El gran montaje del PRI y de Morena en el caso del estadio de Futbol de Mazatlán
Publicado el: 15/05/2021 01:57:36 p. m. en
El gran montaje del PRI y de Morena en el caso del estadio de Futbol de Mazatlán
 

 

El estadio de futbol en Mazatlán es solo uno de seis estadios que albergan equipos deportivos profesionales en Sinaloa. Los seis han sido construidos con recursos públicos bajo la pantalla de que se está promoviendo el deporte y la imagen de la entidad. El gran montaje que han levantado diputados, Gobierno del Estado y candidatos es ridículo y con descarados tintes electorales. La realidad es clara y contundente: todos forman parte del problema y del saqueo.



Por Bernardino Chávez Arroyo / Iván Grijalba.

 

DeprimeraNoticias fue el primer medio en señalar el despojo del que ha sido objeto el ciudadano en el tema de la construcción de estadios para regalárselos a empresarios multimillonarios en Sinaloa. Lo hemos documentado desde hace casi trece años. El saqueo al patrimonio público en este tema no es nuevo, pero con el actual gobernador Quirino Ordaz Coppel se ha multiplicado de forma cínica y perversa.

 

El invertir por parte del ciudadano 700, 800 o mil millones de pesos en la construcción de estadios para empresarios multimillonarios se ha legitimado con Quirino Ordaz, y para lograrlo los gobierno estatal y municipales han montado campañas de publicidad millonarias, también pagadas con recursos públicos, para enajenar a la población y utilizar el distractor del beneficio deportivo para lograr dicha legitimación. Por su parte, la ciudadanía se encuentra en su mayoría ausente de conciencia en la defensa de dicho patrimonio.

 

En plena campaña política saltan al rin los diputados de MORENA Graciela Domínguez Nava y Yeraldine Bonilla Valverde, esta última presidenta de la Comisión de Juventud y Deporte del Congreso local, a montar un gran espectáculo en torno a lo que ellas llaman defender el patrimonio público y castigar los posibles actos de corrupción.

 

La denuncia balín

 


“Con fundamento en lo mandado en los artículos 221 y 222, así como demás relativos con el Código Nacional de Procedimientos Penales, nos permitimos presentar formal denuncia contra del C. ISMAEL CARREÓN RUELAS Y DE QUIENES RESULTEN RESPONSABLES, por la probable comisión de DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO PÚBLICO COMETIDOS POR LOS SERVIDORES PÚBLICOS a que se refiere el Titulo segundo de la Sección Cuarta del Libro Segundo del CODIGO Penal para el Estado de Sinaloa, y/o por los delitos por HECHOS DE CORRUPCIÓN que pudieran actualizarse”, refiere el documento.

 

En julio de 2020 el tema subió de tono en el Congreso local, la diputada presidenta de Juventud y Deporte, Yeraldine Bonilla y el presidente de la Comisión de Fiscalización, Marco Antonio Zazueta, pidieron al gobierno de Quirino Ordaz una respuesta a la situación en aquel entonces del estadio de futbol en Mazatlán, ya que desde 2017 que comenzó la construcción no fue tomado en cuenta para nada la legislatura, tampoco apareció en el programa de gobierno sexenal, la obra fue en su totalidad arbitraria.

 

En esa fecha el gobierno estatal responde: “En atención con su atenta comunicación del 9 de junio del año en curso, dirigida al C. Gobernador y de conformidad con sus instrucciones para la atención a su petición por lo cual solicita se atiendan los requisitos que establece la Ley sobre Bienes del Estado y los Municipios de Sinaloa, respecto del nuevo estadio de futbol en Mazatlán, particularmente donde señalan que de conformidad con el artículo de la Ley se debe obtener la autorización del Congreso del Estado para su enajenación, les manifiesto lo siguiente”.

 

Y puntualiza el documento: “la administración que represento no llevará a cabo enajenación alguna del estadio, ni de manera gratuita ni onerosa, les informo que la figura legal para el uso del estadio se encuentra en análisis y será definida, a la que asegure mayor beneficio a los intereses del Estado y cumpliendo en todo momento las disposiciones legales a que está sujeta la propiedad inmobiliaria del Gobierno del Estado, de lo cual se le hará saber en su oportunidad”..

 

Teatro titiritero político

 


Es decir, Graciela Domínguez, Yeraldine Bonilla y Marco Antonio Zazueta supieron con claridad hace nueve meses que el gobernador y su grupo de saqueadores —entre ellos Sergio Jacobo— trabajaban al respecto. Ahora los diputados morenistas se quieren dar baños de dignidad al mencionar el atraco que comenzó en 2017 en torno a la construcción del estadio de futbol en Mazatlán, pero de los casi tres años que tiene el grupo empresarial que representa a Dorados ocupando ilícitamente —al no haber ningún tipo de convenio de por medio—el estadio de futbol en Culiacán, o de los 75 millones de pesos que se dijo pondría Alfredo Harp Helú en el estadio de Guasave y que no aparecen en documento por ningún lado, o de los quince millones que dijo el grupo empresarial que dirige a los Venados de Mazatlán pondría y que tampoco aparecen por ningún lado, no dicen nada.

 

Graciela Domínguez se ha convertido en la gran decepción de la actual Legislatura al pretender embaucar a la ciudadanía tocando solo por encimita el monstruo de la corrupción de la cual priistas y morenistas forman parte. 

 

La denuncia tiene fecha de 21 de abril y va dirigida a Juan José Ríos Estavillo, fiscal General del Estado, y Reyna Angulo Valenzuela, fiscal Especial en Combate a la Corrupción. El dúo de diputadas morenistas sacaron el punto en plena campaña política para justificar su falta criterio en el tema e invitando al diputado del PRI Sergio Jacobo a unirse al montaje perverso de la interpretación de la ley, y lo que es peor, alejados en sus cínicos discursos de cualquier valoración moral en ambos argumentos.

 

Tanto los priistas como morenistas se encuentran entrampados en sus discursos. Es verdad que Quirino como gobernar de Sinaloa operó en corto el saqueo al construir con recurso público un estadio que ya va por el orden de los 800 millones de pesos a beneficio del empresario Ricardo Salinas Pliego –el consentido de Andrés Manuel López Obrador–, por esta misma razón, el 80 por ciento del recurso público invertido, espeta el priista Sergio Jacobo, es federal. La obviedad destapa el cinismo con el que se manejan ambas bancadas y sus partidos: ambos defienden a sus patrones por encima del bien ciudadano.

 

Lo importante lo hacen un lado

 

Para el activista Ernesto Saldaña lo verdaderamente importante en materia legal nadie lo menciona, ya sea por omisión o complicidad: “El procedimiento legal que se debiera realizar, y cualquier diputado lo puede hacer, es aplicar el artículo 43 de la Constitución de Sinaloa que lo faculta de aplicar cualquier acción legal para detener el saqueo. Acciones de constitucionalidad tanto en la construcción como en un operativo o un amparo con una suspensión definitiva tanto de la obra como de la operatividad del club que en la actualidad funge como posesionario. El amparo es un juicio y la suspensión definitiva es un elemento que tiene el juicio para ejercer esa presión y vas a enterar a todas las autoridades: el Ejecutivo (gobernador), quien está cometiendo la ilegalidad, Congreso del Estado, el Club, en cuestión de la operatividad y la constructora Meprosa en cuestión de la construcción”.

 

La construcción del Estadio

 

En 2017 se inició la construcción del estadio de futbol profesional en Mazatlán –construcción que inició en las penumbras, sin la aprobación del Congreso del Estado y fuera de las obras públicas–, un estadio que inició sus actividades sin aun tener un equipo definido, si fuese para traer una franquicia de la primera división, si Dorados se mudaría al puerto, o si se crearía una nueva filial que representara al puerto.

 

De manos del gobernador Quirino Ordaz Coppel, se inició la construcción del estadio, con una licitación ganada por Meprosa Construcciones –de las empresas preferidas de Quirino– y que, sin tener conocimientos previos de edificar estadios de futbol, resultó la ganona en la licitación.

 

“Los fines de semana Mazatlán tiene una ocupación muy alta en el mercado nacional, y los fines de semana es cuando habrá fútbol; las televisoras para poder traer eventos internacionales necesitan estadios que tengan esa infraestructura y capacidad como el que tiene aquí el de Mazatlán”, fueron las palabras del gobernador en una visita a la construcción del estadio.

 

La construcción del “Kraken” se realizó en dos etapas con una inversión de más de 650 millones de pesos, el proceso de licitación fue ganado por Meprosa Construcciones, S.A. de C.V. en asociación con DUNN Arquitectura Ligera, S.A. de C.V. y Mecanizaciones y Proyectos, S.A. de C.V. por un total de 459 millones 633 mil 296 pesos durante la primera etapa y la segunda etapa igual fue ganada por Meprosa, con una inversión de 192 millones 655 mil 148 pesos.

 

Más licitaciones para beneficio del empresario


 

Aunado a esa inversión millonaria, hubo otra licitación para la instalación de dos elevadores para 21 personas y un elevador de carga, todo para la comodidad de los grandes empresarios que tienen sus palcos en dicho estadio.

 

De acuerdo con documentos conseguidos a través de la página de CompraNet del Gobierno del Estado de Sinaloa, el día 30 de marzo del 2021 se emitió el fallo de adjudicación de contrato para realizar la obra denominada CONSTRUCCIÓN DE UNIDAD DEPORTIVA, EN LA CIUDAD DE MAZATLÁN, MUNICIPIO DE MAZATLÁN, ESTADO DE SINALOA, referente al concurso de Licitación Pública Nacional No. OPPU-EST-LP-009-2021.

 

En dicho proceso de licitación participaron cinco empresas: MTorres Desarrollo y Construcción, S.A. de C.V., Meprosa Construcciones, S.A. de C.V., Constructora Bogax, S.A. de C.V., Obras y Servicios del Río, S.A. de C.V., Grupo Arias Constructores, S.A. de C.V., resultando ganador con 49 puntos, Meprosa Construcciones, S.A. de C.V.

 

El monto total de esta nueva construcción –que seguramente será pagada nuevamente por sinaloenses para beneficio de empresarios– es de 65 millones 365 mil 717 pesos con 93 centavos, y tendrá un plazo para realizar los trabajos de la obra pública en 207 días naturales, iniciando desde el 8 de abril y terminando a más tardar el 31 de octubre del 2021.

 

Terrenos aledaños al estadio

 

En mayo de 2020 familias vulnerables de los alrededores del estadio de futbol que tienen más de diez años asentadas en esos terrenos, fueron amenazados de ser desalojados.

 

Días antes de la inauguración del estadio, comentan habitantes de la zona, el dueño –que no se sabe quién es–, les pidió desalojar los terrenos: "El dueño nomás dice, los voy a sacar y la vez que vino amenazó que hasta con máquina nos iba a quitar, pero alguien de los colonos dijo que no podía hacer nada porque había menores de edad y mientras hubiera gente viviendo no podía hacer nada", expresó Karla, habitante de la ahora colonia Líderes en Acción.

 

Melesia Morgan Ortega, de la invasión Líderes en Acción, se dice aterrada, pero tiene confianza en que los dueños les vendan los predios, pero que ante la inauguración del estadio y de que se abran más comercios, ellos tendrían que irse, porque tarde que temprano esa zona se volverá comercial o de estacionamientos.

 

El silencio y complicidad de los candidatos en campañas

 

Durante el primer debate de candidatos a la gubernatura de Sinaloa realizado el jueves 22 de abril, ninguno de los ocho candidatos tocó el tema del estadio de fútbol en Mazatlán. Todos pasaron por alto uno de los actos de corrupción más descarados de parte del gobierno de Quirino Ordaz.

 

En entrevista del medio Latinus, Rubén Rocha Moya, candidato de la alianza Morena-PAS comentó –al mero estilo de AMLO– “yo no voy a perseguir nadie”, cuando se le cuestionó si metería al “bote” al gobernador.

 

Por otra parte, Mario Zamora, candidato de la alianza PRI-PAN-PRD, en visita al estadio de fútbol como parte de su campaña política comentó que “el futbol va a seguir en Mazatlán” luego de conocerse la denuncia de parte de las diputadas de Morena, Graciela Domínguez y Yeraldine Bonilla.

 

“Yo voy a defender el futbol y voy a defender que siga el futbol aquí, Morena quiere que se vaya el futbol, eso es lo que están pidiendo, que se vaya el futbol, en contra de la afición, yo no lo voy a permitir… no vamos a permitir por ningún motivo que la gente de Morena se quiera llevar el futbol de Mazatlán”, argumentó el candidato.

 

En total, la inversión al estadio de fútbol a la fecha es de más de 717 millones de pesos, tomando en cuenta las dos primeras etapas, luego la licitación de los elevadores, y por último la licitación que se hizo en lo “oscurito” a favor de Meprosa Construcciones por más de 65 millones de pesos.

 

De esta manera los políticos siguen enseñando quiénes son sus patrones y cómo cuidan sus intereses, y, por otro lado, es obvio que, a falta de conciencia ciudadana en el reclamo del patrimonio público, la situación de la construcción de estadios es culpa de todos.

 

DEPRIMERA VISIÓN
EN RETROSPECTIVA
REPORTAJE
VISIÓN LITERARIA
OBSERVATORIO DEPORTIVO
ENCUESTA
¿Alguno de los candidatos o candidatas a la gubernatura realmente le despierta entusiasmo como para salir a votar por él o ella?
No
 
 
 
 
 
 
Created with Poll Maker