”. Y nada más.

 


Sin embargo, por los años en que “El Güero” Ibarra estaba encumbrado en la Secretaría de Turismo y sus negocios iban viento en popa, uno de sus hermanos, Jesús Alfonso Ibarra Salgado fundó junto con sus dos hijos una empresa inmobiliaria que años después ganó contratos millonarios, a la luz del poder y las influencias políticas.

 

En aquel diciembre de 2007, el hoy diputado de Morena, Jesús Alfonso Ibarra Ramos tenía 26 años de edad, y quizá no pensaba en una trayectoria política. Ahí quedó su nombre en el acta constitutiva.

 

Los millones a los Ibarra

 

De acuerdo con una investigación de Iniciativa Sinaloa, luego de constituir la empresa Casas Giro, en donde el legislador llevaba acciones junto con su padre y su hermano Juan Pablo Ibarra Ramos (hoy secretario particular del presidente nacional de Morena, Mario Delgado), la empresa no obtuvo muchos contratos públicos.

 

Este negocio tenía el objeto social de comercializar todo tipo de edificios, viviendas, centros comerciales o desarrollos habitacionales, y para 2014, ellos cambiaron el objeto social para incluir construcción de obras hidráulicas, presas, canales y hacer obras de desazolve y dragado de ríos.

 

Sin embargo, Jesús Alfonso renunció a la sociedad y su hermano Juan Pablo se quedó como operador. Posteriormente cambiaron la denominación de Casas Giro a Grupo Denibal.

 

Ya con el nombre cambiado, en julio de 2014, el negocio de los Ibarra Ramos recibió su primer contrato público federal con Conapesca, dependencia que es parte de Sagarpa. La sorpresa aquí es que Jesús Ibarra estaba laborando en esta Secretaría.

 

Luego recibió otro contrato en agosto de 2015 por un monto de 21 millones 448 mil 813 pesos. A partir de ahí ya no tuvo contratos con Conapesca. En febrero de 2016, Ibarra Ramos dejó su cargo en Sagarpa para buscar un escaño en el Congreso de Sinaloa por el partido Nueva Alianza.

 

No tuvo nada que ver

 

Cuestionado por la investigación de un posible conflicto de interés, El Frijol aseguró que nada tuvo que ver en la entrega de contratos por parte de Sagarpa a la empresa de su familia, bajo el argumento de que él ya no formaba parte del negocio.

 

“Yo dejo de ser socio y tener cualquier interés en Casas Giro y a partir de esa fecha no tengo conocimiento de las operaciones que haya tenido la empresa ni mucho menos injerencia por algún beneficio patrimonial”, aseveró.


 

Explicó que en Saparpa fue secretario particular, por lo que era imposible tener una influencia en asignar el dinero a su padre y hermano.

 

“A partir de abril de 2014 no he tenido contacto ni conocimiento de nada (con la empresa).” Al ser cuestionado de por qué cuando abandonó Sagarpa la empresa de su familia dejó de tener contratos millonarios, dijo:

 

“La verdad que no tenía conocimiento ni mucho menos injerencia en el tema porque no es mi giro. Yo, puedes checar, no tengo participaciones en empresas. Estoy metido 100 por ciento en lo que a mí me gusta, la política.”

 

Y llegó de diputado

 

Lo que más se recuerda de El Frijol como diputado de Nueva Alianza es que fue el único legislador de la 62 Legislatura en presentar un informe completo de en qué se gastó un millón 500 mil pesos en recursos de gestoría social.

 

Cada legislador, en ese entonces, tenía una bolsa cercana a los 50 mil pesos para apoyar temas ciudadanos, siempre y cuando, documentaran el gasto.

 

A diferencia de muchos diputados que se gastaban en sí mismo ese dinero, consiguiendo facturas apócrifas u oficios elaborados por su personal, Ibarra Ramos presumió que él si transparentó el recurso.

 

En el 2016, apoyó al gobernador Quirino Ordaz y como legislador no estuvo en contra de su gestión. Pasó desapercibo más bien. Sin embargo, tras bambalinas los Ibarra Ramos fueron tejiendo fino. Y eso se descubrió años después.

 

El hermano

 

Juan Pablo Ibarra Ramos se casó en nupcias con una hija de Eustaquio de Nicolás, quien fuera amigo de Jesús Aguilar Padilla, Juan Millán y hasta el mismo Güero Salgado.

 

De Nicolás, un hombre de negocios que llevó a Homex a la bancarrota aparente por su exceso de ambición, forjó las mejores relaciones personales con Marcelo Ebrard en el tiempo en que era jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

 

Homex consiguió pingües contratos a su favor en esta época. Es ahí donde surge el factor Mario Delgado, quien fue secretario de Finanzas de Marcelo. Juan Pablo, con los años, se convirtió en secretario particular de Delgado, sobre todo ahora que se convirtió en presidente nacional de Morena.

 

Al Frijol no hubo nadie que lo pudiera objetar cuando le regalaron la candidatura por el Distrito 14. De hecho, Pedro Lobo amenazó con impugnar la designación, pero logró conciliar cuando le obsequiaron la diputación plurinominal.

 

Amarrado todo, Jesús Ibarra se fue a la campaña sin ningún problema, ganó como el resto de los morenistas, y ahora, como por arte de magia, es el presidente de la Comisión de Hacienda del Congreso, el legislador que llevará mano en la designación de recursos en Sinaloa.

 

Colofón

 

Una historia poco conocida de la familia Ibarra Salgado es que en 2004 uno de los hermanos, Jorge, fue asesinado en medio de un secuestro. Por el crimen fueron detenidos cuatro miembros de una banda delictiva, aunque en ese entonces no se lo atribuyeron al narcotráfico, sino a un plagio para exigir dinero.

 

La investigación de la PGR arrojó que Jorge conocía a alguno de los secuestradores y que algunos lograron escapar luego del asesinato, pero posteriormente fueron detenidos y procesados. Hasta la fecha se desconoce si los cuatro continúan purgando sus sentencias definitivas.

 


TEXTO PUBLICADO EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA 352 QUE SALIÓ A LA VENTA EL 15 DE OCTUBRE.




 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA
¿Alguno de los candidatos o candidatas a la gubernatura realmente le despierta entusiasmo como para salir a votar por él o ella?
No
 
 
 
 
 
 
Created with Poll Maker